Viernes 19.10.2018
Cordoba Hoy

CONVENIO ENTRE SADECO Y ARCA DE NOÉ

Un proyecto piloto permite el control de hasta cuatro colonias de gatos de la capital

En la ciudad existen al menos un centenar de colonias felinas callejeras que podrían suponer un problema para la convivencia con los vecinos

Uno de los gatos de la colonia del Rectorado
Uno de los gatos de la colonia del Rectorado
Un proyecto piloto permite el control de hasta cuatro colonias de gatos de la capital

Al césar lo que es del césar, y si muchas veces hay que regañar por lo que se hace mal, también son dignas de alabanza las acciones bien hechas. La portavoz de El Arca de Noé, Miriam Mengual, tuvo ayer palabras de agradecimiento hacia Sadeco, por permitirles poner en marcha desde hace ya dos meses y medio un proyecto de control de colonias de gatos en la capital, con el que "ya tenemos prácticamente controladas cuatro de esas colonias" mediante el método CER (captura, esterilización y retorno).

Esas colonias son las del Rectorado de la UCO, la Asomadilla en el Distrito Norte-Sierra, el Hospital de Los Morales en la Sierra y la de los Jardines de Orive, en la Zona Centro. No obstante, según Miriam Mengual, ya se está actuando también en las colonias ubicadas en la Fuensanta, el Real Jardín Botánico, el embarcadero de Miraflores, la Noria de la Ribera (que se ha logrado limpiar de restos de basura que los visitantes arrojaban a los felinos)  en la granja del Estado del CSIF, "donde los profesionales son conscientes de los beneficios que supone tener una colonia de gatos controlada para evitar plagas de roedores y de insectos". 

Los gatos del Vial

Por otra parte, y al margen de este convenio, las protectoras están actuando igualmente en la colonia instalada en el Vial. "Aquél no es un lugar idóneo y se trata de una colonia problemática que tiene que ser trasladada; hasta entonces estamos realizando también castraciones de control", ha añadido Mengual.

El problema es que en la capital cordobesa hay "muchísimas colonias", aproximadamente un centenar, y pueden llegar a ser un problema para la convivencia con el vecindario. De ahí las bondades del convenio entre Sadeco y las organizaciones protectoras de animales para la puesta en marcha de este proyecto piloto mediante un sistema que "recomiendo la Organización Mundial de la Salud", en palabras del presidente de la empresa pública, Pedro García (IU).

La idea no es sólo el control físico de las colonias de datos callejeros, "que se han visto reducidas en el poco tiempo que llevamos", sino también mantener una convivencia sana con los vecinos. Y para ello se está educando también a los cuidadores naturales de cada barrio para que les alimente correctamente (no con sobras ni comida casera) y se limpie la zona (no sólo de los restos que puedan dejar los felinos, sino también de efectos malsanos del botellón o restos de basura arrojadas por las personas.

Según la responsable de la protectora, "al final del proyecto tendremos una decena de colonias controladas con lo que eso conlleva".