Miércoles 16.10.2019

ENTREVISTA A PEPE CICLO, PAYASO DE CALLE SOLIDARIO

"La única persona que no es capaz de hacer algo es aquélla que no lo intenta"

Pepe Ciclo, en la entrevista concedida a Córdoba Hoy
Pepe Ciclo, en la entrevista concedida a Córdoba Hoy
"La única persona que no es capaz de hacer algo es aquélla que no lo intenta"

"Sois el mejor público que he tenido hasta ahora". Así se suele despedir Pepe Ciclo (La Rambla, 1964) de sus actuaciones donde consigue arrancar una sonrisa a pequeños y mayores con sus números y ocurrencias aprendidas no en una carpa circense, sino en la calle, concretamente en El Campo de La Verdad, donde se doctoró cum laude en la maestría de "ser feliz" gracias a la cual ha logrado hacer magia sin necesidad de sacar un conejo de su chistera.

Con su nariz de payaso, este carismático personaje del asfalto cordobés ha llevado esperanza, sonrisas e ilusión a los desplazados por el maremoto de Haití o a los refugiados palestinos. "La sociedad tiene la obligación de hacer felices a los niños y si todos sonriéramos más y nos tomásemos la vida de otra manera, el mundo sería un auténtico espectáculo de la risa".

Todo ello, haciendo equilibrios, involucrándose con causas justas, como la Asociación Pro Refugiados de Córdoba, el centro social Rey Heredia y un sin fin de asociaciones solidarias que acuden a su halo de alegría para borrar la cara triste de muchos desfavorecidos o víctimas de la sociedad.

De los Jardines de Orive a la Plaza de La Corredera lo para una decena de personas a quienes abraza con cariño interesándose por esto o aquello de cada uno. Con su compañía 'Hermanos Moreno' y Willy, su otra mitad, llevan la holística del circo como arte (interpretación, música, espectáculo, escenificación, humor o ingenio) al más difícil todavía conectando, el tiempo que dura el espectáculo, con su público de tal manera que hipnotizan sin trampa ni cartón.

Pepe Ciclo entrevista 10

¿Quién es Pepe Ciclo?

Pepe Ciclo se ha hecho con el cariño, la amistad y la relación humana con las personas. Mi familia también tiene parte de culpa de cómo soy; y cuando hablo de familia, no me refiero sólo a los parientes de consanguineidad, sino a personas que te vas encontrando por la vida y que llegan a ser importantes. Nací en La Rambla, pero por circunstancias de la vida, mi familia es de campo, mi padre tuvo un accidente con un tractor y se trasladan aquí a Córdoba y deciden quedarse. Me he criado en el Sector Sur, luego por la zona de La Corredera y en la Fuensanta también he pasado bastantes años, y ahora he vuelto al Sector Sur al piso de 40 metros cuadrados, donde yo vivía de pequeñito con mis siete hermanos. Recuerdo que había camas y muebles por todos lados, éramos como unos monillos. Del día a la noche se transformaba la casa, era de película, tenías que ir haciendo equilibrios para pasar por allí.

Mi idilio con el circo lo descubrí en 1991 en una convención europea en Verona

Algo similar a como vive una familia circense en su caravana.

A nivel artístico no tiene nada mi familia, a nivel humano, sí; como en el circo, sí que el hecho de vivir todos juntos en un lugar tan pequeño hace que los lazos se estrechen y los vínculos sean muy fuertes. Pero la parte artística surge un poco por casualidades de la vida. He trabajado como lo que ahora se conoce como animador sociocultural desde siempre en campamentos, colonias, actividades de calle en barrios donde, poco a poco, me di cuenta de que el teatro, los títeres y la música permitían llegar de una manera más cercana a la enseñanza en valores y hábitos de vida saludables. A través del juego, la ironía y la diversión se superan inseguridades; el circo desarrolla habilidades creativas en los chavales que van sacando aptitudes sorprendentes que desconocían tener.

Pero ¿cómo surge la idea del circo?

Por casualidad, a raíz de un intercambio con unos grupos de colonias en 1991 descubrí en Verona el mundo del circo, porque coincidimos con una convención europea; en cada esquina había un malabarista, trapecistas, monociclos, miles de artistas haciendo malabares, juegos escénicos, el maquillaje, el vestuario. Me quedé tan impresionado y fue tan espectacular que me dije: "tengo que ir por aquí". Ese día fue revelador. Y me vine a Córdoba con esa idea, pero la llevé a mi terreno, al trabajo social, de calle, solidario que es lo que hago en el fondo pero de una manera artística, lúdica, festiva y divertida para acercar buenos ratos a la gente.

Pepe Ciclo entrevista 2

¿Nunca se ha planteado meterse en una compañía circense?

No. Cuando volví de Italia, creé junto a otros compañeros a los que también les interesaba esta manera de ocio espectáculo una de las primeras asociaciones de circo locales de España, pero no fue hasta 1994 cuando puse en marcha 'Hermanos Moreno Compañía de Circo'. Por mi trayectoria en el asociacionismo, el trabajo con colectivos, enfoqué el circo al aspecto social. No soy un payaso de carpa, soy más de calle, de barrio, de acortar la distancia entre el público y el artista.

No soy un payaso de carpa; soy más de carpa, de barrio, de acortar distancias

Ahora el asociacionismo ya es menos de calle, de personas, de participación y está completamente politizado por la estructura de carácter formal que forma parte del propio Ayuntamiento.

Bueno, en los movimientos sociales pasa como en el resto de la vida. Los hay que siguen siendo más 'contrasistema' y dependiendo del barrio, como en los sindicatos. Hay gente que son más críticos con la situación social y política y entonces evidentemente en cada barrio, hay asociaciones que pueden estar dejándose llevar más que otros por la línea establecida. Pero sí es verdad que el Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC) de Córdoba es un órgano totalmente independiente compuesto por los colectivos de los distritos que quieren pertenecer a él, que en general suelen estar todos; de mujeres, de jóvenes, de tercera edad, religiosos, de vecinos, peñas culturales...

Pepe Ciclo entrevista 6

¿Por su experiencia de colectivos, de verdad sigue siendo necesario que haya colectivos específicos de mujeres?

Desgraciadamente, sí. Porque estamos en una sociedad muy machista y normalmente la desigualdad de género está latente y patente. Para mí hay un problema muy serio, que es que tanto hombres como mujeres, pero sobre todo los hombres, hemos crecido en una educación machista, en una visión de las cosas donde el dominio lo tiene el hombre. Yo, personalmente, me he puesto la tarea de usar el lenguaje inclusivo, pero a veces se me hace complicado, porque se te va sin darte cuenta.

Volviendo al circo, que sería un ejemplo de actividad integradora porque tanto hombres como mujeres han formado parte de las carpas circenses tradicionalmente, además, tiene el valor de ser un arte que engloba muchas cosas; la fabricación de elementos, el vestuario, la actitud, la seguridad, música, escenografía...

Es multidisciplinar. Además, el circo ahora mismo pasa por un momento interesante, porque se ha pasado de lo que fue el circo con carpa más tradicional, en el que se está perdiendo afortunadamente el uso de los animales, y se está atendiendo más a la parte artística y se está yendo más al nuevo circo donde se busca la función de diferentes técnicas, en las que confluyan y se pueda usar de manera multidisciplinar.

Pepe Ciclo entrevista 4

¿Cuál es su circo ideal?

Con música, danza, que haya teatro, que incluso tenga pintura, videoproyecciones. Hay un desarrollo espectacular a la hora de nuevos números, nuevas tendencias artísticas. Por ejemplo, los malabares se están trabajando para la enseñanza de las matemáticas, porque se hacen secuencias en las que te permiten hacer número de objetos que vayas a hacer y depende del número de manos con lo que lo vayas a hacer. Esas ecuaciones las divides y por complicado que sea el truco, con la cuenta, sabes si lo puedes o no hacer. A nivel educativo estamos trabajando con la Escuela Universitaria de Circo 'Circuni', una escuela de circo universitaria de la Universidad de Córdoba (UCO) que estudia y desarrolla el circo como herramienta de conocimiento, de arte y cultura nivel educativo. Además, en la esfera psicológica, el circo es una terapia eficaz para reforzar la autoestima, motivar el afán de superación. Yo siempre digo que la única persona que no lo puede hacer es la que no se pone. Hay personas que tendrán más habilidad y otras a las que les costará más trabajo, pero hay unos niveles de aprendizaje que puede arrostrar cualquier persona. Esos niveles si se trabajan te sorprendes de lo que eres capaz de hacer. La gente prueba y se va encantada.

Pepe Ciclo entrevista 8

Tambien tiene una fuerte dosis existencialista, de teatro de lo absurdo con la mímesis en payaso llorón, torpe, listo.

Claro. Hay partes del circo que buscan el virtuosismo, la técnica, el más difícil todavía, lo imposible. Y esa parte te la llevas al payaso, y no hay nada más absurdo que un payaso que de pronto se le hace tan complicado coger un vaso y llenarlo de agua, algo que es evidente. O se busca lo no evidente, cosas que estás tan trabajadas que las ves muy frescas. A mí me gusta mucho la improvisación, porque hace que sorprenda. Yo, sobre todo, hago calle, aunque a veces trabajo en teatro, porque me gusta tener la gente al lado, tocarla, echarte encima, vamos con los monociclos, y que cuando estás actuando estés mirando a los ojos a la gente y se sientan partícipes. Depende del momento hay una participación directa, más activa, y otros momentos no tan activa, pero el público se siente partícipe, se lo estás contando y lo ven de cerca, sienten que pueden ser alguien más de lo que está ocurriendo.

Pepe Ciclo entrevista 5

¿Cuál es el público que más le ha marcado, que más le gusta, con el que más se identifica?

En realidad, hay un dicho que decimos cuando acabamos un espectáculo: "de verdad, de verdad, de verdad, y no os vamos a engañar, habéis sido el mejor público que hemos tenido ahora, en esta función". Y aplaudimos a la gente. Que tiene un doble sentido, un chiste. Pero personalmente, a mí me han marcado los niños en sitios donde ha habido conflictos bélicos, desastres naturales, el público infantil es el que peor lo pasa, porque son los más vulnerables. Aunque las personas adultas también lo son, porque lo sufren directamente. Para mí ese público es mucho más importante que el resto, porque lo tienes más complicado y difícil el poder reírse, pasárselo bien, tener un buen rato, desconectar de realidades dantescas, brutales, y, sin embargo, hay un momento en el que el circo hace magia porque es como que les abres un hueco y les metes oxígeno. Y mientras dure ese oxígeno, que no sólo dura durante el espectáculo, sino que se mantiene durante mucho tiempo.

Personalmente, me han marcado como público los niños en sitios con conflictos bélicos

Poco a poco, parece que las instituciones apoyan cada más el circo. Este fin de semana se ha clausurado Cirkómico, iniciativa de la Diputación de Córdoba con la que usted ha llevado los malabares a toda la provincia.

Sí. Es el segundo año que cuentan con la compañía para recorrer la provincia donde hemos estado haciendo espectáculos y talleres con los niños y con los no tan niños con los que todos hemos disfrutado muchísimo. Es una manera preciosa de acercar lo que se hace en Córdoba en lugares como el Colegio Algafequi, en el Centro Social Rey Heredia y demás iniciativas a los pueblos. Tiene una acogida maravillosa y esperemos que sigan contando con nosotros. Porque es que, además, Córdoba es pionera en esta arte escénica. Llevamos un cuarto de siglo impulsando las artes escénicas en la calle, hay casi una decena de compañías circenses de mucha calidad demandadas por ciudades de toda España. ¡Y que no se nos olvide que Córdoba instauró el Día Mundial del Circo en noviembre! Sin embargo, hay administraciones que parecen apostar por compañías de fuera cuando aquí tenemos artistas de una calidad comparable con los mejores europeos. Y hasta ahí puedo leer, aunque si tiras de hemeroteca sabrás a lo que me refiero. Pero no pierdo la sonrisa por eso, ¡mientras tengamos a la Diputación apostando de una manera tan convencida por los payasos cordobeses en vez de por compañeros de provincias vecinas!

Córdoba es pionera en llevar las artes escénicas a la calle

Cuando le planteé la entrevista, me dijo que no sabía si iba a aprobar o no. La pregunta decisiva, a ver si me sigue esta letra de campamentos: "Soy un vampiro medio loco estoy..."

"Por las mañanas estudiante soy, y por las noches oigo Radio Nacional y me convierto en un ser, paranormal, turururú chss, chss, turururú..."

Comentarios