• Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

RED AUTOMÁTICA DE CALIDAD DEL AIRE

La Junta asegura que la calidad del aire no se ha visto mermada por el incendio

Ecologistas en Acción reclama un seguimiento de la posible toxicidad de la nube de humo como paso previo a aclarar si existen irregularidades en el almacenamiento de material o si allí se concentraron cenizas de la central térmica de Puente Nuevo

La planta de reciclaje cordobesa con la gruesa columna de humo que ha provocado
La planta de reciclaje cordobesa con la gruesa columna de humo que ha provocado

Ecologistas en Acción considera que la nube de humo causada por el incendio en la planta de reciclaje de Recicor podría suponer un riesgo para la salud de las poblaciones más cercanas al lugar. 

Según un comunicado público del colectivo ecologista, "los mensajes que se están lanzando para calmar a la ciudadanía hacen referencia a la ausencia de riesgos para la misma. Sin embargo, estos mensajes y llamadas a la calma, se refieren al riesgo de que el incendio se propague o se extienda. Pero, ¿qué ocurre con el riesgo potencial para la salud humana de cuantos se encuentra próximos al lugar del siniestro?".

estación de calidad del aire

Para Ecologistas en Acción, son numerosas las personas que han manifestado síntomas, como picores de garganta, desde que se originó el incendio en el día de ayer. Por eso, "consideramos que es importante y urgente informar a la ciudadanía a tiempo real y de forma comprensible, de los datos que se vayan obteniendo de las estaciones destacadas en la ciudad de Córdoba, integradas en la Red Automática de Calidad del Aire de la Junta de Andalucía".

Y ya habrá tiempo, cuando esté garantizada la protección de la vecindad de la Córdoba y demás núcleos de población que circundan la instalación, de aclarar, si efectivamente la empresa estuvo expedientada por el presunto almacenamiento ilegal de ceniza procedente de la central térmica del Puente Nuevo (Villaviciosa de Córdoba), de cómo acabó el citado expediente si lo hubo, y si existe relación causa-efecto entre los incumplimientos detectados por la Junta de Andalucía en febrero de 2017, y el incendio que ha provocado una nube tóxica que representa una amenaza potencial en estos precisos momentos a una población de más de 350.000 personas.

Respuesta de la Junta

No obstante, el servicio de calidad del aire de la Dirección General de Calidad y Prevención Ambiental de la Junta arroja que no se han registrado superaciones de contaminantes de calidad del aire que sean merecedoras de mención en la zonas pobladas del entorno de la empresa Recicor XXI S.L , en la que se ha producido el incendio.

Además, el Gobierno andaluz apunta que seguirá de cerca la evolución de la calidad del aire, según los datos disponibles en la Red de Vigilancia de Calidad del Aire de Andalucía de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del territorio en la zona afectada, mientras dure el siniestro. La Junta ha tenido en cuenta las distancias a los núcleos residenciales más próximos al incendio. En concreto Guadalcázar: 6,4 kilómetros, Majaneque a 2,2, la zona meridional de Encinarejo a 2,5,  La Reina, a 1,8 y el Cortijo El Rubio, a 2 kilómetros.

Dado el emplazamiento de la citada planta de almacenamiento, a una distancia superior a 2 kilómetros del primer núcleo poblado y las previsiones de la Agencia Española de Meteorología en la dirección de los vientos, la probabilidad de exposición a los humos a día de hoy es remota, continúa el informe.

Asimismo, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha comprobado las autorizaciones de las que dispone la empresa, que cuenta con Autorización Ambiental Integrada (AAI) para construcción y explotación de una planta de reciclaje de residuos de construcción y demolición y vertedero de apoyo con emplazamiento en la fina 'Haza de Orbaneja o Conchuela y Vegilla', en el término municipal de Córdoba.

En esta autorización se incluye entre los residuos, los plásticos, como funcionamiento de la planta de reciclaje y tratamiento de residuos, la separación de plásticos y papeles y prensado de los mismos, con una capacidad para el  vertedero de 65.000 metros cúbicos. La Junta de Andalucía ha trasladado este informe al Ayuntamiento de Córdoba, como administración competente en la extinción de este incendio.