Jueves 14.11.2019

ENTREVISTA A EVA MILLÁN, FINALISTA DE MASTERCHEF Y JEFA DE COCINA EN MAYAKOBA (MÉXICO)

"Para que MasterChef vaya a Córdoba hay que invitarles con todas las facilidades"

Eva Millán, con los responsables del complejo Mayakoba, en Playa del Carmen (México)
Eva Millán, con los responsables del complejo Mayakoba, en Playa del Carmen (México)
"Para que MasterChef vaya a Córdoba hay que invitarles con todas las facilidades"

La bióloga montillana que quedó en segundo lugar en la primera edición del exitoso concurso televisivo MasterChef, Eva Millán, vive ahora feliz de la vida en México y, por el momento, no tiene planes de volver a la Vieja Europa, aunque de hacerlo no sería a Córdoba. Y no porque no quiera a su tierra, sino porque su idea de restaurante es más adecuado para una "ciudad grande".

¿Por qué cree que el programa MasterChef todavía no ha pasado por Córdoba en sus varias ediciones de vida cuando se supone que esta tierra tiene una enorme fama gastronómica e incluso se habla de un tipo concreto de turista que acude a conocer la comida que se elabora aquí?

Pues eso deberías preguntárselo a la productora (risas). No sé, no es algo que se haga queriendo, sino que también en los diferentes lugares a los que que acude el programa suelen tener una asociación o invitación de alguna autoridad para que lo realicen allí, brindándoles escenarios y dándoles todo tipo de facilidades.

¿Sería necesario, entonces, que, por ejemplo, el Ayuntamiento de Córdoba o la Diputación Provincial se 'movieran' para que MasterChef aterrizara en la provincia de Córdoba de una vez por todas?

Efectivamente, deben dar facilidades para el hospedaje, así como para grabar con permiso en los distintos escenarios.

EVA MICAELA 1

¿Cómo ha afectado en su vida el paso por un programa como ése? ¿Ha sido para bien o para mal?

Totalmente para bien. Realmente tengo una profesión muy seria a día de hoy como jefa de cocina, dirijo un equipo y no me tiembla la mano cuando hay eventos que tengo que organizar o realizo alguna cena especial o maridaje en otra parte del mundo.

Entonces, ¿no le ha supuesto de algún modo un lastre a modo de cartel, como el de triunfito lo es para los que pasaron por Operación Triunfo?

Cada uno se labra su futuro y se hace de valer por sus actos. Yo creo en el trabajo, el esfuerzo, la pasión y el ánimo de que todo salga bien allá donde estoy. Y si alguien quiere verme como una especie de masterchefcito, realmente no me importa. Yo sé lo que valgo, y si sigo donde estoy es por lo que vino después de la fama efímera.

"No me preocupa que alguien me pueda colgar el cartel de 'masterchefcito'; yo sé lo que valgo y por qué sigo donde estoy tras la fama efímera"

Habiendo llegado tan lejos en MasterChef, ¿se ha tenido que ir a trabajar al otro lado del Atlántico? ¿No había ninguna oferta más cercana?

A mí, después del programa se me ofreció como "premio" trabajar en Mayakoba, uno de los hoteles más prestigiosos y de mayor calidad de México, en un lugar que está pensado para un turismo de lujo. Cuando transcurrió un año allí, mis jefes estaban muy contentos conmigo y me propusieron quedarme ya de forma permanente. El trato que mis jefes tienen hacia mí no puede ser mejor y con más mimo y cariño. Así que se trata tanto de una cuestión de honestidad y compromiso con aquéllos que confían en mí, como de que yo aquí, de momento, en México soy feliz. Eso sí, no descarto en un futuro volver, siempre y cuando las ofertas que me den sean mejores que aquí.

Precisamente, ¿qué tal por México? ¿Dónde está exactamente y a qué se dedica por aquellos lares?

Estoy en Playa del Carmen, es la parte del Caribe mexicano. Mi restaurante está dentro del complejo turístico Mayakoba, pero no es un hotel. Se trata del restaurante del campo de golf y aquí soy la jefa de cocina. Organizo y coordino que todo funcione, desde realizar los pedidos, hasta hablar con proveedores, pasando por crear menús, costearlos, cocinar cada día un menú especial  que se cambia a diario o contratar a mi personal.

¿Tiene libertad plena de creación culinaria?

Totalmente. De hecho, en el contrato viene la figura de 'chef creativa'.

¿Y se sigue formando de alguna manera?

Pues estoy aprendiendo a golpes. Cuando llegué no sabía nada de gestión ni de costeo y tampoco tenía esa voz de mando que se debe tener y saber delegar sin pensar que haces algo malo. Todo se aprende sobre la marcha.

EVA MICAELA 3

¿Y no tiene en mente elaborar en forma de libro su propio recetario?

Bueno, ya tengo un libro de recetas, aunque no me importaría algún día poder tener uno con Apicius, porque creo que en España es el mejor como editor gastronómico.

¿Cada cuánto tiempo puede darse una escapadita a su tierra, Montilla?

Cada vez puedo ir menos, porque, por gracia o por desgracia, cada vez soy mas indispensable acá. Pero si por mí fuera, iría cada mes, aunque fuera por dos días. También el billete es muy caro como para poder ir y venir muchas veces.

¿Ha llevado a América algunas de las recetas tradicionales de Córdoba?

Pues sí, obviamente el salmorejo, el gazpacho blanco y el rabo de toro. Y cuando lo hago están todos mis clientes esperándolo con emoción.

"Mis clientes en México esperan con emoción cuando les hago salmorejo, gazpacho blanco o rabo de toro"

Está claro que la presencia de andaluces en MasterChef no sólo es constante, sino también abundante. ¿Por qué cree que es?

Algo tendremos (risas). Yo creo que es porque nuestro acento es muy simpático y, además, somos quizá mas desinhibidos que en otras provincias.

EVA MICAELA 2

El programa de televisión ha abierto el interés por el arte culinario en este país. ¿Es España tierra de cocineros? ¿Se reconoce a los chefs españoles fuera de nuestras fronteras?

En México sí se los reconoce o se les admira a los grandes chefs de España. Pero también te digo que ellos por cultura no cambiarían nunca un taco de carnitas, por ejemplo, por un flamenquín. Pero igual nos pasa a nosotros cuando viajamos, que acabamos echando de menos nuestra comida.

La imagen que da el programa de un chef no es, precisamente, la de una profesión relajada, sino, al contrario, como algo estresante, siempre obligándote a estar a la última, siempre buscando mejoras... ¿Es realmente así?

Sí, así es. No es una profesión relajada. Además, por lo general debes estar trabajando cuando el resto disfruta.

¿Tiene miedo a que algún día se le pueda 'agotar el manantial de las ideas' y se quede sin platos que crear?

No. Ni se me había pasado eso por la mente. Imagino que si dejo de tener ideas, ganaré en otras cosas, como en la experiencia de muchos años en cocina y en el trato con equipos.

"Tengo mi libro de recetas, pero no me importaría hacer uno con Apicius, que es el mejor editor gastronómico de España"

¿Prefiere la fama y el reconocimiento o que realmente le venga un cliente y le diga con el corazón en la mano que le ha encantado lo que ha hecho?

Por supuesto, el comentario del cliente. Es, con diferencia, el mayor reconocimiento y logro que puedes tener en este mundo de la cocina.

¿Tiene previsto volver alguna vez a España y afianzarse en algún lugar con su propio negocio? ¿Quizá en Córdoba?

No lo pienso aún. Pero de hacerlo no me quedaría en Córdoba. Eso, aunque me duela decirlo, es porque creo que no es el lugar donde yo me veo en estos momento. Pienso que en una capital grande es más sencillo que funcionara un restaurante del estilo que yo lo haría. Eso sí, cada mes seguro estaría yendo a comer en La Corredera un buen salmorejo.

Eva 5

Comentarios