MEDIO AMBIENTE

Infraestructuras desliga el incendio de la planta con la innovación del PGOU

Amparo Prnichi ha solicitado a la Junta un informe "más en profundidad y más completo" sobre lo que puede pasar a medio y largo plazo con las partículas y las dioxinas y el posible cloro que se haya podido desprender del fuego

La famosa planta mientras aún ardían al aire los residuos con la nube de humo
La famosa planta mientras aún ardían al aire los residuos con la nube de humo

El incendio de la planta de reciclaje en la carretera de Guadalcázar, que finalmente ha sido controlado y extinguido, ha suscitado en los últimos días un intenso debate en el que el PSOE ha llegado a dar a entender que la innovación del PGOU para valorizar, como pretende la cementar Cosmos, únicamente en la zona de la Campiña del término municipal de la capital queda un tanto en entredicho y, por tanto, habría que recomponerla de alguna manera.

Para la delegada municipal de Infraestructuras y Medio Ambiente, Amparo Pernichi (IU), sin embargo, las dos situaciones no tienen que ver una con la otra. "Una quema incontrolada de residuos es infinitamente más peligrosa que cualquier tipo de valorización, pero me pregunto qué hubiera pasado si esa quema de residuos se hubiera producido en medio de la ciudad; habría sido mucho más peligroso", ha indicado.

Pernichi, no obstante, se mantiene en su postura de que la actividad empresarial, máxime aquélla que "puede tener un cierto impacto sobre la salud", hay que sacarla fuera de los cascos, como de hecho ya se está haciendo con los polígonos industriales que han sido trasladados a la periferia de los municipios por la presión urbanística.

Su verdadera preocupación sobre este incendio, tal y como ella misma ha dado a entender, es la peligrosidad que pueda tener los residuos dejados por el fuego a medio y largo plazo. "Nos preocupa qué había allí y qué se ha quemado", ha afirmado esta mañana, y por esta razón se ha solicitado a la Junta un informe en profundidad al respecto. Y es que, según Pernichi, "las partículas y las dioxinas y el posible cloro que se haya podido desprender de ahí puede tener un efecto algo más largo que el inmediato".

La verdadera preocupación

Además, según datos del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento, desde 2012 son ya 140 plantas de reciclaje de las mismas características que la cordobesa las que han ardido en circunstancias muy similares y, por tanto, "hay que hacer una reflexión al respecto sobre lo que está pasando".

El informe, reclamado a la Delegación de Medio Ambiente de la Junta por parte del área municipal del mismo ramo, es algo "más en profundidad y más completo sobre lo que puede pasar a medio y largo plazo, porque es la Administración autonómica la que tiene las competencias en materia medioambiental relacionado con la industria y ellos tienen más datos", ha señalado Pernichi.

De hecho, la edil ha recordado que la estaciones repartidas por la ciudad para medir la calidad del aire lo que detectan son algunos componentes, como los óxidos nitrosos, el ozono o las partículas por millón, pero no todos. "Hay cuestiones que desde esas estaciones no se pueden controlar porque no están hechas para eso y eso sí se detecta directamente en las salidas de las fábricas, por eso entendemos que la Junta las tiene seguro perfectamente controladas; por eso queremos esa información".

Por su parte, el teniente de alcalde de Seguridad, Emilio Aumente (PSOE), ha insistido esta mañana en la idea de que la ciudad no está preparada en sus servicios para determinado tipo de actividad en la zona de la Campiña. "Con el sistema que tenemos, no podemos meter por las buenas mediante planes especiales a industrias contaminantes, porque aquello es un cementerio para enterrar determinados productos en plena Campiña y sin infraestructura alguna", ha advertido, para añadir que "tendremos que analizar seriamente toda esa cuestión".

A más de 1.000 grados

Y es que los bomberos del Servicio de Extinción de Incendios (SEIS) se encontraron desde el domingo pasado con una situación que les ha supuesto demasiadas dificultades atajar controlar y extinguir. "Vamos a elaborar también nosotros un informe exhaustivo de la situación y de los problemas con buenos encontramos para atajar el fuego , que han sido muchos". Un informe que se unirá al que está ya realizando la Guardia Civil con su investigación particular del suceso, así como la Consejería de Medio Ambiente de la Junta.

 es que los bomberos, en palabras de Aumente, apenas sí se pudieron acercar a las llamas "donde se alcanzaron temperaturas superiores a los 1.000 grados" y únicamente se pudo asfixiar el foco del incendio cuando se pudieron acercar las máquinas. Hasta entonces, se utilizó el agua para tratar de bajar la temperatura y aminorar las llamas, pero ahora, una vez cubierto de tierra y ceniza, en el interior de la carcasa que ha quedado sigue habiendo rescoldos. "Es como un volcán con el interior ardiendo, aunque al no entrar oxígeno no seguirá desprendiendo ni humo ni contaminación, pero va a tardar muchos días en apagarse definitivamente", ha advertido.