Miércoles 08.04.2020
Cordoba Hoy

TURISMO Y ALOJAMIENTOS

Las 2.541 viviendas turísticas ni inciden en el despoblamiento ni restan ocupación a los hoteles

Generan unos ingresos anuales superiores a los 12 millones de euros, pero hay aún un 26,36 por ciento que actúan fuera de la legalidad y no se han regularizado

Presentación del informe sobre viviendas turísticas en Córdoba
Presentación del informe sobre viviendas turísticas en Córdoba
Las 2.541 viviendas turísticas ni inciden en el despoblamiento ni restan ocupación a los hoteles

En la actualidad, hay 2.541 viviendas con fines turísticos (VFT) activas en la capital cordobesa, de las que la mayor parte están concentradas en el Distrito Centro, concretamente 1.573 (un 61,90%), y muy especialmente en ocho barrios, como son la Mezquita-Catedral (240), San Pedro (138), San Andrés-San Pablo (135), San Francisco-La Ribera (117), La Trinidad (109), San Miguel-Capuchinos (73), San Basilio (64) y El Salvador y La Compañía (62). Esa cifra de VFT general al año unos ingresos de 12.520.782 euros. De ese total, además, hay 670 cuya actividad turística es clandestina por no estar en registro de la Junta ni haber solicitado licencia alguna, lo que supone un 26,36 por ciento.

Son datos del estudio elaborado en 2018 por la empresa Espacio Común Cooperativa, a instancias del Instituto Municipal de Turismo (Imtur), para poder contar con "datos objetivos" antes de adoptar esta misma semana las pertinentes decisiones políticas al respecto, cuestión que "se dará a conocer en los próximos días", según ha expuesto el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) y concejal de Turismo, Pedro García (IU).

Según el responsable municipal, este informe resulta igualmente necesario de cara al "necesario debate sobre el modelo de Casco Histórico que queremos" y en el que, al menos desde IU, se quiere que sea "habitable en su mayor parte", aunque en los últimos tiempos se ha visto muy afectado por las nuevas fórmulas de gestión turística, como son las viviendas turísticas.

García ha aprovechado la ocasión para señalar que en marzo pasado la cifra de viajeros aumentó en Córdoba un 9,46%, las pernoctaciones lo hicieron un 6,33%, al tiempo que en lo que va de mandato se han invertido más de 100 millones de euros en la ejecución de 10 hoteles de cuatro y cinco estrellas en la ciudad que supondrán 1.200 nuevas plazas más, frente "a los cero hoteles que se ejecutaron en el anterior mandato, que son los que consideran que nosotros ahuyentamos la inversión".

Zonas saturadas en el Centro

Para García, los datos cordobeses indican que las zonas "más saturadas" y con una "mayor presión" de las VFT son la Judería, la Ribera, la Corredera y la Mezquita-Catedral, "con independencia de lo que ocurra en otras ciudades con características similares a las nuestras, sencillamente porque no es comparable". Así, el nivel de saturación (viviendas turísticas sobre el total de viviendas) en el Distrito Centro es del 6,43%, con zonas que llegan al 22% (Mezquita-Catedral), el 20% (San Francisco-Ribera) o el 17% (El Salvador y La Compañía).

Casco Histórico de Córdoba

Por parte de la firma que lo ha elaborado, Mario Estivill, uno de los datos más destacados es la fulminante evolución de las VFT desde 2011, cuando sólo había siete en la capital, hasta el pasado año, con esas 2.541, lo que supone un brutal incremento del 36.300%, con un tirón destacado desde 2015, con 726, superando el millar (1.092) al año siguiente y rozando las 2.000 (1.841) en 2017. Eso, sin embargo, no parece haber afectado ni a la ocupación de los hoteles tradicionales ni tampoco ha afectado de forma negativa en una pérdida de población en sus zonas de influencia.

De hecho, únicamente medio centenar de esas viviendas (el 2% del total) han estado ocupadas entre 9 y 12 meses, y un 9%, entre seis y nueve meses, frente a un 62 por ciento, que han estado ocupadas menos de tres meses al año, siempre según la misma fuente.

Comparativa con los hoteles

En cuanto a la comparativa con los hoteles y otros establecimientos para alojamientos tradicionales, el informe señala que el porcentaje de viajes por tipo de plaza para pernoctar de las viviendas turísticas fue en 2018 del 21,10%, cuando, por ejemplo, en 2012 era del 3,79%. Los hoteles, por su parte, hace siete años tenían un porcentaje del 79,54% y en 2018 fue del 73,75%. "El importante aumento de viviendas turísticas de la ciudad no supone en ningún caso una merma de ocupación en los hoteles, que han seguido creciendo, aunque quizá no tanto como si no hubiera habido VFT", ha señalado Estivill.

Del mismo modo, el estudio no ha detectado un descenso poblacional en el Distrito Centro tras la irrupción de las VFT, por lo que no parece ser el causante del despoblamiento en esa zona de la ciudad. Eso sí, se apunta que en dos barrios del Centro se han perdido viviendas en 2016 y 2017, mientras que en otros ocho se han perdido durante 2017. En total, unas 51 viviendas menos, "que no es especialmente significativo, pero sí habría que estar pendientes por si es el inicio de una tendencia", ha destacado, por su parte, Antonio Ibáñez, también de Espacio Común Cooperativa. Según Estivill, las VFT no han ocupado viviendas nuevas, sino que han reutilizado las ya existentes o han dado uso a las que estaban abandonadas.

casco historico cordoba

De hecho, entre 1998 y 2018 las plazas en hoteles pasaron de las 4.501 a las 6.993, mientras que las plazas en VFT no empiezan a contarse hasta el año 2016, con 414, y ahora llegan a las 5.055. "esto lo que viene a explicar es que las viviendas turísticas han abierto la posibilidad de hacer turismo en Córdoba a un tipo de visitante que antes no tenía esos medios, como es el familiar, al ser un tipo de estancia low-cost".

Entre las conclusiones, se advierte del "crecimiento vertiginoso" de las viviendas con fines turísticos, que se concentra en la zona del conjunto histórico, pero aún así "no supone disminución de la ocupación hotelera", que sigue al alza, al tiempo que "a nivel demográfico los hogares siguen creciendo", teniendo en cuenta que las viviendas turísticas proceden de "inmuebles desocupados o destinados a otros usos", de modo que "no son viviendas principales, ni nuevas".

Otras conclusiones

Sin embargo, se apunta que "la norma autonómica favorece el desconocimiento y falta de control" de estas viviendas, dado que "una parte muy importante funciona en la actualidad de forma clandestina", pero se destaca que "la protección del uso residencial justifica la intervención de la administración local" sobre dichas viviendas, algo que "ya está recogido en el Plan Especial de Protección del Casco Histórico".

casco historico san pedro

Igualmente, se indica que la implantación de estas viviendas en el conjunto histórico "no ha ido acompañado de impacto similar en el ámbito de las viviendas principales", porque "los hogares han crecido", aunque "a partir de 2016 y 2017 se ha detectado un descenso poco significativo en algunos barrios", motivo por el que en el estudio se aconseja "prestar atención a la evolución de este fenómeno por si pudiera suponer el inicio de una tendencia".