Jueves 02.04.2020

ENTREVISTA AL PORTAVOZ DE STOP DESAHUCIOS, FRANCISCO GEA

«Hay gente quitándose de comer para que no le corten la luz y el agua»

La plataforma Stop Desahucios cumple cuatro años de andadura esta semana

Miembros de la Plataforma Stop Desahucios en el Centro Cultural Rey Heredia esta semana. En primer término, Francisco Gea
Miembros de la Plataforma Stop Desahucios en el Centro Cultural Rey Heredia esta semana. En primer término, Francisco Gea
«Hay gente quitándose de comer para que no le corten la luz y el agua»

Referente a nivel nacional, la Plataforma Stop Desahucios de Córdoba puede llevar a gala el hecho de haber contribuido decisivamente a que ni un solo cordobés haya sido expulsado de su hogar. A lo largo de este tiempo, el perfil de familia que necesita ayuda ha cambiado. Continúan los problemas con las hipotecas, pero ahora se unen los relacionados con la dignidad de la vivienda y el pago de suministros. Esta agrupación de familias clama porque se ponga en funcionamiento una Oficina Municipal llena de carencias en cuanto a personal y recursos económicos. En realidad están haciendo muchas cosas que deberían hacer las instituciones. Pero los organismos oficiales no están allí. Ellos sí. Donde se les necesita.

Varios años de funcionamiento y ni un cordobés en la calle tras ser expulsado de su casa.

Hoy en día tenemos ese orgullo y ninguna de las familias que ha pasado por un proceso de desahucio está en la calle. Al principio tuvimos un caso, el de Lourdes, una compañera, a quien la comisión judicial dejó en la calle. Días después tuvo la suerte de encontrarse con su puerta abierta, y como tenía que proteger sus enseres se quedó dentro otra vez. Cuando se celebró el juicio ya habíamos conseguido la alternativa de una vivienda de la Junta. Salvo ese caso un poco especial ninguna familia ha estado en la calle.

¿Cómo ha sido posible algo que, al menos desde fuera, se puede ver como una hazaña?

Es por las ganas de agruparse para luchar de la gente. Y cuando hablamos de lucha nunca hablamos de lucha violenta. Hemos insistido en eso desde el principio. Cuando las primeras veces nos poníamos delante de los bancos venían los furgones de la policía con los agentes muy pertrechados. Claro, no sabían quiénes éramos y nos veían gritar. Hoy en día no vienen. Y si hay un coche está retirado. Hemos demostrado que somos muy perseverantes y que podemos dar mucha guerra, pero sin violencia. Y eso ha hecho que seamos referente nacional.

No somos una ong, no somos asistencialistas, somos familias que nos juntamos para luchar

¿Cómo funciona Stop Desahucios en el día a día?

Cuando empezamos no teníamos infraestructura alguna de trabajo. Hemos ido creando comisiones y puntos de información. Nos parecía que teníamos que estar dentro de los barrios. Y en este caso las asociaciones de vecinos nos prestan una ayuda muy importante. Tenemos seis puntos de información: Valdeolleros, Miralbaida, Sector Sur, Santuario, Fátima y Axerquía. A ellos puede acudir cualquier familia con cualquier problema que tenga con la vivienda. En este aspecto solemos aclarar algo. No somos una ong, no somos asistencialistas, somos familias que nos juntamos para luchar. Así que la idea es que cada familia se empodere y sea capaz de asumir su problema, pero no sola. Su problema es de todos. Y todos los demás su problema. Eso hace que se sienta más acogida y protegida. Una vez que los puntos de información toman sus datos y analizan el problema en cuestión, se derivan a un grupo de afinidad y apoyo mutuo. Son familias de la zona de los afectados que se reúnen para tratar sobre sus casos y cómo se van desarrollando.

En cuatro años, ¿cómo han evolucionado los problemas que os plantean?

El perfil ha variado completamente. Cuando empezamos lo hicimos solo con el problema hipotecario. Pero después nos hemos ido encontrando con otras realidades. Por ejemplo con muchas familias que perdían su vivienda por no poder pagar el alquiler. El problema hipotecario continúa, pero tenemos para ello a una comisión de negociadores con los bancos, y no tenemos ni que acudir a protestar a las puertas. Pero luego está este otro asunto del alquiler. Y se suma uno más, la dignidad de la vivienda. Es un salto cualitativo que hemos dado. No se trata sólo de tener una vivienda, sino de que sea digna. Y aquí entran en juego los suministros básicos.

STOP DESAHUCIOS

¿Qué os estáis encontrando en ese aspecto de los suministros?

Cuando hablamos de suministros básicos hablamos de agua, gas y luz. Pero no lo planteamos como barra libre. Cuando una familia no puede hacer frente al pago de esos suministros, pues las empresas eléctricas, por ejemplo, que son grandes..., grandes... no sé cómo llamarlas para no decir una barbaridad... bueno, grandes estafadoras de este tiempo, tienen los recursos suficientes como para ofrecer un mínimo vital. No estamos diciendo que no pague nadie o que gasten lo que quieran. De lo que se trata es de que aquellas familias que puedan demostrar su imposibilidad para pagar no tengan que recurrir al enganche Hay muchas familias enganchadas en la ciudad, y eso es un peligro para las mismas familias. Apostamos por ese mínimo vital y negociarlo con las instituciones.

Tenéis una comisión para las negociaciones con instituciones, bancos o energéticas, ¿Es buena la disposición de estos organismos?

Bueno, bueno, bueno... digamos que estos organismos deben todavía aprender mucho de asuntos de negociación. Además las soluciones que aportan son pequeñas, no terminan con los problemas. Creemos además que no sólo servicios sociales debe dar respuesta, sino que tienen más capacidad, por ejemplo por sus recursos, las empresas energéticas.

¿Hay un mapa en este problema con los suministros? Es decir, barrios de Córdoba donde se den más

Esto se plantea con frecuencia. Hay unas bolsas de pobreza tradicionales en la ciudad, pero no sólo en ellas se dan estos problemas de forma localizada. Lo que pasa es que sí se detectan con más facilidad. Pero igualmente se detectan en otros barrios obreros y no tan obreros, y tienes a la persona mayor que no puede pagar la electricidad ahí metida en su piso con la mantita. Hay mucha gente quitándose de comer para que no le corten la luz y el agua.

La Oficina de la Vivienda es una herramienta excelente creada con toda la buena intención

¿En qué situación se encuentra la Oficina Municipal en Defensa de la Vivienda? Es una de vuestras reivindicaciones constantes.

Es una herramienta excelente creada con toda la buena intención. Pero tienen recursos muy limitados tanto económicos como en personal. Le pedimos al Ayuntamiento que idee fórmulas. Esa oficina tiene que funcionar, porque puede ser la respuesta para que Stop Desahucios no tenga que estar en la calle. Somo familias normales y corrientes y no queremos estar en la calle.