sábado 19.09.2020

para formar al personal necesario para el servicio

El Cercanías se enfrenta a un retraso "innecesario" de entre tres y cuatro meses

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, pide una reunión con Fomento al más alto nivel y el Consejo del Movimiento Ciudadano señala que los conductores e interventores conocen ya de sobra el recorrido y no requieren de formación añadida

Isabel Ambrosio y Juan Adrés de Gracia
Isabel Ambrosio y Juan Adrés de Gracia
El Cercanías se enfrenta a un retraso "innecesario" de entre tres y cuatro meses

Finalmente, los datos que se necesitaban de Renfe para iniciar la reacción del contrato del Cercanías han llegado al Ayuntamiento. Así lo ha dado a entender esta mañana la alcaldesa, Isabel Ambrosio, quien ha vuelto a insistir en que se lleve a cabo una reunión al máximo nivel "que ya hemos demandado hasta en cinco ocasiones al Ministerio de Fomento".

Y es que, a pesar de contar ya con esos datos desde el pasado martes, se ha producido una nueva y sorprendente causa para que haya un retraso significativo en la puesta en marcha del servicio de entre tres y cuatro meses después de que se produzca la firma del contrato, según Renfe, que lo ha justificado en el hecho de que ésa es la necesidad de tiempo para poder contratar y formar al personal que tienen que estar al servicio del Cercanías.

"Aunque estemos de vacaciones, la agenda de la alcaldesa está abierta para ese encuentro en el que habría que ir cerrando una serie de puntos con el Ministerio, pero especialmente el que se refiere a su puesta final en funcionamiento", ha señalado la regidora para añadir que "el Ayuntamiento sigue dispuesto a sacar adelante el proyecto de Cercanías".

Ejemplo de ello, según Ambrosio es que el Consistorio únicamente estaba a la espera de los datos para redactar el pliego técnico que se va a incorporar a las cláusulas administrativas que se derivarían al Área de Gestión, donde, "una vez que pase los informes jurídicos de la Asesoría Jurídica y el informe de la Intervención, tendrá que ser aprobado por la Junta de Gobierno Local y, posteriormente, aceptado para que sea una adjudicación directa", ha incidido Ambrosio.

Isabel Ambrosio y Juan Andrés de Gracia 2

Por el momento, sólo Renfe podría asumir la prestación del servicio, pero para realizar esa adjudicación directa primero la empresa pública estatal tiene que dejar constancia de que asume ese compromiso. Eso, en palabras de la regidora cordobesa, hubiera supuesto dos meses como máximo, con lo que se estaban hablado de un Cercanías en marcha para el inicio del próximo curso escolar.

El problema es que Renfe nunca había hablado antes de esos meses necesarios para la formación de personal y que supondrían un serio retraso del proyecto. Pero a eso se le ha añadido otra 'sorpresa' más: El incremento de casi el doble, un 92% para ser más concreto, de lo que le va a costar al Ayuntamiento cordobés la puesta en servicio de Cercanías.

Aumento de la aportación municipal

Según Ambrosio, se han pasado de unas estimaciones de 1.150.000 euros a 2.217.000 actuales, con lo cual "ahora más que nunca se exige que se declare obligación de servicio público, porque estos costes son muy difíciles de mantener durante mucho tiempo por nuestra parte". Un incremento que tiene que ver con una ampliación importante del canon que paga Renfe a Adif para el uso de sus instalaciones y de su equipamiento y que fue comunicado a Córdoba el pasado  27 de junio.

Aún así, la alcaldesa ha señalado que el proyecto es viable con 24 servicios los días laborales y 12 los festivos y fines de semana, y que, "en el peor de las estimaciones, creo que las vamos a superar con creces son 116.000 viajeros al año". Unas cifras con margen de crecimiento dentro de una apuesta por un modelo de ciudad con transporte público sostenible y adecuado a las dimensiones de esta ciudad y con la idea de intermodalidad con el taxi, la bicicleta y los recorridos a pie.

Acompañando a la alcaldesa ha estado también Juan Andrés de Gracia, presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC), para quien el proyecto es "necesario" para la ciudad y por ello, "no queremos esperar a enero". Al respeto, ha exigido que el Gobierno central "tampoco se tome vacaciones en esta materia" fundamental para la periferia y la Universidad. En este sentido ha querido aclarar que se trata de un Cercanías puro y duro, que es lo que puede acabar siendo servicio publico obligatorio.

Isabel Ambrosio y Juan Andrés de Gracia

De Gracia no ha ocultado su malestar con el nuevo plazo puesto por Renfe, así como las nuevas condiciones económicas, ya que ni en el mandato anterior ni en el actual "nunca se dijo que se necesitarían cuatro o cinco meses para formación y siempre se había dicho desde el principio que el proyecto se podía poner en marcha inmediatamente después de la firma del convenio".

Es más, el CMC ha contactado con trabajadores del sector ferroviario que les han dicho que "no hay ninguna pega real para que se tarde todo ese tiempo, porque el recorrido lo hacen los interventores y maquinistas diariamente desde otras circunstancias y por tanto están ya formados". Otro cuestión diferente son las dos estaciones que faltan y los aparcamientos de acceso a las estaciones, que corresponden plenamente a Adif.

El presidente del Consejo ha vuelto a solicitar al Ayuntamiento que ponga en marcha el servicio junto con la Junta de Andalucía y cuando pueda que se integre el Gobierno central. En cualquier caso, "seguiremos pendientes de que Fomento, Adif y Renfe hablen en agosto con la ciudad y llamen para cerrar este proyecto y que en septiembre esté en marcha".