jueves 01.10.2020

Se trata del “broche de oro” de los actos conmemorativos de los 100 años del nacimiento del autor

Trápala Teatro pone en escena ‘El hijo pródigo’ de Ricardo Molina con motivo del centenario del poeta de Cántico

El texto, desaparecido durante más 70 años y que se representó una única vez en el Patio de los Naranjos, se ha podido recuperar gracias al estudioso José María de la Torre

Trápala Teatro pone en escena ‘El hijo pródigo’ de Ricardo Molina con motivo del centenario del poeta de Cántico

La delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba ofrece la representación de la obra recuperada de Ricardo Molina ‘El hijo pródigo’, los días 13 y 14 de diciembre, a las 20.30 horas, en el Teatro Góngora, como “broche final” de los actos conmemorativos organizados en 2017 por el centenario del nacimiento de su autor, poeta y miembro fundador de Cántico.

Así lo ha destacado en una rueda de prensa el teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio Histórico del Consistorio, David Luque, que ha estado acompañado del director teatral Juan Carlos Villanueva, de Trápala Teatro, compañía encargada de la puesta en escena de ‘El hijo pródigo’.

“Es un final por todo lo alto” por “muchas razones”, ha manifestado David Luque, que ha agregado que desde el Ayuntamiento están “muy contentos con la celebración del centenario”, donde se han podido “descubrir y redescubrir todas las facetas de Ricardo Molina como poeta, gestor cultural y como flamencólogo”.

En esta línea, ha calificado la representación de ‘El hijo pródigo’ de “broche de oro”, porque, como ha continuado Luque, “se recupera para la ciudad y para la escena una obra dramática de Ricardo Molina que es un auto sacramental que solo se puso en escena una vez en el Patio de los Naranjos en 1946, y desde entonces ha estado guardado, durmiendo un placentero sueño del que despierta ahora”.

Es así, según ha valorado el responsable de Cultura, “gracias al estudioso José María del Torre, que nos ha cedido amablemente el libreto, y también al heredero universal de Ricardo Molina, D. Antonio Sánchez Molina, que nos ha autorizado a representarlo”.

Para ello, como ha explicado Luque, la Delegación de Cultura “pensó que lo mejor era encargar la producción a una compañía cordobesa especialista, entre otras cosas, en teatro clásico y en recuperar clásicos y en adaptarlos”. “Y de ahí que contáramos con Trápala Teatro y con la dirección de Juan Carlos Villanueva”.

En esta línea, David Luque ha expresado su satisfacción por el hecho que el broche de oro de ‘Ricardo Molina, 100 años’ sea recuperar una obra suya y que se represente con una compañía cordobesa, con un director cordobés y un elenco de actores y actrices cordobeses de un nivel estupendo”.

Por último, el teniente de alcalde de Cultura ha dado las gracias a Trápala Teatro y ha invitado “a toda la ciudadanía a que se acerque al Teatro Góngora y que disfruten el miércoles y el jueves de esta obra que, aunque es un auto sacramental, no es tal”, para aludir a la modernidad y la cercanía al público que obra original y más aún la adaptación de Trápala Teatro poseen.

Por su parte, el director Juan Carlos Villanueva ha expresado su agradecimiento porque “no siempre se tiene la oportunidad de recuperar un texto de un poeta tan conocido y reconocido como Ricardo Molina”, de quien ha dicho que “si no hubiese muerto tan joven no hubiese tenido límite”; porque el hecho de que “una persona con 27 años componga y escriba un auto a la manera de los del Siglo de Oro utilizando su lírica, su voz poética, tiene un valor añadido”. “Además, cuando lo lees por primera vez te das cuenta de que la voz de Ricardo Molina está viva. Esto da que pensar”.

Sobre la adaptación, Villanueva ha explicado que ha realizado un pequeño trabajo de dramaturgia sobre el libreto facilitado por José María de la Torre, que “es quien ha hecho esa edición del texto con el que hemos trabajado”. En virtud de ello, ha reducido “los 22 personajes originales a diez, cinco actrices y cinco actores, más una voz lírica, más una voz flamenca, más una guitarra flamenca, un chelo y una viola”.

“La música es compuesta, es original, porque un evento de estas características no podía tener una música pregrabada”, ha resaltado el director de Trápala Teatro, que ha hecho hincapié en que para la representación ‘El hijo pródigo’ han utilizado “todos los medios que el teatro moderno nos permite”.

“No es un espectáculo en ningún momento pesante”, ha indicado Villanueva, que ha aludido a la “medida extrema del tiempo” que caracteriza a Ricardo Molina. En esta línea, como ha precisado, “es un auto sacramental escrito en el siglo XX; podemos decir que con toda seguridad es un texto contemporáneo y donde está el germen de la poética de Ricardo Molina”.

La composición musical homenajea a Ricardo Molina y su amor al flamenco. “Los personajes y la puesta en escena son atemporales”, ha continuado desgranando Villanueva, que ha elogiado la labor de Alfonso Linares y Miguel Linares, en cuanto a la música, así como el papel de Miguel Ángel Ramos, que se encarga de la iluminación y del aparato multimedia del espectáculo, por “su creatividad y la forma en que ha trabajado todos los personajes alegóricos para darle realidad, hacer palpable físicamente al espectador, sí se puedan tocar”.

El objetivo, según ha subrayado, es “acercar ese espectáculo al público de hoy”. ‘El hijo pródigo’ recuperado de Ricardo Molina se trata de “un espectáculo multimedia con actores absolutamente cercanos y que le están contando algo, con una lírica muy particular, pero que se lo están haciendo llegar de una manera muy directa”.

Por último, Juan Carlos Villanueva, ha destacado que “setenta y tantos años después se recupera un texto perdido. Nos gustaría que no se quedara aquí, que tenga lugar, en según qué festivales. Y ha hecho un llamamiento al público cordobés a que “se pasen por el teatro Góngora y que disfruten del hecho teatral hecho por y para Córdoba”. 

Comentarios