PREVISIONES- AGUA

Los embalses del Guadalquivir, en situación de alerta por la falta de lluvia

Embalse de La Encantada, en Las Jaras de Córdoba
Embalse de La Encantada, en Las Jaras de Córdoba

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Antonio Ramón Guinea, ha advertido este martes de que, "si la situación no cambia y las precipitaciones no llegan", la campaña próxima de riego "no podrá ser normal", por lo que "habrá que manejar dotaciones de riego más reducidas".

Así lo ha subrayado en una rueda de prensa, acompañado por el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, en la que además, ha señalado que la Cuenca del Guadalquivir está en "un periodo seco, con varios años de precipitaciones relativamente bajas", y como consecuencia de ello, según ha agregado, "la situación global de la cuenca se acerca ya a la alerta en los niveles que se prevén en los estudios de sequía y planes hidrológicos".

De hecho, ha recordado que "en algunas pequeñas zonas ha habido situaciones de emergencia", después de que este verano ha habido tres casos "puntuales" que "no han podido desarrollar su campaña de riego con normalidad", como el área del Guadalbullón (Jaén), el río Corbones (Sevilla) y la zona de Colomera y Cubillas (Granada).

Al respecto, el presidente de la CHG ha comentado que "en la provincia de Córdoba no hay ninguna zona en emergencia, pero sí en alerta porque es la situación general de la cuenca en su conjunto".

En cualquier caso, ha remarcado que "los regantes podrán regar, pero no con las dotaciones normales que han tenido este año", de manera que ha adelantado que "el desembalse del sistema de regulación general de 1.200 millones de metros cúbicos el año que viene no se podrá asumir con la capacidad total".

En este sentido, Antonio Ramón Guinea cree que "se podrá desembalsar la mitad y reducir las aportaciones", aunque ha aclarado que "no se pueden poner números hasta que no se vea cómo se desarrolla el otoño y el principio del invierno".

Según ha apuntado, para el día 30 de este mes está convocada la comisión de desembalses para que "todo el mundo conozca cuál es la situación y la evolución previsible", así como "adoptar entre todos las medidas oportunas para que el daño sea el menor y la eficacia y eficiencia del agua disponible la mayor posible".

Preguntado por si va haber regadíos extraordinarios en invierno, el presidente del organismo de cuenca ha señalado que "en principio" cree que no en la situación actual. "Puede haber algún caso muy puntual, pero las previsiones son que no se podrán conceder esos riegos", ha apostillado.

Mientras, ha valorado que "se ha permitido programar un pequeño complemento para terminar la campaña de riego hasta el 15 de octubre en las zonas que no habían consumido sus dotaciones completas", algo que supone "una medida habitual y un volumen de agua pequeño, unos 40 millones de metros cúbicos, que no es muy significativo, aunque siendo importante su aplicación".

Y respecto al abastecimiento del agua a la población, ha subrayado que "no es el mismo caso, porque los recursos necesarios siguen estando disponibles", aunque "evidentemente hay que ser muy prudentes en el uso y pedir a todos los ciudadanos y las entidades que extremen todas las medidas y prácticas que conduzcan a un ahorro y cuidado del agua", ha solicitado.

Entre otras razones, ha añadido, "la mayoría de los abastecimientos dependen de otros sistemas, no el de regulación general, y la situación es más favorable, aunque sin optimismo desatado".