miércoles 30.09.2020
Cordoba Hoy

Efectos de la pandemia en la economía

La patronal lamenta que el Gobierno no les haya tenido en cuenta en el último Real Decreto

Los sindicatos advierten que hay líneas de producción necesarias para elementos sanitarios y que habrá una moratoria para rematar detalles
Obras paralizadas en la capital cordobesa
Obras paralizadas en la capital cordobesa
La patronal lamenta que el Gobierno no les haya tenido en cuenta en el último Real Decreto

Patronal y sindicatos han dejado claro que el último decreto sobre el cese de actividades no necesarias, publicado ayer después de la media noche en el Boletín Oficial del Estado (BOE), tiene lagunas y necesita de concreciones inmediatas, porque hay empresas que no tienen un botón de cierre, sino que requieren de varios días para rematar su situación de cese de actividad".

Antonio Díaz, presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), ha señalado que dentro de una situación anómala en la que los empresarios "siempre han estado al lado del Gobierno cuando tomó la decisión de decretar el estado de alarma y posteriormente", lo ocurrido el pasado fin de semana es "un grave más grave". La razón es que "se han tomado decisiones por parte del Gobierno sin contar con la opinión del empresariado representado por la CEOE, por Fepyme y los autónomos de ATA".

CECO 1 ANTONIO DIAZ

Y es que esta nueva situación afectará negativamente tanto al ámbito laboral como al empresarial, puesto que hay un número importante de firmas que no pueden cerrar en 24 horas y otras tantas a las que les supondrá un esfuerzo titánico volver a retomar la actividad tras tres semanas paradas. "Hay muchísimas empresas que se están preguntando qué va a pasar pasado ese plazo, cuando haya que volver a la actividad; los impuestos hay que seguir pagándolos, la Seguridad Social hay que abonarla mañana, día 31 de marzo o el 20 de abril se tendrá que hacer efectivo el IVA o las retenciones del IRPF de los trabajadores".

Por ello, Díaz ha señalado que "es una decisión unilateral que va a tener unas consecuencias graves no sólo a nivel empresaria, sino también a nivel social", porque hasta la fecha "todo recae sobre la empresa privada y realmente no es justo que lleguemos a esta situación en estos momentos".

El lamento de los constructores

De igual manera ha estimado María Dolores Jiménez, presidenta de Construcor, uno de los sectores, en su opinión, que "más perjudicados están". La portavoz de las empresas de infraestructuras y de la obra civil es consciente de la situación "compleja" que está viviendo todo el mundo y siempre teniendo en cuenta que "lo primero es la salud pública y en eso estamos todos de acuerdo", a pesar de que la emergencia sanitaria está afectando a todas las empresas, sean del tamaño que sean.

Pero Jiménez ha sido contundente al señalar que "no se puede el sábado hacer un cierre total de la actividad y que el domingo todavía no estuviese aprobado el decreto de modo que las empresas no supiésemos qué es lo que teníamos que hacer el lunes".

Nueva junta directiva de Construcor

Como portavoz de la construcción cordobesa, la presidenta ha especificado que cerrar una obra no es algo sencillo y requiere de varios requisitos, entre ellos cerrar todos los centros de trabajo y dejar las obras debidamente señalizadas, con la maquinaria y los materiales salvaguardados de robos y vandalismo. "Hay que organizar y no paralizar un sector como éste y la industria, sin ninguna planificación y sin tener previsión y sin decirle claramente a las empresas qué es lo que tenemos que hacer y qué decisiones debemos tomar", ha denunciado.

Para Jiménez, las empresas son el sustento del país y de la sociedad "y no se nos ha tenido en cuenta". El problema es que la construcción está siendo tremendamente castigada, y "tengo mis dudas de que cuando pase todo esto cómo vamos a sobrevivir, porque ni tenemos apoyo alguno ni se toman medidas que permitan salvaguardar nuestras empresas cuando todo pase".

Una de cal y otra de arena

Desde el sindicato UGT, Antonio Lopera, responsable de Acción Sindical de UGT-Fica Córdoba, es decir, de la federación que engloba a la construcción, la industria y el campo, ha celebrado la parálisis del sector de la construcción, donde recientemente se habían tomado medidas como la jornada extensiva. "En muchas obras resultaba imposible tener las medidas de seguridad, ni siquiera el mantenimiento de las distancias".

Jornada UGT

Pero en cuanto a la industria reina cierta confusión. Por una parte, como explica Lopera, en la industria del sector del cobre en Córdoba hay transformadores que no pueden parar de un día a otro, es decir, para llegar al cese de actividad se necesita a veces incluso varios días, hasta tres o cuatro, "no es tan sencillo como apagar un botón".

Además, "estamos recibiendo llamadas de clientes que, por ejemplo, necesitan válvulas u otros artículos que, a su vez, sirven para elementos sanitarios de extrema necesidad". Lopera detalla que estas industrias cordobesas "no fabrican esos productos, pero sí la barra para que ellos la hagan". En ese sentido se muestra favorable a que el Gobierno permita al menos esa actividad tan necesaria.

Línea de producción necesarias

Por su parte, Manuel Merino, secretario de Empleo de CCOO Córdoba, cree que habrá una especie de moratoria, "porque no pueden cerrar de golpe". Además, según este responsable sindical, "tendrán que determinar que no se cierren algunas líneas de producción, porque algunas se consideren esenciales". En lo que hace hincapié Merino es en los plazos: "No podemos estar ahora un mes esperando a que se concreten estas cuestiones".

Igualmente, el secretario de empleo de CCOO advierte sobre la necesidad de que se terminen algunos trabajos del ámbito de la construcción cuya falta de conclusión pudiera derivar en un perjuicio.

Presentación de la guía de la conciliación de CCOO