LA MAYOR PARTE POR ASISTENCIA EN VIAJE

Córdoba registró el pasado año 168.685 percances en el seguro del automóvil

Un informe de la Unespa señala que hubo 14.235 casos por daños propios que cubre el seguro a todo riesgo, mientras que sólo 27 fueron por retirada del carné de conducir

Un accidente de tráfico con tractor en la localidad de Lucena
Un accidente de tráfico con tractor en la localidad de Lucena

Ya sea en desplazamientos cortos o en viajes largos, el seguro está ahí para prestar apoyo a sus clientes. Así lo demuestra el hecho de que, cada año, las aseguradoras realizan casi 4 millones de asistencias en carretera. Éste es uno de los datos que aparecen recogidos en el capítulo dedicado a los percances del automóvil del 'Informe Estamos Seguros 2016', publicado recientemente por la Unión Empresarial del Seguro (Unespa).

En la provincia de Córdoba, el total de percances en el seguro de automóviles alcanzó los 168.685, de los que 63.174 correspondieron a asistencia en viaje. En segundo lugar destacaron el pasado año los 39.435 percances con responsabilidad civil material y los 32.820 daños en lunas. El siguiente motivo con más percances para los cordobeses fue, según el mismo informe, los de daños propios, con 14.235 percances, mientras que hubo 9.965 con responsabilidad civil corporal.

En el lado contrario de la balanza se plantearon 3.919 percances de defensa jurídica, 2.624 robos o los 1.741 percances por reclamos de daños. Ya en mucho menor escala están los 568 percances con ocupantes, 177 por incendio y, finalmente, los 27 por retirada del carné de conducir.

A nivel nacional, la llamada a la grúa es el problema más habitual que tienen los conductores, pero no el único. Cada ejercicio, de hecho, el seguro resuelve unos 10,8 millones de problemas de sus clientes. Otros percances muy habituales son los partes que se dan sin contrario. Es decir, los llamados 'daños propios' del seguro a todo riesgo. Suman 2,5 millones de incidentes. Le siguen los golpes con contrario, que quedan englobados dentro del seguro a terceros o de responsabilidad civil, con 1,9 millones de casos al año.

Protección especial

La asistencia en carretera es una protección especialmente conveniente para los conductores que realizan desplazamientos largos, como los que se dan en estas fechas estivales. Pero hay otras coberturas que conviene tener a mano en el verano. Una, por ejemplo, es la protección frente a la rotura de lunas. En carretera es frecuente que las piedras pequeñas salgan proyectadas y, al golpear el cristal, dejen una grieta. El seguro resuelve cada año 1,9 millones de percances como este. Otra protección muy útil es el recurso de multas. Las aseguradoras ponen a trabajar a sus equipos de defensa jurídica 222.349 veces cada año para atender peticiones en esta materia y otras cuestiones legales.

Los servicios realizados por el seguro también varían en función del tipo de vehículo y el uso que se dé al mismo. Así, los vehículos de dos ruedas (motos, escúteres y ciclomotores) son los más propensos a hacer uso de la asistencia en carretera. El siniestro de daños propios, en cambio, es típico de los turismos. Hay que recordar que los coches constituyen la categoría de vehículo más propensa a asegurarse a todo riesgo porque, en su mayor parte, son de uso privado. Mientras, los vehículos más grandes y pesados generan fundamentalmente percances con daños materiales. En esta situación se encontrarían la maquinaria agrícola e industrial, los remolques, los autobuses y, en menor medida, los camiones.

Unespa representa a más de 200 entidades aseguradoras y reaseguradoras que reúnen cerca del 96% del volumen de negocio asegurador en el mercado español. Desde 1977, defiende los intereses de sus asociados frente a todo tipo de organismos e instituciones nacionales e internacionales.