Martes 18.12.2018

UNA MALA EXPERIENCIA PARA 24 ALUMNOS DE LA UCO Y OTROS 1.500 PASAJEROS

Un crucero de ensueño que acabó transformado en "una auténtica pesadilla"

Un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Córdoba denuncian "la estafa" de una agencia de viajes que "en lugar de un crucero les vendió una semana de supervivencia"

Comida que daban a los pasajeros en el supuesto crucero
Comida que daban a los pasajeros en el supuesto crucero
Un crucero de ensueño que acabó transformado en "una auténtica pesadilla"

"Una verdadera pesadilla" fue la que experimentaron 24 alumnos de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Córdoba (UCO). Después de todo un año esperando para realizar su viaje de fin de carrera, un magnífico crucero por el Mediterráneo, no fue pequeña la "desilusión" que se llevaron al darse cuenta de que nada de lo que les habían prometido en la agencia de viajes se cumplió, que todo "era una falsa" y de que "un viaje que prometía ser una maravilla acabó convirtiéndose en una lucha por la supervivencia". 

Imágenes del crucero 2

Así, lo han denunciado estos alumnos que afirman haber sido "estafados". Todo comenzó el pasado día 2 de abril, cuando llegaron hasta Málaga para embarcar en el crucero que habían contratado a fin de celebrar el final de su carrera universitaria. Una vez allí, la primera en la frente fue el barco, que más que un transatlántico era "un ferry grande, cuyas condiciones eran bastante lamentables", explica Lourdes Algar, una de las afectadas. Según se han quejado, los bares "no estaban casi nunca abiertos, las puertas de las habitaciones se abrían y se cerraban solas y los camarotes no tenían nada que ver con lo que nos presentaron desde la agencia". 

Lo peor, prosiguen, vino con el servicio, sobre todo, en la comida. "Lo que se suponía un buffet libre, era un menú de colegio, donde día y noche se repetía lo mismo: Pasta, arroz y pollo, incluso, de un día para otro". Todo esto unido a que "no tuvieron en cuenta las intolerancias de lactosa ni a los pasajeros celiacos", lo que supuso que los dos primeros días "estuvieran comiendo sólo arroz". Además, se quejan los estudiantes, los platos, en principio reservados para los pasajeros que tuviesen alguna intolerancia, estaban "mal indicados y muchos asistentes tuvieron que ir a la enfermería, en más de una ocasión, debido a que consumieron lactosa sin saberlo".

Imágenes del crucero 3

Por otro lado, "no se hizo simulacro alguno de emergencia" y los alumnos estuvieron una semana en el mar "sin saber qué hacer en caso de accidente, además de que la naviera era italiana y pusieron sólo un vídeo que explicaba las normas de seguridad del barco en este mismo idioma", se quejan.

Con todo esto, estos 24 universitarios, junto al resto de los 1.500 pasajeros, tuvieron que ponerse de acuerdo para hacer presión, porque "no nos daban hojas de reclamaciones y, finalmente, ya en España, seis después del comienzo del viaje, fue la Policía Local de Palma de Mallorca, donde finalizó el crucero, la que obligó a la naviera a entregar las hojas de quejas". 

Imágenes del crucero 4

Ahora, estos alumnos exigen que, al menos, se les devuelva el dinero que pagaron para disfrutar de su crucero, una cantidad que asciende a más 700 euros "tirados a la basura", junto a una indemnización por los daños causados, ya que, entre otras coas, tenían que "comprar la comida en los supermercados de las ciudades por las que pasaban". Dicen que fue una semana en la que, en lugar de disfrutar su viaje de fin de carrera, "estábamos deseando de llegar a casa de vuelta".

Comentarios