Viernes 20.07.2018

MANUEL BLASCO, PRESIDENTE DEL CENTRO COMERCIAL ABIERTO CENTRO CÓRDOBA

"Si siguen abriendo centros comerciales y mercadillos desaparecerá el poco comercio local que queda"

Blasco 6
Blasco 6
"Si siguen abriendo centros comerciales y mercadillos desaparecerá el poco comercio local que queda"

Metidos ya en la vorágine de las compras navideñas, sorprende la cantidad de negocios de toda la vida que ya han tenido que echar el cierre porque resulta insostenible mantener una tienda de camisas, zapatos, lencería o regalos, cuando en un gran almacén, sea de la franquicia o cadena que sea, se hace la compra para la semana, se coge el detalle para el cumpleaños del amiguito del hijo y, de paso, se van tachando regalos de las cartas a los Reyes Magos.

Sin embargo, desde las administraciones públicas animan a comprar en negocios locales. "Las pymes sostienen la economía de la ciudad", declaran los cargos institucionales, pero el empresario Manuel Blasco (Córdoba, 1963), presidente de Centro Comercial Abierto (CCA) Centro Córdoba, que ha estado "desde los nueve años detrás del mostrador de la tienda familiar", asegura que "el comercio local está en decadencia".

En la entrevista concedida a este medio, Blasco comenta que a Córdoba "le sobran centros comerciales" y se permite "la venta de falsificaciones en los quioscos de los Jardines de la Victoria", "se instala un mercadillo en Las Tendillas que vende productos sin etiquetar" y "todos los días en algún barrio hay mercadillo donde los vendedores no están ni dados de alta en la Seguridad Social". Mientras, los autónomos de pymes soportan el pago de su cuota -con independencia de lo que facturen-, los recibos del agua, luz y alquiler.

He leído que lleva desde pequeño detrás de un mostrador.

Empecé con nueve años en mis vacaciones. He conocido a los antiguos: Rodríguez Espejo, Dolores Muñoz... Ya no queda nada de esa época.

¿Cómo era la actividad comercial en Córdoba?

El comercio de Córdoba se podía permitir el lujo de ser la única ciudad de España que en 300 metros a la redonda tenía 17 negocios que vendían la marca Burberry. Eso no ocurría en ninguna capital de este país. Las tiendas de señora y de caballero han desaparecido en un 90 por ciento. Esas medianas empresas con 14, 15 o 20 empleados han desaparecido. Esto ejemplifica la decadencia, lo que se ha perdido a causa de los mercadillos, las conocidas como "tiendas de chinos", mercados como el de la Plaza de Las Tendillas o como la Carpa que montan por Navidad en los Jardines de La Victoria. Eso es competencia desleal en suelo público. Pero se trata de iniciativas impulsadas por el propio Ayuntamiento.

Blasco 2

¿A qué se refiere?

Estamos hartos de denunciar que en los quioscos de los Jardines de La Victoria se venden falsificaciones de camisetas, zapatillas de deporte y bolsos. No dan facturas. Y la carpa de Navidad ya es una competencia desleal en toda regla con respecto a los que pagamos todo el año nuestros impuestos y que vemos cómo, en épocas en las que podíamos reponernos de los meses más malos, la gente compra en mercadillos. Y el de Tendillas, otro ejemplo. Hemos denunciado que venden productos sin el etiquetado correspondiente que se exige, sobre todo, en los productos alimenticios.

Los centros comerciales y grandes superficies de la ciudad han facilitado la vida a las familias con horarios de trabajo imposibles de compaginar con las tiendas de barrio que como mucho a las 14.00 horas echan el cierre por lo menos hasta las 17.00 y en estos casos sí que se crea empleo.

No puede ser lo mismo el producto fresco que tiene una tienda de cercanía que va a la lonja por la mañana que el envasado en una estantería. Y por horarios, siempre hemos trabajado mañana y tarde y nos hemos apañado. Es una cuestión en parte de responsabilidad con tu ciudad. Por otra parte, en una ciudad con el 30 por ciento de sus vecinos en paro sobran metros de centros comerciales. Y con respecto al empleo, claro que sí, pero por ejemplo, Primark ha podido crear 100 puestos de trabajo pero, ¿en qué condiciones?¿por cuántas horas son los contratos? y sobre todo, ¿cuántas pequeñas tiendas han tenido que cerrar por no ser competitivas ante los precios tan bajos? Y los mercadillos... eso es otro tema aparte.

Pero los mercadillos son puntos de venta ocasionales; sólo unos días a la semana y durante unas horas determinadas.

¿Y el alta en la Seguridad Social? Eso es obligatorio para ejercer una actividad empresarial. Además que de ocasional nada. Hay mercadillos todos los días en diferentes puntos de la ciudad y vendedores que trabajan de lunes a sábado vendiendo, como cualquier empresario que paga sus impuestos.

Pero si tomamos como ejemplo el centro, sí hay locales vacíos como el antiguo de C&A de la calle Claudio Marcelo o el edificio donde se ubicaba una tienda de la cadena Blanco pero también ha tiendas nuevas, sobre todo pequeñas.

¿Pero qué negocio va bien de todos los que me dices? Para que dos o tres funcionen hay el doble que llegan a final de mes con mucho esfuerzo, echando 18 o 20 horas en el negocio, sin vacaciones, descansos, estando enfermos, porque no te puedes dar de baja tampoco. Y lo peor de todo es que la desaparición de pequeñas y medianas empresas, que representaban gran parte de la clase media de la ciudad, con su cierre ha hecho que casi hayan desaparecidos los cordobeses pertenecientes a ella; la riqueza de un país no se puede medir por los ricos, sino por su clase media y aquí no tenemos, aquí hay o gente muy acomodada o trabajadores que no llegan a fin de mes.

Blasco 4

Desde el conocimiento por experiencia de lo que es saber todo lo que tienes que pagar pero no el fondo que vas a contar para ello, esto es, la vida del autónomo, ¿puede explicar por qué en las grandes cadena los productos valen menos que en una tienda?

Es fácil, las grandes marcas producen sus propio género en fábricas de Marruecos o China y los comerciantes tienen que acudir a proveedores, y si con suerte son nacionales, la calidad de los tejidos y de la producción encarece el precio final cuando llega a una tienda. Tenemos unos márgenes irrisorios con respecto a las grandes cadenas. Y a eso añádele las rebajas que durante todo el año mantienen para deshacerse del excedente de stock.

Ahora inmersos en plena campaña, ¿qué le decimos a los cordobeses para que vayan a los negocios de los centros comerciales abiertos como el centro, Santa Rosa, Avenida de la Viñuela y calle Jesús Rescatado, Ciudad Jardín y la zona del Zoco, Campo de la Verdad... los comercios de barrio, de cercanía?

Lo barato sale caro. Yo me sigo poniendo ropa de hace 30 años. No tiro nada porque esté en mal estado, lo que va a la basura es lo que he comprado más barato. Ahora, unos buenos zapatos en una zapatería de fabricante conocido, con materias primas de calidad son baratos si tienes en cuenta cuánto te van a durar, los beneficios para tu salud y la contribución a la riqueza local. Una prenda de calidad es para toda la vida.  Pero es que no se pueden comparar ni unos Blasco 3simples calcetines de algodón puro con los que te cuesten un euro que le salen bolitas hasta en la etiqueta antes de lavarlos.

Otra de las virtudes puede ser la atención al público. Cuando la economía familiar depende las ventas, el trato al cliente suele ser exquisito.

Lo normal es que la atención sea mucho más cercana, más personalizado. Yo he estado 27 años detrás de un mostrados y hoy mis clientes son amigos. Ahora bien las cosas no son como eran antes. En el comercio entrabas de aprendiz y te formabas de quien llevaba toda la vida en la profesión. Ahora hay gente que acaba en el comercio por falta de oportunidades en lo que se han formado y no son profesionales de la venta.

¿Cuáles son los principales retos de Centro Córdoba como asociación que representa a parte de los comerciantes de esta zona de la ciudad?

Pues como te he comentado, sigo luchando por lo mismo por lo que luchaba desde que empecé a involucrarme en el asociacionismo del sector; antes luchábamos contra los vendedores ambulantes que se ponían en el Bulevar, muchos de los cuáles ahora están en los kioscos del Paseo de la Victoria. También tenemos el reto de mantenernos frente a los establecimientos regentados por extranjeros chinos que venden de todo y también frente a los propios mercadillos. Después de 30 años, hay 12 mercadillos a la semana.

La regulación de todas las trabas -mercadillos, centros comerciales, mercados navideños- que según su análisis dificultan el buen funcionamiento de las empresas está en manos del Ayuntamiento, el ente encargado de las licencias. ¿Qué habría que hacer bajo su punto de vista?

Lo que se hace en Málaga. Donde sus gestores municipales llevan muchos años apostando por el comercio, la hostelería y la cultura pero de verdad; con una planificación a largo plazo pero con acciones a medio y a corto para que se noten las mejores, se impulse la actividad de las pymes, atraigan a turistas no de paso, sino de los que se quedan unos días en hoteles malagueños comen en restaurantes locales van a museos de la ciudad. Es necesario reconducir el sector más rentable. ¿Que no tenemos industria? Pues por un lado, trabajemos esa carencia pero por otro aprovechemos el valor que ya tenemos como es el cultural y patrimonial para hacer que los visitantes se queden a dormir en la ciudad porque en un día sea materialmente imposible verlo todo. Tenemos el Casco Histórico más grande de Europa y los turistas ven la Mezquita-Catedral, picotean algo y de vuelta a Sevilla o a Málaga a dormir. No puede ser. Tenemos que abrirnos a proyectos de ciudad. Yo opté a gestionar el actual Centro de Recepción de Visitantes (CRV) para hacer un proyecto que unía cultura y gastronomía y gané el concurso pero se echó para atrás el anterior equipo municipal. Frenan la iniciativa privada.

Pero señale acciones concretas, medidas, ideas.

Por ejemplo, el ramal de Málaga se desvía antes de llegar a Córdoba. Nadie ha luchado para que se haga posterior a Córdoba, con el perjuicio que supone para los visitantes. Con respecto a la aumentar los focos turísticos, podemos sacar partido al Realejo, San Andrés, San Pablo, San Andrés, Ciudad Jardín, Santa Rosa, El Brillante. Vamos a pensar qué posibilidades tienen nuestros valores y vamos a trabajarlos. ¿Cómo? Pues por ejemplo, negociando con los turoperadores para incluir más puntos de la ciudad visitables. Revitalizando la zona del río donde paran los autocares o estableciendo otros puntos e incentivando la apertura de negocios allí. Fórmulas hay.

Blasco 8