Martes 16.10.2018

MARÍA RUIZ. PRESIDENTA DE ACALI

"El alcohólico no es sólo quien bebe a diario, también el que cuando bebe pierde el control"

María Ruiz, presidenta de Acali
María Ruiz, presidenta de Acali
"El alcohólico no es sólo quien bebe a diario, también el que cuando bebe pierde el control"

María Ruiz es una ama de casa que desde el pasado mes de abril preside la Asociación Cordobesa de Alcohólicos Liberados (Acali). "Yo vine aquí hace cuatro años pidiendo ayuda". Su marido llevaba 33 años bebiendo y ella ya no pudo más. Logró que él también acudiese al centro que sobrevive a pesar de las dificultades económicas y jurídicas que están soportando. Y ahora "trabajo por lo que más daño me ha hecho en mi vida", el alcohol. Pero ahora ha pasado de recibir terapia a participar de ella.

Habla duro de la realidad: "Un alcohólico lo va a ser para toda la vida", algo que conoce en primera persona y por las realidades de las 80 personas que como familiares o enfermos pasan por la sede de la Avenida del Corregidor número 10 de Córdoba cada mes.

María Ruiz (Acali)

Por eso es tajante con la importancia de la concienciación del entorno del adicto a cualquier sustancia, porque "se vuelven manipuladores y te hacen creer lo que no es", ya que tiene claro que en cuanto las cañas o los medios del mediodía empiezan a ser una rutina hay un problema.

Como problema es algo que ocurre en fechas festivas como las Navidades donde, como es costumbre en nuestra cultura, las bebidas alcohólicas están presentes de manera habitual. "Ojo, que no sólo es alcohólico quien bebe a diario, también el que cuando bebe pierde el control".

María ahora vive una vida feliz porque "puedo pasear con mi marido, tomar café y un dulce", algo que durante todo su matrimonio no ha tenido la oportunidad de hacer. Por eso insiste en el control durante las reuniones con familia, amigos o compañeros de trabajo estos días: "se puede celebrar, divertirse, no hace falta perder el control".

Desde abril asume la presidencia de la Asociación Cordobesa de Alcohólicos Anónimos (Acali). ¿Qué la trajo a prestar su ayuda a esta entidad?

Llegué aquí hace cuatro años pidiendo ayuda. No era yo la que tenía un problema con el alcohol, sino mi marido, pero para poder ayudarlo tenía que estar bien yo. Han sido 33 años sufriendo al lado de una persona con un enferma que llevaba 33 años con el problema de la bebida.

María Ruiz (Acali) 1

Pero entonces, ¿por qué no se trató él?

Bueno, los alcohólicos no suelen ser conscientes de que tienen un problema con la bebida; para ellos la enferma eres tú. Yo conseguí que me acompañara a las terapias, y así pudo tratarse.

¿Cómo te das cuenta de que tu pareja, tu hijo o cualquier persona cercana ha convertido beber en una adicción?

Llega un día bebido y comienza una pelea por cualquier cosa y es muy recurrente eso de 'es que se han parado mis amigos y ya me he quedado yo'; la culpa siempre es a la circunstancia. Llega un punto en que llegan los problemas gordos; tus hijos se dan cuenta, hay peleas en casa siempre que llega. Aquí vienen usuarios que han perdido su trabajo. Y aunque es un tema sensible, el alcoholismo va muy ligado a la violencia doméstica. Tenemos mujeres que acuden a Acali completamente destrozadas, anuladas, ya están metidas en una situación de discusiones, malos tratos.

Y aunque es un tema sensible, el alcoholismo va muy ligado a la violencia doméstica

Hablas de mujeres que acuden a pedir ayuda para afrontar la situación con sus parejas. ¿Sigue siendo el perfil masculino el más frecuente?

Sí. De todos los usuarios, ahora sólo hay una mujer y los casos son diferentes. La mujer bebe sola en su casa, sin que nadie la vea. En muchos casos se refugian en el alcohol por problemas familiares, con su pareja o por dificultades económicas. Sin embargo, la mayoría de los casos de alcoholismo en hombre todo comienza por este hábito tan arraigado en nuestra sociedad de pararse a tomar una caña. Luego, pasa a ser una costumbre todos los días. Hasta que poco a poco se convierte en una necesidad y no en todos los casos, pero hay personas que ya no pueden pasar sin esa cerveza o sin el medio de vino. De ahí a llegar completamente ebrio sólo hay un paso. Y la consecuencia directa de eso es tremenda para quienes le rodean; yo llegué aquí anulada completamente, no servía para nada, mi vida no valía nada.

María Ruiz (Acali) 10

¿El enfermo llega arrastrado por su mujer porque hay ya un momento en el que pone pie en pared?

Ellos llegan por el 'síndrome de la maleta': Cuando sus parejas les ponen las maletas en la calle y ya desisten. Es ahí cuando se toca fondo, se ven sin salida. Por eso aquí llegan los casos más dramáticos, y son familias destrozadas.

Ellos llegan por el 'síndrome de la maleta': Cuando sus parejas les ponen las maletas en la calle y ya desisten

¿Es posible dejar la bebida?

El alcohólico lo es toda la vida, se cura pero es muy probable que puedan recaer. Una vez que se sometan a un tratamiento de desintoxicación su cuerpo está limpio pero sólo hace falta una cerveza para volver a activar su adicción. Lo que sí es posible es ser feliz. Una vez que pasan el proceso de desintoxicación te das cuenta del valor que tiene la vida, de que se puede pasear, tomar café y dulces en una cafetería, ir al cine. Alguien pensará que sólo digo tonterías, pero quien esté pasando por esto me va a comprender.

Lamentablemente, en estas fechas, donde son frecuentes las celebraciones, sucede que algunas personas salen de fiesta y pueden aparecer al día siguiente porque no tienen límites cuando se junta con un grupo, anula sus responsabilidades en ese momento.

El alcohólico no es sólo quien bebe a diario, también el que cuando bebe pierde el control. Quien se pasa el año esperando a que llegue una fiesta para perder el control es un alcohólico. El sentido común es la base de convertir tomarse algo en beber sin parar combinándolo con una raya de droga para poder seguir bebiendo. No permitir que se normalicen estas actitudes. Entre los usuarios de Acali hablamos del 'bichito', algo que se activa con la ingesta de la primera caña en el alcohólico que anula su persona. Pierde el control de todo.

María Ruiz (Acali) 3

¿Qué ofrece Acali para las personas adictas a la bebida o a cualquier sustancia estupefaciente?

Desde una concepción actual y con un abordaje integral, ofrecemos servicios terapéuticos tanto para el enfermo como para su familia: Desintoxicación ambulatoria, hospital de día, tratamientos de métodos barrera, controles, análisis, tratamiento psicológico individual, terapias de grupo y grupos de autoayuda que imparten los propios enfermos y sus familias; su testimonio en primera persona es fundamental para la concienciación. Creo que Acali es fundamental, porque tanto alcohólicos como familiares se sienten identificados con quienes ya están en proceso de superación, te sientes comprendido, ves que puedes salir.

En la presentación de las nuevas instalaciones hace unos días, señaló que Acali se "reinventa" después de una etapa con muchas dificultades.

Sí. Arrastramos una deuda de unos 20.000 euros por una mala gestión en etapas anteriores. Por eso, hemos tenido que vender dos locales que eran de nuestra propiedad. También pesa sobre nosotros denuncias de trabajadores a los que no se les pagaron sus nómina. Por eso, a día de hoy nos autofinanciamos con los 12 euros que los socios, fundamentalmente familiares de personas que están recibiendo tratamiento aquí o que ya han superado la fase de dependencia a la bebida. Tenemos donaciones, pero muy poquitas. No podemos pedir subvenciones hasta que no arreglemos todo. Por eso, todo el personal, tanto el psicólogo, como los terapeutas y la enfermera son voluntarios. Sólo pagamos las facturas de agua y luz del local. Además, derivamos los casos más graves a otras entidades que sí pueden estar ingresados como Remar o Proyecto Hombre.

Acali es fundamental, porque alcohólicos y familiares se identifican con quienes están en proceso de superación, te sientes comprendido, ves que puedes salir

En la presentación del dispositivo especial de Navidad de la Junta Local de Seguridad uno de los agentes dio un dato alarmante: En un control de tráfico durante la primera semana de diciembre en la capital de los 1.700 vehículos parados, 24 conductores dieron positivo en la tasa de droga frente a 17 por alcohol.

El consumo habitual de porros y de cocaína en días de fiesta es, desgraciadamente, una realidad no sólo de jóvenes, que también, sino de adultos de clase social media y alta, profesionales de todos los campos que te puedas imaginar: Médicos, abogados, ingenieros... La droga ya no se circunscribe sólo a las clases sociales más bajas.

María Ruiz (Acali) 6

Pero cada vez tenemos más información, los chavales tienen acceso en cualquier momento a testimonios de cómo afectan las adicciones, está penalizado su consumo en la conducción.

Sí, pero es que ahora el problema es que estamos normalizando el consumo. Antes el drogadicto era el 'yonqui' que no podía con su cuerpo, ahora el consumo de drogas como la cocaína es algo que está instalándose en cualquier grupo. Y los porros ya no digamos. Es una imprudencia y tenemos que luchar por sensibilizar a la población de todo lo que conlleva la adicción a una sustancia, no sólo para ti, sino para todos los que te quieren. Destrozan familias enteras.

¿Se puede evitar ser alcohólico?

Es un problema porque nuestra sociedad tiene el consumo de alcohol como algo habitual. Celebramos un nacimiento y hay cerveza y vino; en Navidad, no falta tampoco. Entonces, las campañas de sensibilización siguen siendo necesarias tanto en centros educativos, como en centros de servicios sociales. Y lo más eficaz, más que los consejos médicos, que también, es el testimonio en primera persona de alguien que haya pasado por esto.

María Ruiz (Acali) 9

Comentarios