miércoles 23.09.2020
Cordoba Hoy

Desacuerdo con el Ayuntamiento

El CMC pide aplicar la normativa urbanística a los veladores de los puestos de caracoles

El Consejo señala que durante cuatro meses están instalados en las calles y, por tanto, deben reunir las mismas condiciones  exigidas a los negocios estables de hostelería
Veladores con los puestos de caracoles
Veladores con los puestos de caracoles
El CMC pide aplicar la normativa urbanística a los veladores de los puestos de caracoles

El Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC), respecto a la convocatoria de puestos de caracoles para 2020, con instalación de veladores, ha acordado por unanimidad mostrar su desacuerdo porque el Ayuntamiento este año haya decidido los puestos a instalar (al parecer 43) sin contactar con el Consejo para que informe al respecto, como ha venido pasando los tres últimos años, lo que evitó conflictos vecinales innecesarios.

El CMC apoya esta tradición cordobesa solicitando que se mantenga como 'puesto de caracoles' evitando su deriva hacia negocios de hostelería, cada vez más permanentes y que generan competencia desleal. Los casi cuatro meses que ya funcionan los convierte no en puestos esporádicos, sino en instalaciones fijas discontinuas que deben reunir todas las condiciones exigidas a los negocios estables de hostelería.

Respecto a la instalación de veladores, el Consejo requiere que se cumpla la ordenanza al respecto con la interpretación acordada en la Mesa de Veladores por todas las partes, al igual que se debe hacer con los negocios hosteleros estables. En este sentido, hay que controlar el tipo de carpa o toldaje que se instale, el horario de funcionamiento, la extensión máxima a ocupar (40 metros cuadrados, no más de 12 veladores) y el respeto al mobiliario público, zonas verdes, fuentes o las normas de accesibilidad.

Para ello, es necesario desarrollar, durante toda la campaña, una labor de inspección sobre los puestos de caracoles y los veladores anexos por parte de disciplina urbanística y Policía Local para asegurar que se atienen a la autorización concedida. Asimismo, hay que exigir que se muestre públicamente el terreno que se le autoriza para veladores y su disposición mediante un cartel con todos los detalles necesarios.