• Jueves, 27 de Abril de 2017

ENTREVISTA A JOSÉ MARÍA SERRANO CARRIEL, ESCULTOR

"Yo estoy detrás de mi obra, pero así puedo ver el diálogo que mantiene con la gente"

José María Serrano junto a 'Vientos de cambio'
José María Serrano junto a 'Vientos de cambio'

José María Serrano Carriel, de 44 años, es del barrio cordobés de Santa Cruz, que en su día formó parte de Montilla y desde hace 15 años pertenece a la capital. Estudió Bellas Artes en el 'Isabel de Hungría' de la Universidad en Sevilla, y desde entonces no para de trabajar en lo que le gusta y que confiesa que disfruta con ello. Su obra se puede contemplar en películas como 'Palmeras en la nieve' o 'El guardián invisible' y adora el Arte Contemporáneo. Tampoco tiene pelos en la lengua a la hora de criticar cómo trata su ciudad natal a los artistas de arte contemporáneo figurativo: "Nos tiene olvidados".

¿Cómo se le metió en el cuerpo el tema de la escultura?

Desde pequeño he estado dibujando siempre. Los recuerdos más antiguos que tengo de ser consciente es la televisión en blanco y negro y dibujando los muñequitos que veía en los programas. Veía los dibujos animados y los sacaba en plastilina.

¿Mazinger Z entre ellos?

Evidentemente, era de los míos y acabó en forma de plastilina. Desde Super Ratón hasta el último que te puedas imaginar, incluidos los Teleñecos.

¿Qué otras cuestiones le marcaron?

El mundo del Cómic y el mundo de la animación siempre me ha gustado; siempre han estado ahí. Aparte, el Arte. Desde pequeño siempre he ido mucho a exposiciones, a muchos centros a ver Arte. Desde que estaba en el instituto, ya salíamos a ver muestras artísticas. De hecho, estudié en el instituto Góngora en una extensión que había por la tarde, un proyecto que surgió ese año y que acabó con nosotros, y aunque no fue muy exitoso, sí acabó formando un grupo de gente muy buena y con las mismas inquietudes, y las primeras exposiciones de Arte Contemporáneo a las que fui era con ellos. No son artistas, pero son buenos médicos, en su mayoría.

jmserrano9

Su taller está en el barrio de Santa Cruz, ¿no?

Allí lo tengo y estamos mi hermano Noe y yo juntos. Cuando yo acabé la carrera de Arte mi hermano no sabía qué hacer y al final, cuando empezó a conocer el terreno en el que me movía, le fue encantando y siguió mi camino. Estamos los dos trabajando en el taller y además los dos escultura. Él comenzó con la pintura, pero a fuerza de ver lo que yo hacía le acabó llamando a él también. La escultura tiene ese punto que engancha mucho. Cada obra es un reto. En la pintura pasa igual, pero como la escultura necesita tanto tiempo trabajando la misma pieza, al final llega a ser casi obsesivo para que lograr que la obra tenga una seriedad y una profundidad buena. Muchos de los artistas se dedican a la pintura por no tener precisamente tiempo ni espacio para la escultura; es muy cansado y puede con más de uno.

"No he entrado hasta ahora en las galerías, porque no me gusta que nadie me dicte lo que tengo que hacer"

¿El artista vive de su trabajo?

A trompicones. Eso es como todo ahora mismo. Nosotros también hemos sufrido la crisis. Los últimos trabajos que he tenido son monumentos. Pero cuando cae el ladrillo y ya no se hacen tantas obras, la obra pública se resiente. Me voy defendiendo con los clientes. No he entrado todavía en galería y estoy preparando trabajo para entrar en ese mundo del que siempre he sido un poco reacio, porque no me gusta que nadie me dicte lo que tengo que hacer. Prefiero hacerlo yo y una vez que la obra esté terminada ya los galeristas, si les interesa, que lo muevan, y, mientras, me puedo dedicar a otra serie. Nunca me he preocupado por ello, porque el trabajo por encargo siempre me ha permitido continuar.

¿A qué se refiere cuando habla de obra pública?

A encargos de las administraciones. Como son los monumentos y esculturas como el caso de ‘Vientos de cambio’, la que tengo hecha en la glorieta de la entrada al Aeropuerto, 'El monumento a los pilotos', o la del mismo Padre Cosme en la Plaza de las Cañas. La escultura 'El Caminante' del río Guadalquivir, donde hay unas doce esculturas de cuatro metros, también hicimos una de ellas cada uno mi hermano y yo para intentar pedir lo de la Capitalidad Cultural en 2016, que se quedó igual de colgado que las esculturas...

Su obra es bastante conocida, ¿pero cree que es igual de conocido que ella?

No. A mí no me conoce nadie. Yo estoy atrás. Y eso me permite también disfrutar de verdad de las obras grandes. Yo voy al Vial me siento al lado de mi escultura y veo el influjo suyo entre la gente; cómo hay un diálogo entre la escultura y los ciudadanos. Lo puedo disfrutar porque no me conocen, si no, no lo podría hacer.

"Quería hacer ver a un padre que le muestra a su hijo la Córdoba moderna diciéndole que todo eso era suyo"

Hábleme de esa obra, ‘Vientos de cambio’. ¿Por qué poner a un ser prácticamente de Cómic junto a un niño tan tierno? Es un contraste muy fuerte.

A mí no me gusta hablar de mi obra cuando ya está hecha. Siempre lo he dicho. Creo que lo mejor es que sea la obra la que hable. Pero surgió cuando se eliminan las barreras de las vías del tren y que dividían de forma absurda a Córdoba en dos, y se hace esa zona peatonal para la ciudad. Se abrió una zona diáfana y había un tanto por ciento, un 0,5, que se tenía que dedicar a obra pública y sobre todo en esculturas. Se planeó un concurso público por parte de Procórdoba, en ese año por suerte para mí estaba en el Gobierno local IU y PSOE y los socialistas estaban en Urbanismo y querían hacer algo excepcional: sacar a concurso público con tiempo suficiente para que los participantes se preparan con tiempo. Era algo muy abierto y en el jurado había asociaciones de vecinos de la zona, la Universidad de Córdoba (UCO), arquitectos, artistas y el propio Ayuntamiento. Mi idea era aunar las dos Córdobas: La que nacía nueva con ese plan y la que se considera clásica. Quería hacer ver a un padre que le enseña al hijo la ciudad nueva y que le dice que todo lo que ve es suyo. También quería poner el toque en el concepto de Arte Contemporáneo que a mí me ha marcado. Pienso que no eres artista de verdad hasta que no dominas la materia y no dominas de verdad lo clásico.

Jmserrano 5

Explíquese.

Si tú no dominas el dibujo no puedes ser un pintor bueno.

Parece evidente...

No es tan evidente hoy en día. Hace unas semanas estuve en ARCO, y no me pareció tan evidente.

Noto un poquito de crítica en sus palabras.

Siempre va a haber crítica en lo que digo y en lo que hago.

En su figura paternal de 'Vientos de cambio' se pueden descubrir trazos claros de Richard Corben.

No me puedo despegar de mis influencias. Tanto de Corben como de Manara o los Cómics americanos y de superhéroes y de ahí hasta Mortadelo y Filemón de Ibáñez. Nunca rechazo esas influencias y si una pieza las necesita, las aplico. Por ejemplo, la última obra que estoy preparando va a tener mucho de fantasía.

jmserrano6

Hablemos de cine. ¿Cómo se inició su relación con el séptimo arte?

Es una pasión y es complicado. Desde que tengo memoria siempre he intentado entender los efectos especiales que veía. No me quedaba contento viendo una película si no entendía cómo se había conseguido un determinado efecto especial. Me hice con una buena biblioteca sobre el arte de la película y el making of de la película. Mi hermano también tenía mucho interés en eso y entre los dos nos buscábamos la vida.  Noe siempre ha tenido mucho interés en dar el salto al cine. Pero el cine es algo muy limitado, no puedes hacer tú la obra y acabar; es algo muy grande, tienes que entrar ahí, cumplir los tiempos de entrega y es un lío. Ahí él entró, estuvo viendo algunas empresas y esos contactos suyos me llegaron a mí.

"Pedro de Diego, de FX, que hace los efectos a José González, es el que contactó conmigo"

¿Fue su hermano, entonces quien le introdujo?

Bueno, no. Él tenía más interés por ese mundo. Mi hermano se metió en las galerías y como ya le conocían a él empezaron a ver mi obra también. Ellos mismo fueron quienes me llamaron a mí para saber si estaba interesado en colaborar con ellos. Mi primera colaboración que tuve con el mundo del cine fue cuando me llamaron para elaborar una pieza para el Museo de la Evolución Humana de Burgos en la recreación de un cráneo de homínido. Ellos no tenían conocimientos suficientes y como habían visto que yo estaba trabajando sobre homínidos, consideraron que yo lo podía hacer bien. A raíz de ahí trabajé para el Museo y luego ellos mismos me llamaron para hacer unas cabezas y unos rostros de personajes famosos en la cara de actores vivos. Luego, para la siguiente película, ‘Palmeras en la nieve’, contactaron conmigo. Entonces yo estaba con monumentos y problemas familiares, y no podía desplazarme, así que decidimos que las serpientes que aparecen en la película las modelaba yo, pero en mi casa. Ésas se hicieron por completo en San Cruz (risas).

Jmserrano 3

¿Quién contactó con usted?

Pedro de Diego, de FX, que es la empresa que le lleva al director José González los efectos especiales.

¿Pasó lo mismo con ésta última película, 'El guardián invisible', entonces?

Claro. Cada vez que necesitan a gente con determinada calidad, me llama a mí. Por lo visto, escultores no hay tantos. Ya ves tú, quién podría pensar que en Madrid no los encuentran. Pues no, no hay gente cualificada, y para mí es un orgullo que piensen en mí. Pedro me llama cuando necesita algo complicado, con mucha anatomía, y no tiene tiempo.

¿Por ejemplo, el cuerpo que aparece en ‘El guardián invisible’ de qué material está hecho?

Primero hay que aclarar que el cuerpo de esa niña no la he hecho yo solo, sino entre un equipo de gente muy buena. Estábamos cinco personas para recrearla. Se le hicieron moldes directos a una niña, porque, al igual que las serpientes, no pueden aparecer menores desnudas en la pantalla ni animales que puedan ser maltratados. Las piezas de los moldes se unieron y me contrataron para unir todo y que todo funcionara: para el detalle. Que el cuello, por ejemplo, encajara bien en el cuerpo. Salen varias niñas y hay que encajar diferentes cabezas y varios cuerpos hasta hacer un pequeño collage. Modelamos en plastilina sobre escayola. Por ejemplo, aparece una niña con los ojos abiertos y había que hacérselos, y los brazos y demás también, y a todo eso sacarle otros moldes.  Mi trabajo es que todo estuviera en su sitio y acabara funcionando.

¿Sus planes futuros van por los mismos derroteros?

Sí, seguro. Yo dejo esa puertecita abierta siempre. Con Pedro le tengo dicho que cuando salga algo así, importante, que no dude en llamarme. Antes tenía problemas familiares y no podía desplazarme tanto y ellos confiaron lo suficiente en mí como para dejarme trabajar en mi casa.

"El problema del cine es que no hay dinero, hay que hacerlo rápido y bien; con más tiempo sería canela fina"

¿Ahora tiene más libertad?

Sí, pero el mundo del cine es muy extraño. No hay tanta libertad como se requeriría. El problema del cine aquí es que no hay dinero para invertir mucho y hay que hacer las cosas muy rápidas y que parezca que están muy bien hechas. Muchas veces es frustrante. Con más tiempo las cosas serían canela fina. Es un mundo complicado y difícil.

Véndame un poco la película 'El guardián invisible'.

Hemos trabajado en ella gente maravillosa que son cada uno en su terreno auténticos profesionales, y lo que son efectos especiales de este tipo (las figuras, el maquillaje…) resulta impresionante. ¿Los libros de Dolores Redondo? Ahí están las ventas de la trilogía de Bazán, es libro de cabecera de la literatura actual y le acaban de dar el Premio Planeta por la nueva novela. El director, por su parte, dejó muy alto el listón con ‘Palmeras en la Nieve’. Son buenos mimbres para que salga un cesto de excelencia.

jmserrano 7

¿Cuáles son sus planes de futuro?

Ahora mismo estoy haciendo una serie que forma parte de mi obra personal, un tanto olvidada por dedicarme tanto tiempo a obra pública por encargo. Llevo intentando acabar una serie sobre homínidos, canon y proporción, los tres ejes juntos, y estoy ahora mismo acabando los moldes a las piezas que ya tengo listos para diciembre hacer una exposición y hemos creado también un grupo unos amigos, unos locos del Arte Contemporáneo de Córdoba, que hemos cobrado forma de colectivo y queremos exponer. También estamos preparando otra asociación cultural nueva que estamos ahora mismo gestándola.

"Córdoba necesita una imagen que la identifique de forma rotunda, y ya la tengo en mi cabeza"

¿También está trabajando en obra monumental?

Sí, estoy preparando proyectos que me encargan. Ahora mismo tengo en la mano dos para Córdoba. Estoy intentando convencer a los que tienen que dar el visto bueno para una de ellas para que se haga, y para la otra otro me han llamado para que la prepare. Es un monumento sobre las víctimas de la Guerra Civil pequeñito, pero es que a mí la idea me encanta. Lo he trabajado mucho tiempo y estoy muy ilusionado de que se pueda hacer algún día. No sé si se va a terminar haciendo. Pero ahí está. Son de gente que conoce mi obra y me van haciendo encargos de ese tipo. Hay unos monumentos que tenía previsto para unos pueblos de Córdoba y se han quedado en el aire con la crisis del ladrillo. Esos grandes monumentos ya se harán, no me preocupa. Pero el de la Guerra Civil es un empeño personal mío que se haga en Córdoba y es porque tengo la convicción de que la ciudad necesita una imagen distinta a la que tenemos. El Gigante de 'Vientos de cambio' es verdad que se está haciendo un referente, pero quiero algo más, quiero que la gente que venga a Córdoba se lleve algo y que ese algo le identifique de forma rotunda con la ciudad de Córdoba.. Llevo mucho tiempo buscando para encontrar ese algo y creo que lo he encontrado y tengo la obra. El lugar, también, pero no quiero adelantarlo. Si algún día se llega a hacer iría por su propio sitio solo a ese sitio. Son cosas que no me preocupan porque tengo todo el proyecto hecho y es cuestión de lucidez.

Jmserrano 2

¿Cuál es su opinión sobre el Centro de Creación Contemporánea?

La semana pasada estuve allí, porque convocaron a una serie de personas, colectivos y asociados al tema cultural en Córdoba y me llegó a mí de forma incomprensible porque habitualmente no me llega. Los que estábamos en la mesa hablamos y punto. El edificio es magnífico y muy bonito. Me gusta el hormigón. Es una pena llegar al Centro y que esté abierto de esa manera, sin nada. Vacío. Es penoso que haya también unos talleres para exponer y si pensamos en que quien esté en el taller tiene que sacar la pieza fuera y tiene que llenar con una pieza el espacio tan grande que hay en la sala, ¿cómo va a hacerlo si las salas son una miniatura? Son detalles técnicos que se tendría que haber tenido en cuenta. En la ciudad creemos que ese edificio es de Córdoba y estábamos equivocados. No lo es, es andaluz y se va a gestar como andaluz. No se va a dejar entrar a lo local. Eso se dejó claro en las reuniones que hubo anteriores.

Si lo local merece la pena, sí entrará. ¿No es así? Y además Córdoba entra dentro del concepto de lo andaluz.

Hay mucha obra local que merece mucho la pena, pero ¿crees que vamos a tener cabida ahí los artistas de Córdoba? Ojalá me equivoque yo, porque no lo creo.

"El Centro de Creación Contemporánea está vacío de contenido, pero los artistas locales no vamos a entrar ahí"

Pues ahí están ustedes para reivindicarse.

Bueno. Yo estoy tratando de sacar adelante dos colectivos de Arte Contemporáneo. Yo trabajo y voy a seguir trabajando. Hace unos dos o tres años me llamaron del Museo del Bellas Artes de Córdoba para dar una charla sobre mi obra. Fui y estuvo bien, pero, sin embargo, el Museo no tiene ni una obra mía, ni tiene visos de que vaya a tener nunca ninguna. Con eso lo digo todo. Por ejemplo, la Fundación Botí acaba de exponer en ARCO, pero nadie se entera de nada ni nadie sabe nada. Yo nunca he podido entrar en la Fundación Botí para exponer. Siempre que se han hecho cuestiones colectivas, yo no he podido participar de ninguna de las maneras, aunque a mí me gustaría. Siempre veo a los mismos artistas, pero cuando les pregunto a ellos me responden que a él le han llamado tal o cual persona, que son amigos suyos. ¿Es que debemos ser amigos de alguien para exponer ahí? Otro ejemplo es una revista reciente, ‘17’; escultores que tenemos obra en la calle somos muy pocos y ahí no aparecemos. Ni se nos nombra. Estamos abandonados por ser figurativos, porque es un problema creer que el Arte Contemporáneo es sólo el que no se entiende.

¿Se considera usted un friki?

No. Pero sí es verdad que todos tenemos un lado friki. Me gusta el cómic, determinadas películas, la fantasía, las figuritas de Star Wars… Y no pienso renunciar a eso.

jmserrano 10