miércoles 30.09.2020

COSMOS

La plantilla de Cosmos pide al Gobierno municipal que no mienta

Niegan haberse reunido con Pedro García y temen que tras las decisiones políticas haya intereses urbanísticos

El presidente del comité de empresa de Cosmos, junta a otros representantes sindicales, en la rueda de prensa en la que han anunciado movilizaciones
El presidente del comité de empresa de Cosmos, junta a otros representantes sindicales, en la rueda de prensa en la que han anunciado movilizaciones
La plantilla de Cosmos pide al Gobierno municipal que no mienta

La plantilla de Cosmos ha pedido hoy al cogobierno municipal, y en concreto al presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Pedro García, que “no mienta” y deje de decir que ha mantenido contactos con los trabajadores, cuando no se ha producido ningún encuentro.

Asimismo, el presidente del comité de empresa, Delfín Fernández, en referencia a las declaraciones de García sobre que sus puestos de trabajo están garantizados, dijo que los trabajadores quieren que “el Ayuntamiento nos garantice por escrito los puestos de trabajo” y “a ver dónde nos van a dar el puesto de trabajo, en empresas municipales o en algún sitio”.

Para la plantilla, tras las últimas decisiones municipales de prohibir durante un año la incineración en la ciudad y dejar fuera de ordenación a la cementera se esconden intereses urbanísticos y recuerdan que la recalificación del suelo industrial por urbano no sólo afectaría a la fábrica de Votorantim, sino a otras empresas que están ubicadas en la zona, lo que implicaría muchas más perdidas de trabajo que únicamente las de la cementera. Y no sólo pérdidas de trabajo, sino de impuestos. Sólo la contribución que paga Cosmos supera el millón de euros, según el comité de empresa.

No encuentran otra explicación a una situación que califican de “absurda”, ya que, en su opinión, se están haciendo las cosas al revés, y en vez de encargar un estudio independiente riguroso que determine si realmente con la valorización de residuos se superarían los niveles de contaminación permitidos y después tomar las decisiones oportunas, se está haciendo al contrario cuando, además, la  fábrica cumple estrictamente la normativa medioambiental.

Medio Ambiente

Precisamente sobre esta última cuestión, el presidente del comité de empresa remarcó que el Ayuntamiento apenas tiene competencias en legislación medioambiental, y las decisiones que están tomando “podrían ser una posible prevaricación” por lo que pidió al Ayuntamiento que se limite a “acatar las leyes”.

En cuanto a la Plataforma Aire Limpio, los trabajadores dijeron que “están jugando sucio” y consideran “una falta de respeto a los trabajadores” que digan que “queremos cambiar salud por trabajo” cuando somos los primeros interesados en que se  cumpla la normativa de prevención, dijo Fernández, quien también les animó a visitar la empresa y debatir sobre la valorización de residuos, que ya está instalada en el 80% de las grandes fábricas de España, casi en el 100% en los países más industrializados de Europa.

Ante la situación y el miedo a que la empresa, que acaba  de firmar un compromiso de viabilidad para los próximos cinco años, decida cerrar la fábrica por la imposibilidad de seguir con su actividad, que es la producción de cemento, los trabajadores se concentrarán los próximos 10 y 15 de diciembre, en la GMU y en el Ayuntamiento, respectivamente, coincidiendo con el Pleno que abordará esta cuestión.