domingo 20.09.2020
Cordoba Hoy

SOLIDARIDAD

El programa Havita ofrece alojamiento gratis para las personas que tienen un familiar en el hospital

La Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba presenta el balance del primer año del programa Havita, que ofrece alojamiento gratias a familias con pocos recursos con un ser querido hospitalizado. Sus responsables quieren ampliar el proyecto y para ello buscan la aportación de empresarios cordobeses comprometidos
Alfonso Ariza, director de la Fundación Fepamic y responsable del proyecto Havita
Alfonso Ariza, director de la Fundación Fepamic y responsable del proyecto Havita
El programa Havita ofrece alojamiento gratis para las personas que tienen un familiar en el hospital

La Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba, Fepamic, pretende ampliar su proyecto conocido como 'Havita', y que consiste en ofrecer alojamiento a las personas de fuera de Córdoba capital que tengan a un familiar ingresado en el hospital. Está sobre todo orientado a familias sin recursos y en estos momentos se desarrolla en un piso en la calle Doctor Espinosa que cuenta con tres habitaciones para compartirlo. Fepamic se ocupa además de las labores de limpieza.

Pero la organización ha comprobado que este piso es insuficiente y quiere ampliar el servicio. Para ello la Fundación Fepamic, dirigida por Alfonso Ariza, está planeando alquilar unos locales bajos en la Avenida del Corregidor. Allí se construiría una instalación a modo de hotel con siete habitaciones y zonas comunes. La federación necesita entre 60.000 y 80.000 euros para las obras, y a partir de ahí en torno a 2.000 euros mensuales para el alquiler. "El problema es que no los tenemos", ha declarado Ariza.

La colaboración de las empresas

Por ese motivo esta tarde han convocado a las autoridades y numerosas empresas y asociaciones, pues la intención de Fepamic es no depender de las subvenciones de las instituciones, a las que Ariza considera inseguras por los vaivenes de la política, sino apostar por las donaciones de los empresarios. Y no sólo para este proyecto sino para muchos más.

Presentación del Proyecto Havita

En ese sentido Fepamic puso en marcha el pasado verano la 'Red de empresas altamente comprometidas' (REAC), que cuenta actualmente con la aportación, en dinero o especie, de 25 empresas cordobesas de muy diversos campos. REAC ofrece a Fepamic recursos y los empresarios cuentan con un sello de responsabilidad social. "Además pueden comprobar que lo que nos dan va para proyectos de atención directa a las personas", ha detallado Ariza.

De esta manera el evento que la federación ha puesto en marcha en su salón de actos ha tenido el doble objetivo de impulsar el proyecto Havita a la par que dan a conocer la REAC a multitud de personas. En ese sentido la intención de Ariza es ambiciosa: conseguir que REAC esté al menos compuesta por 120 empresas y que cada una llegue en un futuro a aportar de media entre 600 y 1.000 euros al año. Con esta cantidad se puede manterner el Havita y ayudar a otros proyectos pues estaríamos hablando de una horquilla que va de un mínimo de 72.000 euros a un máximo de 120.000. En este sentido de nuevo prima la seguridad, pues el responsable de la Fundación Fepamic hace un constante hincapié en que necesitan mantener las iniciativas durante muchos años.

El proyecto Havita, como indicamos, se ha mostrado insuficiente para sus responsables. ¿Por qué? No sólo por el hecho de que Fepamic cuente con tres habitaciones de momento, sino porque la media de días que pasan los familiares es muy alta. Ariza ha detallado que son 46 días, "aunque hay familias pueden llegar a estar meses". De esta forma, y según los datos de la fundación, se han atendido a 45 familias y unas 100 personas en el periodo de funcionamiento del Havita (desde septiembre del 2018) algo que quieren urgentemente mejorar.

Usuarios del progama Havita

¿Qué personas pueden acogerse al Havita? Son aquellas familias con grave problemas económicos. Para ello hay una baremación en la que no participa Fepamic, sino que tiene lugar cuando dichas familias acuden a los trabajadores sociales del hospital de otra ciudad.

Ariza ha indicado que este tipo de pisos ya existían desde hace unas tres décadas, pero especializados por enfermedades y asociaciones. Por poner un ejemplo. Determinadas asociaciones contaban con pisos donde venían exclusivamente familiares por un tipo concreto de trasplante. "Lo que hemos hecho en Fepamic es democratizar este asunto, porque te podía encontrar con una paradoja muy curiosa, que hubiese habitaciones vacías para acoger a gente pero que no hubiese posibilidad al no tener esa patología en concreto". De esta forma en el programa Havita no se discrimina según lo que tenga el paciente.

El programa Havita normalmente acoge a dos personas por habitación. Lo habitual suele ser que en cada cuarto estén los padres si el paciente es un niño, el cónyuge cuando es la otra parte de la pareja por ejemplo, aunque en principio está más enfocado a pacientes infantiles que adultos por la única razón de la mayor necesidad de acompañamiento. De hecho más del 70% son padres de recién nacidos. 

En cualquier caso Ariza resalta otro aspecto de estas situaciones, y es el deterioro de los trabajos o de la situación ya de por sí precaria de estas familias que se ven obligadas a trasladarse a veces durante mucho tiempo. De media ha supuesto un ahorro medio por la familia de 1.840 euros aproximadamente. En cuanto a las patologías tratadas durante las estancias, estas han sido: el 72% neonatos con cardiopatías y problemas al nacer, el 9% oncología, el 5% trasplantados de corazón, el 8 % trasplantados de pulmón, y en un 6 % oftalmología.

Durante el acto que ha tenido lugar esta tarde se ha presentado además una campaña que se llevará a cabo por los autobuses de línea, algunos medios de  comunicación digitales y diversas pantallas instaladas en la ciudad.

Havita, por cierto, es una palabra que mezcla Habitar y vita, de vida. Ariza le echa la culpa al márketing y bromea: "tengo un amigo catedrático de latín que me echa la bulla por esto".

Comentarios