EDUCACIÓN

Los programas de hábitos saludables alcanzaron a casi 68.000 estudiantes

Durante el curso pasado estas iniciativas se pusieron en marcha en 267 centros docentes, contando también con la participación de 5.254 profesores

Los alumnos de Infantil también han participado en esta iniciativa
Los alumnos de Infantil también han participado en esta iniciativa

Un total de 267 centros docentes sostenidos con fondos públicos de Córdoba han desarrollado durante el curso 2016/17 programas que promueven hábitos de vida saludable en el ámbito escolar. Esta iniciativa, en la que han participado más de 67.600 estudiantes y 5.254 docentes, tiene como objetivo proporcionar al alumnado andaluz una formación adecuada para que adopten actitudes y comportamientos responsables sobre su propia salud.

Así, 179 centros imparten el programa Creciendo en Salud dirigido al alumnado de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial. Esta iniciativa trabaja la educación emocional, los estilos de vida saludable, los autocuidados y la accidentalidad. También enseña el uso positivo de las tecnologías de la información y de la comunicación, así como la prevención del consumo de sustancias adictivas. El pasado curso participaron más de 41.000 escolares y contó con la implicación de más de 3.300 docentes.

Forma Joven

Por su parte, el programa Forma Joven, dirigido a los estudiantes de Educación Secundaria, se ha desarrollado en 88 institutos con la participación de unos 26.400 alumnos y alumnas y casi 2.000 profesores. Este programa refuerza las iniciativas que se han tratado en Primaria e incorpora también como línea de intervención la sexualidad y las relaciones igualitarias, la prevención de drogodependencias como el alcohol, el tabaco, el cannabis y otras drogas.

Asimismo, la Consejería dispone de un portal de hábitos de vida saludable donde los centros educativos pueden encontrar material relacionado con estos temas. A esta medida hay que sumar una plataforma de intercambio de experiencias y conocimientos entre el profesorado implicado.

En los últimos años, estos programas se han actualizado y renovado con una perspectiva integral, con enfoques didácticos innovadores y desde las cuatro dimensiones fundamentales en la promoción de salud en la escuela, como el currículo, el entorno psicosocial del centro, la familia y la colaboración con los recursos comunitarios.