Viernes 22.02.2019
Cordoba Hoy

EL CHOQUE ENTRE LA ADMINISTRACIÓN Y EL PATRIMONIO

La "odisea administrativa" que rodea al Arco del Portillo en Córdoba

El Consistorio exige a los vecinos del solar del Arco del Portillo a costear la restauración de este espacio, pero no les concede la licencia de obra para poder realizar la restauración de sus viviendas

Arco del Portillo
Arco del Portillo
La "odisea administrativa" que rodea al Arco del Portillo en Córdoba

La necesidad de mantener el Casco Histórico de la ciudad se convierte en una premisa en una ciudad que, principalmente, vive del turismo. Córdoba "tiene que estar guapa" para aquellos que la visitan y presentar una imagen cuidada y limpia. Sin embargo, en muchas ocasiones, la responsabilidad de mantener la historia monumental y arquitectónica cordobesa se topa con los trámites administrativos que no siempre son eficaces y rápidos. El Consistorio tiene la obligación de velar por el mantenimiento de la ciudad pero, "no dan facilidades para que los propios cordobeses podamos llevar a cabo esta tarea". Estado que presenta el Arco del Portillo 2

El Arco del Portillo, "en un estado lamentable"

Precisamente, el pasado martes, día 18 de septiembre, el portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en el Consistorio cordobés, David Dorado, exigió al gobierno local una serie de actuaciones para determinadas zonas del Casco-Histórico de la ciudad. Entre sus exigencias, se incluía la puesta en marcha de un plan integral para la restauración del Arco del Portillo, situado en la calle San Fernando, que, tal y como explicó el portavoz de Ciudadanos, “aparenta un estado verdaderamente lamentable”.

Sin embargo, este asunto no está olvidado. De hecho, el Consistorio y, concretamente, Patrimonio ya actuó el pasado mes de agosto en referencia al proceso de restauración de este espacio y que, según han explicado los propietarios del solar que hay junto a este monumento, “piden que sean los vecinos los que se encarguen, con su dinero, de remodelar este lugar”, que se constituye como una de las principales entradas a la zona más turística de la ciudad. Es un hecho al que los vecinos, “lógicamente” se oponen, porque además, “el Ayuntamiento” el que no les deja actuar en sus propias viviendas.

Estado del Arco del Portillo

 

Los trámites administrativos y la urgencia de una restauración 

Y es que, los propietarios de este solar, están pasando “por una verdadera odisea de papeleo”. Desgraciadamente no son pocos los casos en los que los procesos administrativos para cualquier tipo de trámite se alargan en el tiempo y “acaban con la paciencia” de más de un cordobés. Una situación similar es a la que se enfrenta Beatriz González y José Manuel Jiménez, un matrimonio propietario de una parte del solar que hay justo al lado de este arco. 

En concreto, según ha explicado Beatriz a este medio de comunicación, el matrimonio adquiere parte de este solar en el año 2016, después de que los anteriores propietarios, en el año 2013, “por riesgo de derrumbe y por orden del Consistorio”, derruyeran la casa que estaba situada en este espacio.

Una vez comprado este espacio, el Ayuntamiento, a través de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), informa a los nuevos propietarios que la única opción para concederles una licencia de obra para la construcción de una nueva vivienda es que esta nueva edificación “sea exactamente igual a la que existía antes de la demolición, no sólo la fachada, sino toda la residencia en su conjunto”.

González y Jiménez, aceptan la exigencia de la GMU y, con esta premisa, presentan a este organismo su proyecto de obra. Sin embargo, cuando solicitan la licencia, desde el Consistorio les avisan de que la segunda planta de la nueva vivienda que pretenden construir “cae sobre un pequeño espacio de casa de un vecino” y que “es incompatible construir sobre otra propiedad”.

Arco del Portillo2

Una muralla que "no existe"

“Para colmo”, explica Beatriz, “no es éste el único inconveniente que encuentran desde la Gerencia”. Urbanismo les comunica a los nuevos propietarios “que hay una antigua muralla que partía del arco y que el espacio que ésta ocupaba hay que respetarlo, por lo que, para ejecutar la obra, tienen que retranquear 80 centímetros.

Según explica Beatriz, las escrituras de este espacio, de 1917, “no recogen en ningún momento la existencia de una antigua muralla”. Además, estos vecinos han podido constatar que no existe ningún elemento emergente de la muralla. Aún así, el matrimonio realizan un segundo proyecto,  en el que retranquean unos 80 centímetros, perdiendo, a lo largo de toda la vivienda unos 8 metros. Aquí surge otro problema. Y es que al perder metros -21 metros cuadrados-, el vecino sobre el que sustenta la casa perdería la posibilidad de obtener una licencia y la consiguiente cédula de habitabilidad porque no tiene, en su espacio, los metros mínimos para poder construir una vivienda, y, “si él no construye, no podemos construir nosotros, lógicamente”, se ha lamentado la afectada.

Esta exigencia, además, no viene recogida en ninguna normativa cuando no existen lienzos de muralla emergentes, y de hecho hay ejemplos muy conocidos de construcciones sobre la muralla como el mismo Ayuntamiento o el edificio de Cajasur frente al Corte Inglés. 


Calle Portillo

La solución podría pasar por la creación de una comunidad de vecinos 

En septiembre del año pasado, con el objetivo de encontrar una solución, estos vecinos se reúnen con la Gerencia y éstos les proponen que creen una comunidad de vecinos para que, entre los dos, puedan compartir metros y conseguir la “ansiada” licencia de obras. Sin embargo, un año después no la han conseguido aún.

“Lo peor de todo”, ha proseguido la afectada, es que en agosto, el otro propietario del solar recibe una orden de ejecución por parte de Patrimonio en la que se le comunica “que se va a ejecutar la restauración del arco y que los vecinos tienen que pagarla”. Según ha aclarado Beatriz, ahora, “quieren que hagamos una media construcción de nuestro proyecto costeándola nosotros”. De hecho el arco, ahora mismo, el Arco del Portillo “está con unas vigas provisionales que pagaron los anteriores propietarios que es lo único que está aguantando la estructura”.

Además de esto, a parte, les comunican desde Planeamiento que “a la hora de medir el solar los metros del catastro no corresponden a los metros del proyecto” y, en consecuencia, les han parado la licencia, “ahora tienen que iniciar un trámite administrativo que les llevará un año más”, ha lamentado la propietaria.

Arco del Portillo 3

El Arco del Portillo sigue sin arreglarse, un monumento que es de responsabilidad municipal

Sea como sea, el arco sigue sin arreglarse, el Consistorio exige que sean los vecinos los que se encarguen de llevar a cabo esta remodelación pero, por otro lado, cosa que no es de su obligación, y, por otro lado, no les conceden la licencia para ejecutar las obras de remodelación de sus viviendas. “Hemos realizado tres proyectos distintos, todos nos lo han echado atrás y llevamos dos años sin ninguna solución, habiendo gastado más de 8.000 euros”.

Comentarios