Viernes 18.10.2019

ENTREVISTA A ESTHER RUIZ, DELEGADA DE EDUCACIÓN DE LA JUNTA EN CÓRDOBA

"El verano es época de descanso para los niños, escuelas de verano sí; pero también ratos de ocio con la familia"

Como los 'Trotamúsicos', Esther, maestra de Música ante todo, ha itinerado con sus instrumentos en el maletero por las ocho aldeas de Fuente Obejuna, por eso defiende el sistema educativo andaluz como si se tratase de la programación de la unidad didáctica de la que se examinan los maestros de la Pública en las oposiciones, que aprobó con 20 años quedándose primera en su tribunal.

Esther Ruiz es la delegada de Educación de la Junta en Córdoba
Esther Ruiz es la delegada de Educación de la Junta en Córdoba
"El verano es época de descanso para los niños, escuelas de verano sí; pero también ratos de ocio con la familia"

Equilibrio. Es su respuesta preferida. Esther Ruiz es hija de maestros. De Aguilar de la Frontera, pero también de Fuente Obejuna, donde llegó por amor cuando, con 20 años aprobó las oposiciones de maestra siendo la primera en su tribunal. Pero, su vocación de "maestra escuela", porque lo es por herencia genética, la llevó a estudiar Psicopedagogía cuando se encontró con el primer alumno con Síndrome de Down en una de sus ocho aulas. Sí, porque como los 'Trotamúsicos' ella recorría las ocho aldeas de Fuente Obejuna con sus instrumentos en la maleta -graduada superior por el Conservatorio de Música Rafael Orozco en piano y violín- llevando esa alegría e interés por enseñar a "sus niños". Así llama ella a todos los escolares de la provincia de Córdoba ahora, que es delegada de Educación de la Junta de Andalucía en Córdoba después de una meteórica carrera política que, en cinco años pasó de una militante más de la Casa del Pueblo a ser la elegida por Susana Díaz como responsable orgánica a nivel regional de Educación y Universidad dentro de su partido.

Por todo ello, los avatares del día a día, como las quejas por la falta de profesorado en los centros, la necesidad de climatización en las aulas, el acceso a los comedores escolares que han saltado en este curso académico que acaba, precisamente, con las oposiciones para los futuros maestros, los resuelve con la diligencia y eficacia de conocer en primera persona el terreno de "la escuela pública", que defiende a capa y espada no por argumentario de partido, sino por su profunda convicción de que la educación es la base del desarrollo de la sociedad, lo que nos habilita para la igualdad de oportunidades con independencia de la clase social donde nos haya tocado vivir.

Es política -y amiga, sí-, pero con su plaza de maestra para cuando la nostalgia del olor a tiza pueda más que el sistema. Mientras eso ocurre, se ofrece a esta entrevista para la que se sube, con tacones, en los columpios y toboganes del parque infantil de Los Patos, con su mejor sonrisa, dejándose poner perdida por las pistolas de agua de unos niños que, como si supieran que es una "seño", no paraban de acercársele para hablar con ella y hacerse selfies que, por supuesto, ella guardaba en su móvil con el nombre de los niños para no olvidarlos.

Esther Ruiz 10

Llega el verano, pero las carencias políticas hacen que sea imposible conciliar las vacaciones escolares con las de los padres y, para solventarlo, muchas familias optan por las escuelas de verano. ¿Es pedagógicamente positivo que los niños no tengan tregua?

Como docente siempre digo que el equilibrio es la medida más justa para los niños. Una escuela de verano que tiene un carácter educativo pero también lúdico, no viene mal porque hace que los niños tengan una disciplina de levantarse, pero también creo que hay que descansar. Además, las escuelas de verano en su programación coordinan juegos lúdicos donde se socializa, que también tiene sus aspectos positivos, siempre que el niño vaya con ilusión.

Como maestra, ¿se notan los niños que sus padres trabajan y tienen que estar con los abuelos o tíos y cuando llega el verano, tampoco pasan demasiado tiempo con sus padres?

Hay que compaginar y coordinar las actividades complementarias como las actividades extraescolares, que estoy de acuerdo con ellas, es una forma de que los niños tengan esa responsabilidad y esa diversión. Pero es cierto que el acceso al mundo laboral de la mujer implica una serie de sacrificios; es una realidad con la que yo estoy completamente de acuerdo, la mujer tiene que acceder a todos los cargos y puestos laborales que podamos desde la igualdad. Esto hace que tengamos que tirar de familiares y abuelos, pero no podemos perder el horizonte de que la figura de apego son las madres y los padres.

Esther Ruiz 5

Considero que es necesario reflexionar y hacer piruetas para poder dedicarles tiempo a los niños, es muy importante el vínculo afectivo, pero también hay que explicarles a los niños las situaciones familiares, ellos tienen que ser conscientes, no podemos llegar a la sobreprotección máxima, si no que los niños tengan la información justa y donde aportemos todos. Yo a los 7 años hacía mi cama y fregaba los platos, mis padres son los dos maestros, y ellos acordaron que había que tener ciertas responsabilidades y no pasa nada, porque eso te aporta independencia; la corresponsabilidad de los miembros de la familia es imprescindible para que los vínculos se entiendan. Hay tiempo para todo; deberes, obligaciones y disfrute, ocio y juegos. Además, los niños tienen que tener límites, no todo vale y eso es algo que se debe de inculcar en las familias y reforzar en los miles de planes de convivencia que tienen los centros educativos.

Con esto que comentas, se me viene a la cabeza el tan valorado sistema educativo nórdico, donde los índices de felicidad de las familias, de rendimiento académico y todas las competencias evaluables rozan la perfección. ¿Es posible en Andalucía algo así?

Yo no creo que sea imposible. Es más, Córdoba, por ejemplo, está siendo referente en Educación Infantil algo que se ha visto en la última Feria de Proyectos que se ha celebrado en la Facultad de Ciencias de la Educación, los colegios han mostrado el trabajo que se hace en los centros en esta etapa por proyectos y se ha duplicado la participación con respecto al curso pasado. Córdoba, gracias también al Centro del Profesorado, está siguiendo una línea que fomenta el trabajo por proyectos donde el aprendizaje parte de los núcleos temáticos, del contexto del alumnado, del centro, y por supuesto, trabajando de manera trasversal todas las áreas que requiere el currículo que marca la ley educativa actual. Yo he sido alumna de un centro donde se trabajaba por proyectos en un centro de renovación pedagógica experimental, una iniciativa piloto del gobierno regional durante los ochenta y creo que es el futuro de la educación. Nuestra promoción ha dado profesores que imparten clases por todo el mundo, arquitectas en los despachos más valorados. Y aunque nos tachaban de 'progres' no es más que un método de aprendizaje significativo como decía la Teoría del Aprendizaje de Jean Piaget, modificando los esquemas de acción mediante la motivación del maestro para que sea el propio alumno quien vaya aprendiendo a aprender.

Esther Ruiz 3

Pero los sindicatos educativos se quejan de que con el sistema actual hacen falta profesorado y recursos, ¿si nos faltan maestros cómo vamos a implantar un sistema que requiere de mayor profesorado?

No podemos olvidar que las competencias educativas están transferidas a las comunidades autónomas y vienen marcadas por la ley educativa que apruebe el gobierno de turno, de ahí la reclamación insistente de la necesidad de un pacto educativo a nivel nacional que mantenga estable, con el consenso de políticos y expertos en educación, y teniendo en cuenta la diversidad territorial y social. Ahora mismo, tenemos la Lomce, una ley que favorece a las familias que más tienen, apoya la segregación por sexos ¡en el siglo XXI! y que ni siquiera menciona la Educación Especial en ningún capítulo. Es un marco legal que nos está asfixiando, con recortes en las partidas presupuestarias, a pesar de que Andalucía lo tiene claro y financia de sus propias arcas y a pulmón, las becas, los comedores escolares, en transporte al colegio, la gratuidad de libros y apoyos a las familias sin recursos porque entendemos que la educación y la capacidad económica de las familias van de la mano para que se pueda cumplir nuestros Estatuto de Autonomía que garantiza la educación, de manera igualitaria, para todos los andaluces. Dicho esto, me voy a las cifras: Andalucía tiene la ratio de alumnos más baja de España y, concretamente, en Córdoba, yo me encargo a conciencia de que en una clase no haya nunca ni 29 ni 30 alumnos a pesar de las presiones que recibo de algunos centros.

Esther Ruiz 11

Además, somos la única comunidad autónoma que tiene equipos de Orientación Educativa de zona (psicólogos, médicos que atienden a los niños y a las familias) para diagnosticar al alumnado, desde edades muy tempranas; hemos avanzado en la integración gracias a los maestros de Audición y Lenguaje (AL) y de Pedagogía Terapéutica (PT) que nunca son suficientes. También, todo esto ha sido gracias a la implicación, motivación y solidaridad de los maestros andaluces en general y cordobeses en particular, capaces de articular todas las posibilidades para darle lo mejor a sus niños y a sus familias.

Ahora que estamos de lleno en las oposiciones, y dado que ostenta un cargo en el Consejo Andaluz de Universidades y además ha pasado por este trámite, ¿validan a un maestro los exámenes?

Creo que tenemos que seguir trabajando para que las pruebas estén lo más adaptadas a la sociedad y ya estamos trabajando de la mano de las universidades para trabajar la adecuación de los requisitos, ajustándonos a la ley, pero siempre teniendo en cuenta la capacidad para que los niños adquieran las competencias que lo van a desarrollar académicamente.

Por último, ¿maestro escuela de tiza y pizarra o geek que vive en la red?

Equilibrio, la comunidad educativa tiene que ir de la mano de la sociedad y es indudable que son básicas las competencias de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) pero sin perder la cercanía y cierto apego a sus alumnos, compartir momentos lúdicos con ellos, también dependiendo del grado de implicación.

Esther Ruiz 12

Comentarios