• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

TRIBUNALES

A juicio por provocarse lesiones para denunciar falsamente a su pareja

La mujer ya fue condenada en mayo de 2016 por otra denuncia falsa

Entrada a los Juzgados de Córdoba.
Entrada a los Juzgados de Córdoba.

El Juzgado de lo Penal número 5 de Córdoba prevé celebrar este lunes el juicio a una mujer, que se enfrenta a una multa de 7.200 euros, acusada de simulación de delito, tras supuestamente interponer una denuncia falsa contra su expareja después de autolesionarse. El hombre fue detenido por los hechos que protagonizó la mujer, que fue condenada en mayo de 2016 por otra denuncia falsa.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron el día 2 de diciembre de 2015 cuando la procesada requirió la presencia de la Policía Local, que se desplazó a un centro médico, donde estaban atendiéndola de una herida en el antebrazo izquierdo.

Al respecto, la mujer, al entrevistarse con los agentes, les dijo que las lesiones que presentaba se las había "producido su expareja", quien supuestamente sobre las 16,30 horas la había abordado en la Avenida de Granada y con dos cúter le había "realizado cortes". Ante lo cual, los agentes se desplazaron al domicilio del varón y lo detuvieron.

Posteriormente, la mujer acudió a las dependencias de la Policía Local, donde presentó denuncia por los hechos y relató que además de los cortes el hombre presuntamente la amenazó con cortarle el cuello y hacerle daño a sus hijas, a la vez que añadió que fue testigo de los hechos un ex guardia civil.

De este modo, el atestado fue remitido al Juzgado de Violencia contra la Mujer y en dichas diligencias declaró el varón como investigado y ella en condición de "perjudicada", de forma que ratificó la denuncia y fue reconocida por un médico forense, quien emitió un informe en el que aseguraba que las heridas "no son compatibles con las lesiones que presenta con el mecanismo de producción propuesto por la lesionada", a lo que añade que "las características clínicas y morfológicas de las lesiones las hacen compatibles con un mecanismo de autoproducción o autolesivo".

Además, tras identificar al testigo propuesto por la acusada, éste manifestó que no vio ninguna agresión. Así, el juzgado acordó el archivo de las actuaciones "al no existir indicios racionales de haberse perpetrado los hechos denunciados". El auto fue recurrido por la mujer ante la Audiencia Provincial, que lo confirmó "íntegramente" en febrero de 2016.

En este sentido, la Fiscalía explica que "la acusada se había autolesionado, como había hecho en ocasiones anteriores, y presentó la denuncia con pleno conocimiento de que los hechos relatados no habían ocurrido y con el ánimo de perjudicar a su expareja", que como consecuencia de ello estuvo dos días privado de libertad.