lunes 13.07.2020
Cordoba Hoy

SIN CONTAR CON POLICÍAS NI BOMBEROS

CTA calcula un mínimo de 367 contrataciones nuevas para que el Ayuntamiento funcione sin agobios

Desde 2010 hasta 2019 se perdieron 333 personas de plantilla, especialmente laborales, y las previsiones son de otras 211 bajas hasta 2025
Llegada de nuevos funcionarios al Ayuntamiento en 2018
Llegada de nuevos funcionarios al Ayuntamiento en 2018
CTA calcula un mínimo de 367 contrataciones nuevas para que el Ayuntamiento funcione sin agobios

El sindicato CTA, mayoritario en el Ayuntamiento de Córdoba, con la presidencia del comité de empresa en sus manos, ha lanzado la voz de alarma por el deterioro de los servicios municipales, no por la falta de profesionalidad de la plantilla, sino precisamente por una acuciaste falta de personal, que no se va a resolver tampoco este año, ya que en la oferta pública de empleo "se cargan las tintas en el Área de Seguridad, con Policía Local y bomberos", pero a costa del resto de servicios.

Francisco Moro, secretario provincial del sindicato, ha sido tajante en este sentido. En su opinión, si la seguridad es importante y quizá sea también lo que más se refleja al exterior cara al usuario, también lo es el funcionamiento del resto del Consistorio, donde a día de hoy existen enormes carencias de trabajadores y trabajadoras, y eso que "se han privatizado los servicios calculamos a día de hoy que en un 70 por ciento".

Directiva de la CTA en el Ayuntamiento

Por cierto que como curiosidad, Moro ha indicado que la única época en la que había un cero por ciento de servicios privatizados fue cuando Julio Anguita era alcalde, mientras que se superó ya la psicológica cifra del 50 por ciento "con Paco Tejada de responsable de personal con Rosa Aguilar de alcaldesa, con lo que este problema no es sólo de la derecha".

"Sólo en la época de Julio Anguita había un 0% de privatización, con Rosa Aguilar se pasó el 50% y ahora está en un 70% del servicio municipal"

Eso ha provocado que, por ejemplo, en 2019 se hayan llegado a sumar hasta 322 días en los que alguna de las 12 bibliotecas que forman parte de la red municipal "en algún momento dado hayan tenido que cerrar porque no se podía cubrir el servicio por falta de personal". Eso teniendo en cuenta que, salvo la central, que abre de mañana y tarde, las demás cierran las puertas a partir de las 15.00 horas, y que los fines de semana ninguna de ellas abre, lo cual empeora aún más la situación.

Un vistazo actual a los servicios del Ayuntamiento -que no a las empresas y organismos municipales- indica, según los datos con los que cuenta la CTA, que harían falta un mínimo de 367 personas más (al margen de bomberos y policías), "y eso sería un mínimo urgente para no ir renqueando, porque las necesidades reales son mucho mayores, pero tenemos que ser realistas".

obras en la calle

Frente a esas carencias, los efectivos que hay en las áreas de mayor carencia, siempre sin contabilizar Seguridad, suman alrededor de 527. Cifras contundentes que tienen que contextualizarse para comprender la profundidad del problema, Según Moro, del total de 1.574 trabajadores y trabajadores que hay en el Consistorio (1.284 funcionarios y 290 laborales) habría que descontar cerca de un 30% en los próximos 10 años, por la cantidad de jubilaciones y prejubilaciones que se van a podrucir, ya que ese porcentaje es el que a día de hoy superan los 58 años, entre ellos el propio Moro que está a la espera de una incapacidad permanente por su enfermedad, por lo que necesitaría ya retirarse.

"En los próximos 10 años se jubilarán y prejubilarán cerca del 30 por ciento de la plantilla municipal"

Y es que un 30% suman 470 personas, redondeando, que dejarían de trabajar en el próximo lustro y eso, a la postre, necesita reponerse. Afinando más, con más de 60 años hay ahora mismo 65 laborales (el 22,4%) y 152 funcionarios (el 12%), mientras que entre los 55 y los 60 años se concentran 352 empleados y empleadas, es decir otro 22,4%.

Además, la evolución de la plantilla desde 2015 a 2019 (con un cogobierno de PSOE e IU) indica que se ha producido una curva claramente descendente al pasar de los 1.747 personas en plantilla (de los que 1.355 eran funcionarios) a los ya citados de 2019, lo que supuso una merma de 173 personas, un 9,9% de pérdida, con la llamativa situación de los laborales, en los que se ha perdido uno de cada cuatro.

Colocación de farolas nuevas en el Casco Histórico

Precisamente en los laborales es donde se concentran labores importantes para la CTA, como son alumbrado, vía pública, colegios, jardines y talleres que nutren de servicio al Ayuntamiento en su conjunto.

Los últimos 10 años

La pérdida es todavía mayor mirando algo más allá. En 2010 la plantilla estaba conformada por 1.907 personas y bajó de los 1.700 en 2016. Las previsiones entre 2020 y 2025 son de ir perdiendo año tras año personal hasta sumar en esos seis años 211 bajas y quedarse en 1.359.

¿Cuáles son los ámbitos más necesitados en opinión de la CTA? Por peso específico, los técnicos de administración general, ya que son la base y piezas clave para que funcione el Ayuntamiento. Lo paradójico en este caso es que apenas hay unos 11, pero las necesidades apuntan a unos 30. También por número hay necesidades entre los auxiliares administrativos y administrativos. En total, son unos 90 auxiliares  y unos 150 administrativos, pero se requieren otros 50 auxiliares y 15 administrativos más.

"Las necesidades más acuciantes son 65 auxiliares y administrativos; medio centenar de jardineros de primera o una veintena de técnicos de administración general"

De electricistas se requieren una veintena mientras que ahora mismo sólo hay ocho, y de jardineros de primera habría que doblar el número actual que ronda el medio centenar. Sólo por poner un ejemplo. Luego están las plazas que ahora mismo están sin cubrir como son conductores maquinistas (que necesitan cubrir tres aplazas), conductores de motoniveladora (se necesitarían dos), capataz de parque móvil, analistas jefes de proyectos en el Centro de procesos de Datos (CPD) y se requieren dos, un técnico de telefonía otro trabajador de almacén, un ayudante de biblioteca infantil o auxiliares de biblioteca, mientras que, por ejemplo en Mediación de Información al Consumidor no hay tampoco administrativo.

Y a efectos muy prácticos, en la Oficina de Atención al Ciudadano para la Recaudación harían falta otras 15 personas para que la recaudación fuera realmente efectiva y llegara dinero con fluidez a las arcas municipales.

Comentarios