jueves 24.09.2020
Cordoba Hoy

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los sindicatos rechazan el decálogo de la Junta sobre la vuelta al colegio, aunque los padre ven buenas intenciones

El documento de la Junta en el que contesta a multitud de cuestiones sobre la vuelta al colegio ha recibido duras críticas de los sindicatos y se ha recibido más cordialmente por parte de las asociaciones de padres
Clase escolar
Clase escolar
Los sindicatos rechazan el decálogo de la Junta sobre la vuelta al colegio, aunque los padre ven buenas intenciones

La Consejería de Educación ha remitido a los centros educativos, a través del portal digital Séneca, un documento bajo el nombre de “Decálogo para una vuelta al cole segura” en el que, además, se incluyen una batería de preguntas y respuestas sobre la organización del nuevo curso escolar. El documento tiene 39 páginas que contienen diversos temas agrupados por preguntas en torno a diez puntos. En total se responden a más de 90 cuestiones procedentes de 317 dudas planteadas por las direcciones de los colegios e institutos de Andalucía, procedentes de reuniones realizadas en la primera quincena de julio entre la dirección de los centros y los inspectores, y también de consultas a título individual o enviadas a la consejería por parte de los colegios en algún momento.

Ante este documento anunciado el pasado miércoles, CÓRDOBA HOY, ha querido recabar las primeras impresiones de la comunidad educativa. En el caso del sindicato UGT, y a través del secretario de Enseñanza, Juan Carlos Varo, se califica el documento de despropósito. "Es un documento no negociado con ningún sindicato, no se nos ha escuchado en la mesa sectorial, cuando preguntamos por el documento de vuelta al colegio se nos explicó que se estaba trabajando en ello pero no se nos informó de nada", ha expuesto Varo. 

Al secretario de Enseñanza de UGT le preocupan especialmente los términos "corresponsabilidad o responsabilidad compartida entre toda la comunidad educativa" que se utilizan en el decálogo, por lo que cree que se va a cargar de trabajo y de precisamente un exceso de responsabilidad a los profesores y sobre todo a los equipos directivos: "Se les presiona para que tomen las medidas higiénico sanitarias correspondientes, pero no se tienen medios para ello, por ejemplo no se puede asegurar la distancia adecuada entre el alumnado o dotar de Epi's al profesorado".

Este responsable sindical incluso llega a hablar de operación de márketing en lo referido al profesorado de refuerzo porque a su juicio "no es tal, puesto que los van a contratar hasta el 31 de diciembre y van a ligar su continuidad tanto a los presupuestos del Estado como al estado de alarma".

Antonio Sánchez, secretario General del Sindicato Provincial de Enseñanza de CCOO de Córdoba, ha señalado que con esta información en su opinión “extraoficial” (al no tomar cuerpo mediante instrucciones) se pretende actuar contra la normativa en vigor sobre la organización y funcionamiento de los centros educativos sin haber negociado su contenido con las organizaciones sindicales y sin que, además, se garantice la seguridad de los escolares, de los trabajadores y trabajadoras y de toda la comunidad educativa.

“Resulta grave que se pretenda modificar de modo práctico y por la puerta de atrás las condiciones laborales del profesorado y, lo que es más grave aún, obviando las funciones que nuestro estado de derecho otorga a la Mesa Sectorial de negociación que la Consejería de Educación, una vez más, se pasa por los forros”, señala Sánchez.

Según se indica desde CCOO, las direcciones de los centros podrán organizar las enseñanzas para que profesorado de distintas especialidades pueda impartir docencia en un mismo grupo, poder decidir la especialidad con la que cubrir una baja docente, obviando los derechos del profesorado interino según especialidades, y, lo que es peor, sin que ello mejore la atención de los escolares porque las ratios siguen por encima de sus límites legales.

Para el responsable sindical y coincide con UGT, este “decálogo es, además, grotesco en tanto que habla de responsabilidades compartidas, cuando los equipos directivos siguen aún trabajando en el mes de agosto y no podrán disfrutar de vacaciones, cuando se habla de adaptación de servicios complementarios que no será posible con las actuales instalaciones, y lo peor de todo, habla de recursos materiales y humanos que son claramente insuficientes y cuando se están aplicando incluso recortes”.

Desde CCOO se denuncia que el único trabajo que está realizando la Consejería de Educación es el de marketing en los medios de comunicación falseando, o al menos manipulando, los datos. Y también coincide con UGT en considerar que no hay refuerzo, y en detalle que "Educación habla de contratación de 1.400 auxiliares de conversación para centros bilingües, cuando estos puestos, de los que ya cuenta el sistema educativo, son becas para extranjeros jóvenes que han finalizado sus estudios o se encuentran en el último curso; y que Educación habla de 800 puestos de coordinación COVID, que no deja de ser personal que a partir de septiembre asesorarán desde los centros de salud a los casi 6.000 centros docentes andaluces, y cuando ya estos han sido obligados a realizar durante las vacaciones su plan de actuación y organización".

La opinión de CSIF

Al sindicato CSIF le parecen insuficientes las medidas. Apuestan especialmente por la disminución de la ratio y el aumento de personal, que desde su punto de vista no se van a dar o al menos en el número que estiman imprescindible para un desarrollo óptimo del curso dadas las actuales circunstancias.

También critican con dureza la figura del coordinador Covid "porque cargan con competencias que no le corresponden a personal que no olvidemos es docente", ha destacado Elena García, responsable del sector de Enseñanza en este sindicato.

García pide "un mayor diálogo con nosotros, que somos los docentes, y menos publicidad" además de solicitar que se consolide la seguridad de los centros escolares.

Los padres de la educación pública

Por su parte la Federación Provincial de Asociaciones de Padres de Centros Públicos, Fapa, tiene una opinión que difiere bastante de los sindicatos. En principio, como indica su responsable en Córdoba, Francisco Mora, ven bien el decálogo y le parece que tiene buenas intenciones aunque les preocupa su desarrollo, haciendo especial hincapié en el desdoble de clases y los profesores de apoyo. "No todos los centros son iguales ni tienen los mismos recursos, lo que se dice el documento tiene muy buenas intenciones pero hay que llevarlo a la práctica".

En cuanto a la actitud de un sector de los profesores, que han llamado a la huelga o el absentismo, Mora ha explicado que "el miedo es libre, pero nosotros estamos intentando ser lo más cauto posibles y no alarmar a las familias, le pedimos a la Administración una información veraz y eficiente porque el ser humano, por naturaleza, si se encuentra ante tres noticias y dos son buenas y una mal...se queda con la mala". En ese sentido solicita a los docentes que no sean alarmistas pero sí sensatos. En general espera que las autoridades pongan sobre la mesa todo lo necesario para volver de forma segura al colegio y controlar los rebrotes que pudieran producirse.

 

Comentarios