martes 27.10.2020

PLENO MUNICIPAL

El Gobierno local saca adelante las ordenanzas fiscales tras eliminar de un plumazo 33 enmiendas de la oposición

La abstención del PSOE vuelve a tumbar una iniciativa conjunta de IU y Ganemos, en esta ocasión para apoyar la campaña de boicot al Gobierno de Israel

Los miembros del Grupo Popular, en sus escaños del Salón de Plenos de Córdoba
Los miembros del Grupo Popular, en sus escaños del Salón de Plenos de Córdoba
El Gobierno local saca adelante las ordenanzas fiscales tras eliminar de un plumazo 33 enmiendas de la oposición

Tras eliminar de un plumazo las 19 enmiendas presentadas por el PP, “todas ellas con reducciones de impuestos”, según ha expuesto el viceportavoz popular, José María Bellido, así como otras siete del Grupo Mixto-UCOR y otras tantas de Ciudadanos, el equipo de gobierno local de PSOE e IU, con el apoyo de Ganemos, ha sacado adelante la aprobación inicial de las ordenanzas fiscales que regirán los bolsillos de los cordobeses durante el próximo año y que, en esencia, supone un incremento medio del 0,7%.

A la edil de Hacienda, Alba Doblas, le tocó bailar con la más fea y tratar de justificar unas ordenanzas que “no son la ideales”, pero, al menos, atiende a razones de justicia social en el sentido de que pagarán más los que más tienen y viceversa, al tiempo que recordó la “agobiante” presión fiscal que se produjo durante todo el mandato del PP.

En este sentido, Carmen González (PSOE) ha destacado la aplicación de bonificaciones para rentas más bajas y el hecho de que se podrán seguir manteniendo los servicios públicos municipales.

Por contra, desde el PP se calificaron las ordenanzas como un “claro afán recaudatorio” por parte del equipo de gobierno local y su aprobación “supondrá un auténtico palo para el bolsillo de las clases medias cordobesas”, en palabras de José María Bellido.

Las ordenanzas respaldadas hoy, y que tendrán que ser aprobadas definitivamente en el último Pleno del año, implican una subida del 2% en Sadeco, es decir dos euros de media por familia al año, según ha especificado Doblas, mientras que para el resto de tasas prácticamente se mantienen como están.

Derogación de la LRSAL

De igual modo, en el Pleno se aprobó la solicitud al Gobierno central ara que derogue la actual Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL), al mismo tiempo que se comprometa a tramitar "de forma inmediata" una modificación legislativa que devuelva con urgencia a los ayuntamientos las competencias en materia de prestación de servicios sociales y de promoción y reinserción social.

En este punto se ha pedido, igualmente, que se consideren "servicios esenciales" los destinados a la evaluación e información de situaciones de necesidad social y atención inmediata a personas en situación o riesgo de exclusión social, amén de que el Servicio de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Córdoba continúe con las gestiones oportunas para dotar a la Delegación de Servicios Sociales "del personal necesario" para ejecutar su labor. La moción salió adelantes con la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del PP.

Se trata de una ley que “pisa el cuello a los ayuntamientos en materia de servicios sociales”, ha considerado Alberto de los Ríos, concejal de Ganemos, quien ha añadido que existen claras diferencias entre partidos a la hora de priorizar y para nosotros “no es lo mismo un mercado gourmet que estos servicios imprescindibles”. También Rafael Castillo, de IU, ha señalado que “quienes más saben de estas carencias son los trabajadores de Servicios Sociales y a ellos habría que preguntarles”.

A la gresca con Israel

Y de nuevo se ha vuelto  a producir un distanciamiento entre socios de gobierno. En esta ocasión fue la moción de IU y Ganemos para que el Pleno se adhiriera a la campaña del colectivo Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra el Apartheid de Israel contra el pueblo palestino. La abstención del PSOE (7 concejales) ha permitido que la oposición de PP (11 ediles) y Ciudadanos (2) echara por tierra la moción de los 8 concejales que estaban detrás. Igualmente, UCOR se abstuvo.

pleno 3

Curiosamente, no hubo ninguna formación que no criticara la actitud represiva del Gobierno israelí contra el pueblo palestino, pero las justificaciones de no apoyar esta campaña ponían la imagen y los intereses de Córdoba por delante de los derechos humanos. Así, el PP ha afirmado sumarse “a las denuncias contra las violaciones de países como Israel y Venezuela”, pero “no se puede culpar a todo un pueblo por los desmanes de sus dirigentes” ni tampoco “apoyamos las decisiones que quieren romper con la cultura y la tradición de esta ciudad”, por voz de Salvador Fuentes.

De nada sirvió la diferenciación que pretendía hacer entender Pedro García (IU) sobre antisemitismo y antisionismo, porque finalmente se acabó rechazando.

Presupuestos de la Junta para 2016

Además de manifestar el Pleno su voluntad de continuar perteneciendo a la Federación Andaluza de Municipios Y Provincias (FAMP) y de exigir a la Comisión Nacional de Mercado de Valores que aclare de forma clara y accesible la titulación final de las hipotecas (firmado por todos, salvo por UCOR), otros de los puntos tratados en la sesión plenaria de esta mañana fue la moción que presentaba el PP sobre el proyecto de presupuesto de la Junta para 2016 y las inversiones previstas para Córdoba en la que se pedía a la Administración autonómica la incorporación de partidas para proyectos pendientes como la reforma del Hospital Reina Sofía, la rehabilitación de la Axerquía Norte, la reforma de la Ronda del Marrubial y de la Avenida Carlos III o la financiación de la Orquesta de Córdoba.

En este sentido, PSOE, IU y Ganemos han planteado una enmienda a la totalidad, que es la que ha salido aprobada, en la que se insta a la Junta a incorporar en trámite parlamentario de los presupuestos autonómicos, que finaliza el próximo viernes, partidas suficientes para ampliar el hospital, finalizar el centro de salud de Huerta de la reina, ayudas para la instalación de ascensores así como para la rehabilitación de viviendas, la finalización del palacio de Congresos de la calle Torrijos, el Plan Andaluz de la Bicicleta (PAB), la puesta en valor del Yacimiento de Cercadillas, el arreglo del Marrubial y los huertos urbanos en el Cordel de Écija.

Pero, al mismo tiempo, exige al Gobierno central que "devuelva los 3 millones de euros que se retiraron de los PGE para Córdoba", de tal modo que se pueda destinar esa cantidad a iniciativas como el desdoblamiento de la N-432, la segunda fase de la variante Oeste, la Biblioteca Provincial, el Museo Arqueológico, el Archivo Provincial, infraestructuras culturales o turísticas en Miraflores, la reforma de la Comisaría de Campo Madre de Dios, el relanzamiento de Rabanales 21 o la urbanización de los terrenos de la antigua cárcel de Fátima.

Y aquí vino la sorpresa, ya que salió adelante por unanimidad de todos los grupos. Por un lado, el PP dio su visto bueno a las reclamaciones planteadas al Gobierno central, mientras que el PSOE hizo lo propio para con la Administración andaluza, con lo que al final, la que sale ganando es la ciudad de Córdoba.

Comentarios