Jueves 21.03.2019
Cordoba Hoy

DE 50 DÍAS EN 2016 A 86 DÍAS EN 2018

El PP denuncia que las listas de espera en Servicios Sociales se han doblado en dos años

María Jesús Botella denuncia también que el Ayuntamiento ha tenido que devolver los fondos para contratar personal en planes integrales para zonas desfavorecidas por una "nefasta gestión"

María Jesús Botella
María Jesús Botella
El PP denuncia que las listas de espera en Servicios Sociales se han doblado en dos años

La concejal del PP en el Ayuntamiento de Córdoba María Jesús Botella ha denunciado esta mañana que las listas de espera en los Servicios Sociales municipales casi se han doblado en los últimos dos años, a la pasta de los 49,5 días de media en 2016 a los 86 días en 2018. Eso significa que ese tiempo de espera se ha incrementado en un 75%.

Eso sin contar con algunos picos realmente llamativos, según la edil, como es el caso de los 153 días de espera en el Distrito Sur o los 133 días del centro de Servicios Sociales del Distrito Norte-Sierra, siempre según la misma fuente, quien ha criticado que "la gestión de las listas de espera es un autentico fracaso y es lamentable que en todo este tiempo no se haya avanzado en la modernización de los centros de servicios sociales".

En el programa del PP de cara a las últimas municipales, José Antonio Nieto, que entonces era el alcaldable, llevaba la modernización de esos centros, "y dejamos apuntado y diseñado en parte un sistema informático para la gestión integral de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, que incluía la gestión de las listas de espera, pero este sistema aun no esta puesto en marcha", ha lamentado Botella.

Con papel y bolígrafo

De hecho, ese proyecto se publicó en febrero de 2017 y se adjudicó en octubre de 2018. Pero "hay un plazo de un año, es decir hasta octubre de 2019, para que se implemente por la adjudicataria", ha indicado la edita, para añadir que en la actualidad las citas se llevan al "estilo tradicional de papel y boli en algunos centros", mientras que en otros hay un programa informático, que depende de "la buena voluntad del técnico del centro en cuestión". Así, por ejemplo, el encargado de tomar nota de las citas en Las Moreras son los guardias de seguridad, que es personal contratado de una empresa externa.

Por este tipo de situaciones, Botella ha calificado el Plan de Rescate del Ayuntamiento de "papel mojado" por ser "totalmente incompatible con estas listas de espera". Frente a eso, el PP ha anunciado que presentará en Pleno una moción en la que se va a exigir una gestión integral para los Servicios Sociales, de modo que no se vuelvan a repetir situaciones como la devolución de los fondos destinados a la contratación de personal en planes integrales para zonas desfavorecidas, "porque el Ayuntamiento no ha sabido contratar el personal necesario por una gestión realmente nefasta en la materia".

Escasez de medios

A cambio, si se mantienen los Servicios Sociales, con la escasez de medios materiales y humanos que hay, es "gracias al esfuerzo de los trabajadores, que mantienen vivo el servicio", ha insistido Botella. De este modo, es "urgente" que se agilicen las 21 plazas de trabajadores de 2016-2017, que ya están ocupados por interinos, pero al menos dejarían de estar en precario porque aun sabiendo que estas plazas no van suponer un incremento de efectivos porque estos puestos están ahora ocupados por interinos pero si es muy importante porque va a suponer un aumento de profesionales de plantilla en los servicios sociales del ayuntamiento de córdoba y ahora están lastrados por una excesivas precariedad.

Al mismo tiempo, se está incumpliendo la ratio de personal mínimo que establece la ley para los centros de Servicios Sociales, que es de un trabajador social y un psicólogo, pero en Córdoba "no hay psicólogos, a pesar de que la Ley se aprobó en diciembre de 2016".

De igual modo, Botella se ha lamentado por el desinterés existente por el parque de viviendas públicas sociales cordobesas, paralizado desde 1995, y como ejemplo ha señalado que si en diciembre de 2018 hubo 36 demandas sólo se adjudicó una, "y no es porque no se cumplían los requisitos, sino, más bien porque no había ninguna vivienda disponible", ha dicho. En octubre del pasado año los demandantes de viviendas fueron 52 familias y se adjudicaron tres, mientras que en los últimos cuatro años se han planteado 289 demandas de estas viviendas para adjudicarse únicamente 31.

Comentarios