Lunes 24.02.2020

URBANISMO

Un juez anula la regulación de la primera parcela ilegal que inició los trámites

Los fallos administrativos en todo el proceso han llevado al fracaso a Barquera Norte, una urbanización de 241.000 metros cuadrados al oeste de la ciudad

Vigilancia de parcelas ilegales en Córdoba.
Vigilancia de parcelas ilegales en Córdoba.
Un juez anula la regulación de la primera parcela ilegal que inició los trámites

El juzgado de lo contencioso-administrativo número 5 de Córdoba acaba de anular todo el proceso de regularización de una parcelación ilegal, Barquera Norte, que fue la primera que intentó legalizar su situación. Para ello, el juez alega diferentes fallos administrativos en la gestión de todo el proceso, que fue tramitado en un principio por el anterior equipo de gobierno del PP, con Luis Martín como presidente de la Gerencia de Urbanismo, y seguido por la actual dirección de IU con Pedro García.

En la sentencia, comunicada hoy a las partes, el juez afirma que no se cumplió, entre otros, con un requisito básico: la aprobación del expediente con "los votos favorables de miembros que representen más del cincuenta por ciento de la superficie de la unidad de ejecución o de las cuotas de participación o representación". El presidente de la junta de compensación -el organismo que aglutina a los vecinos en el procedimiento- Barquera Norte, Rafael Salazar, reconoce que el máximo consenso al que se llegó fue del 34 por ciento.

Tal como establece la sentencia, la Gerencia de Urbanismo aprobó el expediente de legalización, con Luis Martín al frente, en marzo de 2015. Dos propietarios -una empresa y un particular que disponían de unos 14.000 metros cuadrados, según Salazar- recurrieron ante la propia GMU el acuerdo por, entre otras cosas, "vulneración del principio de equidistribución de beneficios y cargas" y porque "el proyecto no incorpora un estudio técnico que fije, justificada y legalmente, el precio medio de los terrenos para la compensación a metálico". También alegaron que no se habían seguido los trámites administrativos adecuados, lo que ha estimado el juez.

Oídos sordos

La GMU hizo caso omiso de las quejas de ambos propietarios y aprobó el documento ya con Pedro García como responsable en enero de 2016. Ese acto fue lo que motivó el recurso contencioso-administrativo a los tribunales que se ha fallado hoy.  La GMU no ha querido valorar la sentencia alegando el desconocimiento de la sentencia, aunque Salazar sostiene que ya ha informado al respecto al organismo municipal. También considera que era más que probable que el juez anulara todo el proceso, viciado casi desde el principio.

Los recurrentes "no estaban de acuerdo con la compensación y la tramitación de la anterior junta rectora se había saltado cosas importantes, como comunicar cada uno de los acuerdos a todos los miembros en un plazo de 15 días, por si hay perjuicio. Eso no se ha hecho", asegura Salazar, quien recuerda que nunca se alcanzó el quórum necesario para sacar adelante el proyecto de regulación. Y hubo más. En palabras del presidente de la junta de compensación, "el presidente anterior de la junta de compensación no había firmado las actas, sólo lo hizo el secretario".

Barquera Norte "en su momento iba a ser la parcelación pionera en conseguir culminar el proyecto de reparcelación, pero una mala gestión de la anterior junta rectora y del anterior responsable de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Luis Martin, ha llevado al fracaso", afirma Salazar. Este periódico ha intentado sin éxito conocer la opinión del anterior responsable del organismo.

Está por ver qué ocurre ahora. Los propietarios consideran que hay muy pocas opciones de recurrir la sentencia, dados los fallos conocidos y reconocidos en el proceso anterior. Más bien se plantean "reconducir" la situación mediante "un calendario de actuaciones, con un nuevo texto refundido donde se subsanen los errores". Eso significa, en la práctica, empezar desde cero. Además de elaborar un nuevo texto, el documento tendría que volver a pasar por la junta de compensación y obtener, esta vez sí, el quórum necesario, dar un plazo de alegaciones, aprobarlo en la Gerencia de Urbanismo... Mínimo, según las cuentas de Salazar, se necesita un año y medio para cumplir todo el proceso.

Barquera Norte es una urbanización con 241.000 metros cuadrados ubicada entre El Higuerón y Villarrubia, en la carretera de Palma del Río. Es de las más antiguas de Córdoba y ya estaba como suelo urbano desde hace tiempo, así que sólo faltaba regularizar su situación al amparo de la normativa actual, un proceso en el que iba a ser la primera de la ciudad. Cuenta con 178 parcelas y entre 330 y 340 propietarios.

Comentarios