jueves 22.10.2020
Cordoba Hoy

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Adicciones durante el confinamiento: un campo con dudas razonables a la espera de datos

Para los pacientes en tratamiento hay una tríada perjudicial compuesta por: falta de terapia, ruptura de la rutina y ansiedad.
Adicciones durante el confinamiento: un campo con dudas razonables a la espera de datos

Muchos se habla de las adicciones durante el periodo de confinamiento, una cuarentena inédita a la que medio planeta se enfrenta de nuevas, como una experiencia obligada por el periodo de alarma. Esto plantea numerosas incógnitas en muchas facetas, entre ellas las adicciones. ¿Qué ocurre con ellas en estos instantes? Los tópicos dicen que aumentan, pero los que trabajan con estos pacientes, como verán, no se atreven a ser tan tajantes como marcan los estereotipos. 

El psicólogo de Acali, la asociación de alcohólicos anónimos de Córdoba, y también alcalde de Espiel. José Antonio Fernández, afirma que la pérdida de control que puede llevar por ejemplo al alcoholismo o el tabaquismo "no tiene que ver con el hecho de estar o no confinados". La situación de cuarentena, a su juicio, sí puede influir en "empeorar lo que ya hubiera, pero no generarlo o gestarlo". 

Fernández además desmiente un tópico sobre lo social de las adicciones. "Cada vez es menos cierto que el hecho de tener relaciones, el salir, el ir a un bar, tenga una incidencia directa". Y como ejemplo pone el extendido tabaquismo a pesar de la prohibición de fumar en los bares o el consumo de cocaína cuando su ingesta tampoco está permitida. O la adicción al juego, que puede darse en casa. Así que "salir o no salir no va a ser causa de la adicción, como mucho se podría ver afectada en algún grado, pero incluso entonces...ya veremos: yo no me atrevería a establecer una teoría hasta tener datos". 

El psicólogo de Acali sí que describe el efecto negativo en algunos adictos y por cuestiones prácticas, como no poder seguir su tratamiento lógico. ¿Qué es un tratamiento lógico? "El tratamiento médico, seguido del psicológico y de las terapias de grupo, de las que soy un convencido sobre su efectividad sobre todo en el alcoholismo y la cocainomanía". 

En ese sentido otro factor que podría influir durante el confinamiento es el horario. "Las personas con adicciones necesitan una rutina muy clara y bien establecida que el confinamiento rompe por completo". Junto a ello Fernández resalta el aumento de la ansiedad. Tenemos entonces una tríada perjudicial compuesta por: falta de terapia, ruptura de la rutina y ansiedad.

Por su parte, el psicólogo Luis Alonso Echagüe, cree que la dificultad por ejemplo al acceso a determinados estupefacientes no agravará la adicción, pero sí la abstinencia. A su vez observa la posibilidad de que la falta de socialización influya positivamente en el caso del exceso de bebida, puesto que gente que bebe mucho en la calle no encontrará el mismo aliciente. "Se dijo que la primera semana fue la del papel higiénico, y la segunda la del alcohol, sin embargo tengo pacientes que fundamentalmente desarrollan su adicción fuera, y luego dan una imagen de estabilidad familiar". Este psicólogo concluye que es complicado aferrarse a ideas preconcebidas, puesto que hay muchos tipos de adictos. 

Para Echagüe el caso del juego on-line es distintos. El estar en casa más la posibilidad de seguir apostando mediante mini-préstamos hacen del confinamiento el posible caldo de cultivo de esta forma de adicción. "La persona puede estar tranquilamente sentada en el sillón, y como este tipo de pacientes mienten y ocultan mucha información pueden estar despilfarrando mientras dicen que chatean con su hermano". En este caso la persona sencillamente no necesita salir del entorno del hogar para tener una adicción.

El encuentro con uno mismo

Al margen del campo de la medicina tradicional y la psicología, otras disciplinas también se aplican al tratamiento de las adicciones. Una de ellas es la psicobioterapia. Mediante un trabajo profundo basado en la semi-hipnosis, el paciente tiene una regresión "es como una máquina del tiempo en la que puedes trasladarte al momento en que viviste determinadas emociones cuando eras un bebé o muy niño", explica el psicobioterapeuta José Miguel Moreno.

Esta disciplina alternativa se basa para tratar las adicciones en los conflictos provocados por la figura de la madre, entendida de forma amplia. Esa amplitud del concepto madre se sustenta en que es en cierto modo la figura de la primera adicción pero también la que ejerce su manto protector. A su vez, en el plano más realista, se tienen en cuenta los periodos de lactancia y el destete como momentos enormemente influyentes para el paciente en cuestión. Es un modo distinto de observar el desarrollo temprano para solucionar problemas en el periodo adulto.

La adicción, para la psicobioterapia, surge de una carencia materna (por múltiples motivos) que trata de cubrirse. ¿Es el confinamiento para esta disciplina un momento de incremento de las adicciones? Pues como suele suceder tantas veces: depende. Una cuarentena así genera mucho más tiempo con uno mismo, "y sin la posibilidad de olvidarte de tus carencias debido al trabajo o el contacto social". De esta forma, según Moreno, el subconsciente puede provocar que se incremente y acentúe la adicción.

Pero no necesariamente ese encuentro con uno mismo ha de ser siempre negativo. "La persona podría darse cuenta de que está sufriendo de una manera tan intensa que ha de tomar una decisión en su vida". Y ahí estaría el acicate para trabajar en la superación de sus problemas. "La reclusión finalmente puede ser positiva o negativa en función de cómo la percibas".

Como vemos, en principio se podría pensar en un aumento de las adicciones desde todos los parámetros. Sin embargo tanto la peculiaridad de la situación como de cada tipo de adicción, unida al carácter del adicto, hacen que quizá sea pronto para abrazar ideas fijas sin el respaldo de información contrastada.

Comentarios