Lunes 25.05.2020

MOVILIDAD SOSTENIBLE

El Ayuntamiento prepara una normativa sobre las bicicletas basada en la lógica

El vehículo dejará de ser un elemento 'híbrido' que tan pronto puede circular por calzada y acera y tendrá que respetar todas las normas de circulación, tales como preferencias de paso, sentido de la circulación o semáforos

Un hombre circula en bicicleta en una calle peatonal de la ciudad
Un hombre circula en bicicleta en una calle peatonal de la ciudad
El Ayuntamiento prepara una normativa sobre las bicicletas basada en la lógica

El uso de la bicicleta en la ciudad de Córdoba es una práctica cada vez más extendida, quizá menos que en otras localidades vecinas, como Sevilla, donde en los últimos se ha incrementado hasta un 6% su utilización urbana, pero resulta innegable que ha crecido igualmente a ojos vista. Por este motivo, el Ayuntamiento de Córdoba está trabajando en una regulación que sirva de complemento específico a la actual normativa de ámbito estatal, que concreta una directrices básicas para la movilidad del ciclista, pero que "resultan insuficientes para garantizar el comportamiento seguro del ciclista local", según han señalado a este periódico fuentes municipales.

Y es que, frente a los medios de transporte convencionales, la bicicleta cuenta, indudablemente, con una serie de ventajas que no se limitan a ser individuales, como el hecho de ser más económica a la hora de adquirirla y mantenerla, sino que trasciende al resto de la sociedad al considerarse de forma objetiva más ecológica (es silenciosa, tiene un reducido gasto energético y no contamina), más eficiente (consume 50 veces menos energía que un turismo) y más segura (por sí misma no es peligrosa y tiende a calmar el tráfico).

Pero, además, es rápida (supone el medio más rápido en trayectos inferiores a cinco kilómetros, es decir más de la mitad de los urbanos), tiene una mínima ocupación de espacio (siete bicis aparcadas ocupan el espacio de un coche, y precisan circulando un 10% del espacio de un turismo) y es versátil e intermodal (fácilmente transportable, y en muchas ocasiones permite el cambio de medio de transporte, como el ferrocarril o, incluso, autobuses de Aucorsa, con los modelos plegables.

Obligado cumplimiento

Ventajas que, sin embargo, no le otorgan a un ciclista la libertad absoluta para hacer lo que le venga en gana por la ciudad. Dentro de esa normativa que está preparando el Ayuntamiento ya se pueden adelantar algunos elementos que serán e obligado cumplimiento. Así, por ejemplo, será obligatorio llevar un timbre incorporado, así como un "sistema de frenado eficaz en ambas ruedas".

La bicicleta, igualmente, tendrá que tener luces de posición delantera y trasera, y estar provistos de catadióptricos (piezas de plástico generalmente naranjas o blancas que tienen la propiedad de reflejar y refractar la luz a la vez), tanto traseros como laterales, aconsejables también en los radios de las ruedas y en los pedales, cuando las condiciones ambientales hagan necesario el uso de alumbrado en los vehículos.

Y no es para tomarlo a broma, ya que el Ayuntamiento considerará que "los incumplimientos anteriores generan responsabilidad", y eso traducido a un lenguaje llano y de calle implica multa o sanción, para que todo el mundo lo entienda.

Los ciclistas estarán considerados jurídicamente como 'conductores'

Además, los ciclistas están jurídicamente considerados 'conductores', y, por tanto, tienen todas las obligaciones inherentes a aquellos. Más concretamente, deberán usar elementos reflectantes en su vestimenta en condiciones de baja visibilidad, mientras que los menores de 16 años tendrán que ir provistos de casco en vías urbanas e interurbanas, al tiempo que los mayores de 16 años también están obligados al uso del casco en vías interurbanas.

Por supuesto, está terminantemente prohibido conducir habiendo consumido alcohol y otras drogas, y el usuario de la bicicleta está obligado a someterse a las pruebas de detección si los agentes se lo requieren. Otro prohibición es la de conducir con cascos o auriculares conectados a aparatos sonoros (algo extremadamente usual en Córdoba) ni tampoco se puede utilizar el teléfono móvil en marcha.

Las aceras estarán prohibidas para circular por ellas en bicicleta

¿Y por dónde deberá de circular el ciclista en ciudad? Únicamente por la calzada o por las vías a ellas destinadas, como son los carriles-bici o equivalentes. Eso significa que no está permitida la circulación por la aceras, salvo que exista expresa señalización y/o delimitación y, como ya se adelantó en este periódico, se tienen que respetar todas las normas de circulación, tales como preferencias de paso, sentido de la circulación o semáforos. Por tanto, se tendrán que esperar en los semáforos y no podrán usar las vías en dirección contraria a su sentido.

Por cierto, no está de más recordar que si, a pesar de circular por la acera contra las futuras normas locales el ciclista se cruz con un paso de cebra, no tiene la preferencia sobre los vehículos que circulen por la calzada. Eso significa que los coches no tienen por qué pararse para dejarle libre paso a la bicicleta.

No se podrá circular en pelotón y como mucho dos en paralelo

Por contra, tendrán preferencia de paso sobre los vehículos en los carriles-bicis y en los pasos de ciclistas. Ahora bien, desde el Ayuntamiento se aconseja el uso prudente de la preferencia y no irrumpir sorpresivamente en los pasos con preferencia. Además, si es mayor de edad, podrá transportar a un menor de 7 años en un asiento adicional homologado.

En cuanto a la forma de circular, se podrá hacer en paralelo y no en pelotón, es decir que, como mucho, podrán circular dos ciclistas uno al lado del otro y también transcurrir por las zonas A.CI.RE., las 'calles residenciales' a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora, y siempre con preferencia del peatón, así como por las 'zonas 30'. Se dejaconseja por su peligrosidad el uso de los carriles de autobús.

Bicis de alquiler