Miércoles 24.04.2019

ISABEL AMBROSIO, ALCALDESA DE CÓRDOBA

"La participación no eterniza las soluciones, las hace mucho más sólidas: Cosmos, el cercanías, la Memoria Histórica, los veladores, las parcelaciones"

"La participación no eterniza las soluciones, las hace mucho más sólidas: Cosmos, el cercanías, la Memoria Histórica, los veladores, las parcelaciones"

No acabó Magisterio. Es lo que ahora se nos viene a la cabeza al respecto de la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (Madrid, 18 de julio de 1970). Como también, al hablar de una mujer y política, resuena el caso de quien sí que obtuvo un título, pero la justicia dirá si de la manera procedente o no.

Y tras lo que parece una "caza de brujas" en pro de la "titulitis", hay una mujer, hija, esposa y madre de dos adolescentes. Y una socialista. El orden de los factores no altera ni la templanza ni su manera pausada de dirigirse a los ciudadanos. Sin estridencias, malos gestos o desaires.

Incluso ante cuestiones realmente incómodas sale al paso con una asombrosa amabilidad. Parece que, al menos públicamente, pocas cosas le sacan de sus casillas.

Es una socialista de partido. Con 29 años fue nombrada asesora del grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Córdoba y tan sólo un año después, en 2000, pasa a ser secretaria de Organización del PSOE cordobés y en 2004, secretaria general del partido en la provincia y diputada del Parlamento de Andalucía por la provincia. En la Cámara Alta regional presidió la Comisión de Discapacidad y fue ponente en la Ley de Promoción y Defensa de la Competencia de Andalucía.

La fuerza del 'Mayo Cordobés' de 2008 hizo que se despidiera como diputada para asumir la representación de la Junta en Córdoba como delegada del Gobierno regional hasta 2015, cuando salió elegida regidora de la ciudad. ¿Su primer acto como alcaldesa? La visita a la tumba del último alcalde socialista de la Segunda República, Manuel Sánchez-Badajoz, fusilado al poco de iniciarse la Guerra Civil española.

Éste es el curriculum que, oficial u oficioso, hay detrás de una mujer que perdió a su padre demasiado pronto, que ha hecho más de una locura por amor -según reveló en una entrevista a la compañera Carmen Lozano hace años-, que su mejor momento del día es el desayuno, cuando sus compromisos se lo permiten, con su marido y sus hijas.

Unas hijas adolescentes cuyo futuro le preocupa, y mucho. Como también le inquieta todo lo que ocurre alrededor de los jóvenes: El botellón, la venta de alcohol a menores, el desempleo, la formación, las expectativas... Con todo, está convencida de que Córdoba es la ciudad ideal para vivir, para desarrollar proyectos de emprendimiento, innovadores, porque Córdoba es una ciudad diferente, auténtica, patrimonial, cultural, histórica, vanguardista y con el mayor de los tesoros: Sus vecinos.​

Alcaldesa 3

Pregunta sobre el 'Estado de la ciudad'. ¿Cómo defiende la alcaldesa su ciudad en foros internacionales? ¿Cómo es la Córdoba de 2018?

Como una ciudad moderna y dinámica, heredera de la mejor tradición de Roma, el mundo musulmán, la cultura judía y la cristiana. Con un patrimonio que la hace una de las ciudades más atractivas del mundo. Paralelamente, intento hacer llegar a esos foros las posibilidades reales que ofrece una ciudad con un enorme talento entre sus jóvenes en el terreno de la innovación y con un potencial incuestionable en aspectos como el biosanitario, el logístico y el agroalimentario. Una ciudad, en suma, donde merece la pena vivir e invertir.

La ciudad tiene un importante reto cultural, su candidatura a Patrimonio de la Humanidad de Medina Azahara, que todas las quinielas apuestan en positivo. ¿Qué supondría para la ciudad un reconocimiento más por parte de la Unesco?

Consolidarnos como la ciudad española con más reconocimientos Unesco, con lo que ello supone de atractivo para un sector muy exclusivo de viajeros y, al mismo tiempo, una enorme responsabilidad para mantener y mejorar un patrimonio excepcional, reconocido así a nivel mundial.

Los partidos de la oposición critican que Córdoba no tiene industria. Sin embargo, no han sido pocas las iniciativas para impulsarla, por ejemplo, a través del Parque Logístico. ¿Qué tiene la ciudad para no ser atractiva para instalar aquí grandes fábricas que den trabajo? Y, en positivo, ¿cuáles son los valores singulares de la ciudad?

No estoy de acuerdo en que la ciudad no sea atractiva para los inversores. Es cierto que históricamente no hemos sido capaces de articular una oferta atractiva para hacer de Córdoba una ciudad receptoras de proyectos, pero creo que en la actualidad, con las privilegiadas infraestructuras y comunicaciones y la calidad de vida que ofrece la ciudad, estamos en condiciones de atraer inversiones, aunque creo que debemos ser muy cuidadosos en definir qué tipo de actividad económica queremos, de manera que podamos seguir manteniendo nuestro atractivo patrimonial y cultural y nos posicionemos como una ciudad de vanguardia en la agroecología, la logística y todo lo relacionado con la innovación.

No estoy de acuerdo en que no sea atractiva para los inversores; ahora, con las infraestructuras, comunicaciones y la calidad de vida que ofrece, estamos en condiciones de atraer inversiones

En su gestión municipal, ha optado por la fórmula de las comisiones para consensuar respuestas a problemas de la ciudad. Medida que es también cuestionada por eternizar las soluciones y al final, mucho debate pero, ¿se consiguen logros? ¿Avances?

No entiendo que se pueda gobernar sin escuchar a la ciudadanía y hacerla partícipe de las decisiones que les van a afectar. Esta ciudad ha sido una de las más avanzadas de España en el terreno de la participación ciudadana y soy una firme defensora de que debe seguir siéndolo. La participación no eterniza las soluciones, sino que las hace mucho más sólidas. Cosmos, el Cercanías, la Memoria Histórica, los veladores, las parcelaciones, o la de las tarifas del agua, son algunos ejemplos de mecanismos de participación para abordar temas muy complejos y muy sensibles de esta ciudad, que es mucho más democrático abordar con la mayor participación posible. Otra cosa es que haya quienes nunca hayan creído en la participación porque están más acostumbrados a gobernar bajo el ordeno y mando. Pero ése no es mi estilo, ni el de gran parte de la ciudadanía de Córdoba, que dio la espalda a esa forma de gobernar en las pasadas elecciones municipales.

Esta ciudad ha sido una de las más avanzadas de España en participación ciudadana y soy una firme defensora de que debe seguir siéndolo

Ya ha anunciado que su proyecto para Córdoba no acaba en su actual mandato. ¿Cuáles son los principales retos de su equipo de Gobierno?

Cuatro años no es tiempo suficiente para desencallar proyectos y desarrollar propuestas electorales. Por eso creo que es mi obligación volver a pedir la confianza de las cordobesas y cordobeses para un nuevo mandato, en el que podamos llevar a término asuntos como el proyecto logístico, el clúster Halal o el desarrollo necesario del Parque Tecnológico de Rabanales 21, como elemento fundamental para colocar a Córdoba en el mapa de la innovación, sin olvidar la recuperación del tiempo perdido en el terreno de los congresos, que durante estos años no han contado con los equipamientos necesarios para su celebración, pero que en muy pocos meses sí dispondrán del de la calle Torrijos y sin que tarde mucho, con el Centro de Ferias y Convenciones. En definitiva, vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que quien se ha tenido que marchar de Córdoba tenga opciones de regresar y para que quienes están terminando de formarse en nuestra ciudad no tengan que renunciar a realizar su proyecto vital y profesional en ella.

Mi obligación es volver a pedir la confianza de la ciudadanía para un nuevo mandato, en el que podamos llevar a término asuntos como el proyecto logístico, el clúster Halal, o el desarrollo necesario de Rabanales 21

Actualmente, su mandato es en coalición y con el apoyo de una tercera fuerza. ¿Tres voces suman o encallan los asuntos?

No tengo la menor duda de que tres voces enriquecen los puntos de vista y hacen más corales las decisiones. Es cierto que, al principio, cuesta engrasar los mecanismos para evitar dilaciones en la gestión que nos exige la ciudadanía, pero no lo es menos que, una vez superada esa etapa, la experiencia de estos tres años me parece muy gratificante.

Alcaldesa 1

En su partido, aunque me va a decir que 'en todas las casas se cuecen habas', actualmente hay una escisión marcada entre el actual presidente provincial del PSOE, Antonio Ruiz, y partidarios de refrescar el partido con propuestas nuevas y quizá, cambiar ese estatus quo de liderazgo, enmarañado todo ello por la investigación sobre el último proceso de selección de personal de la Diputación. ¿Cómo se gestiona el asunto teniendo en cuenta que hay que continuar el trabajo institucional intentando que no salpique de cara a la confianza de los ciudadanos?

Me crea o no, dedico muy poco tiempo a las cuestiones orgánicas de mi partido, fundamentalmente porque creo que las cordobesas y cordobesas, nos han puesto aquí para que les resolvamos sus problemas y por ello creo que las situaciones de una organización política, sea la mía o cualquier otra, no deben quitar ni un minuto de tiempo a quienes la ciudadanía han elegido para sacar adelante un proyecto de ciudad.

Córdoba es una ciudad de izquierdas o, al menos, sus mandatos así lo han demostrado durante toda la Democracia. Me decía en presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC), Juan Andrés de Gracia, que se debe, en parte a ese activismo vecinal que desde siempre ha luchado por mejoras para los barrios, para los ciudadanos. ¿También cree que es un rasgo característico en los vecinos de Córdoba?

Lo comentaba en una respuesta anterior, la vitalidad del movimiento ciudadano de esta ciudad es una característica que la hace única y de la que me siento especialmente orgullosa. Si esa filosofía participativa hace a Córdoba más o menos de izquierda no lo sé, de lo que sí estoy segura es de que la hace mejor ciudad.

¿Cuáles han sido los logros en la participación ciudadana en particular, y en el resto de áreas, en general de estos tres años al frente de la ciudad?

Sería muy largo hacer un balance exhaustivo de las realizaciones de estos tres años. Respecto a la participación ciudadana, baste decir que hemos recuperado la tradición que esta ciudad tenía en esa materia y que no hay una sola decisión estructural que se tome en Córdoba sin contar con sus ciudadanos.

En el resto de materias y, por resumir, pondría el acento en las medidas adoptadas nada más llegar a la alcaldía para hacer frente a la emergencia social en que se encontraban muchas cordobesas y cordobeses, como consecuencia de la crisis y de unas políticas del equipo anterior más dirigidas a cuadrar las cuentas que a atender a las personas.

Casi al mismo tiempo, tuvimos que revertir la situación de las empresas públicas que el Gobierno del PP había dejado abocadas a su privatización o cierre; a día de hoy todas ellas siguen siendo  íntegramente públicas y todas ellas son propiedad de las cordobesas y los cordobeses. Frente a quienes auguraban un Gobierno imposible, en Córdoba hemos sido capaces de aprobar tres presupuestos, en algunos casos, siendo la primera capital andaluza y una de las primeras de España en hacerlo; abordamos y realizamos el proyecto administrativo del Cercanías, del que solo nos encontramos maquetas a nuestra llegada.

Alcaldesa 8

El salvamento “in extremis” de Rabanales 21, o el trabajo de cara a al proyecto logístico, el clúster Halal, la remodelación de Marrubial y la negociación a punto de culminarse con Defensa, para que por fin Caballerizas, para a ser un bien de propiedad municipal.

Tuvimos que revertir la situación de las empresas públicas que el Gobierno del PP había dejado abocadas a su privatización o cierre; a día de hoy todas ellas siguen siendo  íntegramente públicas

Desde su etapa como delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, se la ha caracterizado por un discurso nada agresivo, pausado y un talante negociador ante todo, ¿una política nace o se hace con el tiempo y la experiencia?

Una política es fruto de muchas cosas, desde la educación que recibes en casa, hasta de la relación con tus amigas y amigos. Es fruto de tus inquietudes sociales y de una mayor o vocación de servicio público. Esos son factores que influyen mucho en la decisión de dedicarte a la política. Por supuesto, una vez dentro de ella, el tiempo y la experiencia son fundamentales a la hora de modelar el tipo de político o política en que una se convierte.

Los vecinos de Córdoba poco conocen a esa mujer que hace 3 años llegó a Capitulares para ponerse al frente de un cogobierno. ¿Cómo es la Isabel Ambrosio fuera de las cámaras, en familia? ¿Preocupada por el botellón más allá de un asunto polémico, en lo que atañe a sus propios hijos, sobrinos, allegados...?

No creo que Isabel Ambrosio sea diferente a ninguna otra madre cordobesa con dos hijas adolescentes. Me preocupa todo lo que le pueda preocupar a cualquiera de ellas, desde sus estudios a con quienes entran y salen, sus inquietudes, sus crisis y la forma en que tenemos que relacionarnos con ellas. Si todo lo anterior es difícil para cualquier madre, para alguien con una agenda como la de la alcaldesa es aún mucho más complicado. Es cierto que tanto ellas, como mi pareja que lo están haciendo especialmente fácil y por ello quiero aprovechar esta ocasión para darles públicamente las gracias.  Y por supuesto claro que me preocupa el botellón, como madre, como ciudadana y como alcaldesa; creo que medidas como en endurecimiento de los controles de venta de alcohol a menores nos van a ayudar, pero nada conseguiremos si no nos ayudan las familias, porque el botellón es un problema muy complejo que no se puede combatir sin la complicidad de ellas.

Comentarios