TRIBUNALES

Piden cárcel para cuatro acusados de traficar droga desde Ceuta y en la Prisión

Dos de ellos llegaron del Norte de África con 55 bellotas de sustancias estupefacientes y uno de ellos ingresó en el reina Sofía al sentirse indispuesto

Juzgados actuales de Córdoba
Juzgados actuales de Córdoba

La Fiscalía de Córdoba ha solicitado penas de prisión para cuatro acusados de delitos contra la salud pública, tras supuestamente traficar con drogas, dos de ellos desde Ceuta y los otros dos, una mujer y un hombre, en el Centro Penitenciario de Córdoba.

Según recoge la calificación del Ministerio Público sobre los dos primeros procesados, a la que ha tenido acceso Europa Press, en días previos al 13 de agosto de 2014 ambos, "puestos de común acuerdo", viajaron a Ceuta donde adquirieron de terceras personas desconocidas un total de 55 bellotas con sustancias estupefacientes, destinadas a ser transportadas a Córdoba para su posterior venta entre terceros consumidores de las mismas.

Una vez llegaron a la capital cordobesa, uno de los acusados, quien había introducido dichas bellotas en su organismo, se sintió indispuesto y acudió al Hospital Reina Sofía, donde le intervinieron y extrajeron de su intestino las bellotas referidas, que tras los oportunos análisis resultaron ser hachís.

Al respecto, el peso total que arrojó el análisis fue de 550 gramos con un contenido de THC del 10,28% y que habría alcanzado en el mercado ilícito un valor de 3.025 euros. El fiscal ha pedido dos años de cárcel y multas de 5.000 euros para cada uno de ellos.

Durante el vis a vis

Por otra parte, en el segundo caso, la mujer acusada presuntamente introdujo sustancias estupefacientes en la cárcel de Córdoba en diciembre de 2015, con "ánimo de incrementar ilícitamente su patrimonio y con total menoscabo para con la salud individual y colectiva", de manera que se las entregó al varón procesado en este caso durante el vis a vis.

En este sentido, el fiscal indica en su calificación inicial de los hechos, a la que ha tenido acceso Europa Press, que el hombre supuestamente iba a destinar las sustancias a la venta, "existiendo riesgo de difusión en el centro penitenciario". Si bien, dichas sustancias fueron incautadas por los funcionarios de prisiones nada más terminar el vis a vis en el control corporal y radiológico que se le efectuó al varón.

En concreto, las sustancias resultaron ser un total de 13 bellotas de resina de cannabis con un peso de 121,66 gramos y con valor en el mercado ilícito de 673 euros. Los hechos relatados constituyen un delito contra la salud pública del que acusa a la mujer y al hombre, este último con la agravante de reincidencia.

De este modo, el Ministerio Público ha solicitado cuatro años y cuatro meses de cárcel y una multa de 1.346 euros para el procesado y cuatro años de prisión y la misma multa para la procesada.