jueves 28.05.2020

JAVIER SALVAGO, POETA Y GUIONISTA

"La mayoría de la gente escribe, pero la mayoría no lee"

Salvago fue durante bastante tiempo guionista de Jesús Quintero, el 'Loco de la Colina'

Javier Salvago durante el acto en Cosmopoética
Javier Salvago durante el acto en Cosmopoética
"La mayoría de la gente escribe, pero la mayoría no lee"

Más conocido por ser guionista de Jesús Quintero desde que aquel se convirtiese en el Loco de la Colina, Javier Salvago es más que el responsable de los pensamientos y monólogos del famoso periodista. Autor de numerosos libros de poemas, multipremiado y objeto de estudios, es un defensor de la tradición y técnica en la poesía, en tiempos donde se desprecia tanto o más que la televisión de calidad. Salvago, sevillano de Paradas, pasa por Córdoba para participar en uno de los recitales incluidos en la 12ª edición de Cosmopoética. Nos atiende amablemente unos minutos antes de empezar la acctividad. Parte de su obra se puede así escuchar con la particular resonancia de la Sala Orive, cuya grieta procedente del terremoto de Lisboa de 1755 ofrece una cierta sintonía con un género, el de la poesía, que va quedando arrinconado en los estantes de las librerías:

Abelardo Linares, que suele ser mi editor, dice que vende 300 libros en el mejor de los casos. Yo creo que la poesía se sigue vendiendo minoritaramente. Yo soy un poeta relativamente conocido y no creo que tenga vendidos más de 150 o 200 libros de cualquiera de mis libros.

Así que para ser poeta hay que estar inmunizado ante el fracaso o tener bastante moral

La mayoría de los poetas no hacemos esto porque vayamos a encontrar un público mayoritario o el éxito. Si eres auténtico se hace principalmente para uno. Es un trabajo sobre uno mismo, una manera de conocerse mejor. Ya no soñamos como los poetas románticos con la gloria.  Es una confesión última y general, pues las cosas que nos pasan nos ocurren a todos. Se hace por uno mismo, por añadir algo a la tradición, por dejar una cosita, por llegar un poquito más lejos de donde se ha llegado, pero un poquito, un detallito... un guiño que se quede ahí.

Ya no soñamos como los poetas románticos con la gloria

-Curiosamente los poetas venden poco pero uno atiende a internet y las redes sociales y, como suele decirse coloquialmente, da una patada y salen cien poetas: 

Hay muchos poetas ahora mismo, hay más poetas que lectores. La mayoría de la gente escribe, pero la mayoría no lee.

¿Por qué este género atrae tanto para escribir? Da la sensación de que cualquiera se atreve a hacer sus pinitos como mínimo.

Porque se dice que todo es poesía. Yo discrepo. Probablemente todo sea poesía, pero no todo es un poema. Un poema requiere oficio, conocimiento y técnica. La mayoría de la gente no las conoce ni quiere conocerlas. Luego las redes sociales están potenciando mucho el hecho de publicar. Cualquiera escribe cualquier cosita y la pone ahí y tiene 30 ó 40 amigos que le dan al me gusta y se va animando. Pero no todo lo que se escribe es un poema.

Y si no es un poema, ¿qué es?

La mayoría de los poemas no son tales, sino aforismos. En lugar de poner la frase entera van poniendo una palabra debajo de otra. Luego lo lees y es un aforismo o un chiste. Pero el hecho de escalonar las palabras no hace un poema. La técnica es imprescindible. Por ejemplo, a mí me gusta la guitarra, pero no sé tocar, no tengo técnica, no puedo hacer lo que hacía Paco de Lucía con una guitarra. Para hacerlo has de conocer el oficio, te tienes que haber machacado los dedos. Pero qué pasa, que como todo es poesía, pues todo da igual, yo digo... "me cago en mi madre" y es un poema  y ya está [ríe].

Me acaba de dar el titular

[sigue riendo y niega mi afirmación con la cabeza, como pidiendo que no ponga ese titular]... y quien me va a decir que no es un poema. Pues no, no lo es. Pero lo que da coraje es que la gente se niegue a conocer el oficio. Cuando conozcas la técnica haz lo que te dé la gana. "Poque es que es verso libre", dicen. Pero el verso libre también tiene una técnica. El verso libre no es cualquier cosa. Una frase no es un verso. Un verso tiene una cadencia, un ritmo y los acentos puestos en su sitio.

Lo que da coraje es que la gente se niegue a conocer el oficio

En su momento, como guionista de Jesús Quintero, incluso consiguió algo que hoy parece imposible: introducir la poesía o al menos cierta cantidad de lirismo en los medios de comunicación.

El personaje lo pedía. No es un entrevistador normal. Es mitad actor, mitad periodista... hay una mezcla extraña... bohemio... entonces su manera de hablar tenía que ser poética. La mayoría de cosas que escribía para él no las acepto como mías, las escribía para un personaje. Había un nivel en esos programas que no suele ser el habitual. De vez en cuando además se seleccionaban poemas, y es muy difícil seleccionar aquellos que se puedan recitar en la radio. Te lees a todo Cernuda y puedes encontrar siete poemas adecuados. Y de otros ninguno.