sábado 06.06.2020
Cordoba Hoy

JESÚS OJEDA. HERMANO HOSPITALARIO

"En la logia Maimónides de Córdoba tenemos cristianos, musulmanes y judíos; las tres culturas"

El arquitecto y pintor Jesús Ojeda Ramírez
El arquitecto y pintor Jesús Ojeda Ramírez
"En la logia Maimónides de Córdoba tenemos cristianos, musulmanes y judíos; las tres culturas"

Benjamín Franklin, George Washington, Edwin 'Buzz' Aldrin (el segundo hombre en pisar la luna), Louis Armstrong, Mel Blanc (la voz original de Bugs Bunny), Mark Twain, Arthur Conan Doyle, Alexander Fleming, Winston Churchill, Clark Gable, Mozart, Franz Joseph Haydn, Aleksander Pushkin, Hugo Pratt, Antonio Machado, Blas Infante, Simón Bolívar, Napoleón Bonaparte, Mario Moreno 'Cantinflas', Casanova, Rubén Darío, Duke Ellington, Garibaldi, Goëthe, Gustave Eiffel, Harpo Marx, Houdini, Henry Ford, Emile Citroën, Víctor Hugo, Sorolla, John Wayne, Ortega y Gasset, Guillotin, Juan de la Cierva, Kipling, Beethoven, Nat King Cole, Oscar Wilde, Buffalo Bill, Ramón y Cajal...

Todos tienen algo en común: Fueron masones.

De ellos se ha dicho de todo y para muchos la información que ha llegado sobre la Masonería ha sido sesgada, deformada, confundida y con una visión claramente negativa. En estos difíciles días que se están viviendo a nivel mundial, es bueno pararse un poco y echar una mirada a las cosas de forma calmada, desapasionada y libre. Y para conocer un poco más qué es la Masonería, quiénes son y qué hacen los masones, Jesús Ojeda Ramírez, arquitecto y pintor, pero también hermano hospitalario de la Logia Maimónides de Córdoba, tras haber sido el Hospitalario de Canarias y el Gran Hospitalario de toda la Gran Logia de España, nos recibe en el hall del Hotel Córdoba Center para tratar de arrojar algo de luz, con su voz grave y pausada, sobre los que son buenas personas y buscan el camino para ser mejores y servir de la mejor manera a la sociedad.

Entrevista 56

¿Qué es un masón en el Siglo XXI?

En el Siglo XXI, como lo fue en siglos anteriores, es alguien que tiene inquietudes personales por mejorar como ser humano, y con su conducta, su testimonio y sus obras intentar hacer que la sociedad se haga también mejor. Y eso tiene cabida en el Siglo XXI y en XLIV.

¿Desde cuándo existe la Masonería?

Aproximadamente entre 1716 y 1723. En la primera fecha empieza esa inquietud organizativa y en la segunda fecha ya se constituye como tal.

¡Ah! ¿No procede del Medievo, entonces?

No. Ésa sería la masonería que llamamos operativa. La que yo hablo es la especulativa, la que hoy se mueve. ¿Qué diferencia hay? La operativa era la forma de construir de los albañiles y en el Siglo XVIII se recogieron como símil de tipo representativo y un tanto simbólico, por no decir muy simbólico, las propias herramientas de la construcción. Y a cada herramienta se le dio un sentido filosófico de lo que era operativo en siglos anteriores; muy anteriores, por supuesto, incluso en el Medioevo.

"Masón no se hace; masón se nace. Se ritualiza una forma, pero el que es buena persona, lo es desde que nace"

¿Qué diferenciaría a una persona que simplemente es buena gente de un masón?

Yo creo que, en principio, masón se nace. Masón no se hace. Se ritualiza una forma, pero el que es buena persona, lo es desde que nace. A lo mejor nuestra misión es encontrar a esas buenas personas para que se incorporen y entre todos hacer que la sociedad sea mejor, más justa y más libre.

Entonces, la persona que quiere ser masón, es la que se presenta para serlo, ¿no?

Claro. Nosotros no hacemos propaganda de ningún tipo. Nosotros actuamos y punto. Y es nuestra conducta en la sociedad la que despierta la inquietud en alguien que desea vivir esa situación.

Entrevista 7

¿A alguien que destaque con esos valores ustedes no le insinuarían nada?

Podríamos preguntarle como mucho, si nos une una amistad, si tuviera interés, pero sin mayores presiones de ningún tipo, porque si algo respetamos es la libertad de las personas. Y nada más lejos ni de nuestra opinión ni de nuestra conducta que coaccionar a nadie.

Si usted dice que masón se nace, ¿cómo se da cuenta uno luego de que lo es?

Porque uno se da cuenta y es consciente de que es buena persona.

Sí, pero el mundo está lleno de buena gente y de personas estupendas.

Estoy seguro. También hay lo que llamamos nosotros masones sin mandil. Y son personas que se comportan como tales buenas personas. Lo que se le exige a un masón ya iniciado no es sólo que sea buena persona, sino que mejore día a día con su esfuerzo personal, con su generosidad, con su dedicación.

"Estamos hablando de una hermandad que se basa en conceptos de libertad, de igualdad y de fraternidad"

¿Y qué se hace con las debilidades?

Ése es uno de los motivos para las que sirven esas herramientas que hablaba antes. Esas debilidades intentamos aplicarles esas herramientas de forma individual y personal, no como conjunto coactivo, lo que es el martillo y el cincel. Y golpe a golpe, se van puliendo, quitando y devastando esas cosillas que todos tenemos. Y a medida que vayamos devastando esas debilidades, seremos más fuertes en otras cuestiones más importantes.

Lo que da en pensar que siempre hace falta a alguien que te vaya llevando de la mano.

Estamos hablando de una hermandad que se basa en conceptos de libertad, de igualdad y de fraternidad. Es evidente que la fraternidad invita a ayudar al hermano. Que la libertad obliga a no coaccionar y a que cada cual se desarrolle según sus propias capacidades y lo que sí le dan sería caminos, pistas que él libremente decidirá si la sigue, si no la sigue o tiene sus propios caminos para su mejora personal. Nadie se conoce mejor que uno mismo, que ya estaba dicho en el frontispicio del Templo de Apolo en Delfos, ''Nosce te ipsum', 'Conócete a ti mismo'. La pretensión de intentar conocer a los demás sin conocerte a ti mismo es una ridiculez y una presuntuosidad, por lo tanto somos cada vez menos críticos con los demás, para serlo con nosotros mismos. Eso nos educa y nos fortalece para ser más comprensivos y tolerantes con los que nos rodean.

Entrevista 5

Por lo poco que llevamos hablando, no alcanzo a entender por qué hay gente que les considera peligrosos...

Bueno, la verdad es que habría que matizar entre gente, influencias que han tenido e intereses que llevan dentro. Teniendo en cuenta que no somos nosotros los únicos que buscamos a las buenas personas o los que queremos tener entre nosotros a buenas personas. Hubo una época en la que otros estamentos se nutrían de la gente más culta, de las élites sociales, de las élites intelectuales, económicas y causalmente eran, por ser los que más tenían esas inquietudes, pero solamente las intelectuales y emocionales, los que se vincularon a la Masonería. Y eso creó cierto malestar en otras instituciones, hasta llegar al extremo de generar un delito eclesiástico, por ejemplo, ser masón. 

Y estamos hablando de una sociedad en aquel momento eminentemente religiosa, por devoción, por obligación o por interés. Y eso fue generando una psicosis, porque además no decían la verdad. Es mucho más fácil transmitir las medias verdades y las mentiras que transmitir las verdades auténticas y reales. Y como eso se transmitía con tanta facilidad, eso llevó a que tuviéramos 40 años prácticamente soterrados y defenestrados socialmente, mientras que en el resto del mundo la Masonería y los masones contaban no sólo con una dignidad sobresaliente, sino que además eran absolutamente respetados.

¿Qué le hicieron ustedes a Franco para que usara el término masón como sinónimo de demoniaco?

Franco tenía un problemita, digo yo, porque su propio hermano Ramón era masón. Él consideró que como había masones en la Segunda República muy destacados en el Congreso de los Diputados, empezaron a confundirse dos cosas importantes, que ha sido el gran pecado. El gran pecado en una dictadura es defender la libertad. Porque una dictadura no sabe lo que es la libertad. Es una verdad que no deja lugar a dudas en ningún sitio del mundo. Este efecto llevó a Franco a considerar, creo que erróneamente, masones con Masonería. Porque de alguna forma le disgustaron, o él consideró que eran contrarios a sus intereses y sus deseos, personas con nombres y apellidos, que no representaban a la Masonería. Eran individuales.

"Franco tenía un problemita, digo yo, porque su propio hermano Ramón era masón"

Es como si ahora a un mal profesional en la rama que sea generalizáramos con él a todo su colectivo. Un médico que cometa un error consciente y voluntario no puede implicar que todos los médicos sean lo mismo. Y lo que se ha hecho con la Masonería es que de ciertas y destacadas personas se ha globalizado y se ha hecho Masonería. 'La Masonería hizo tal cosa', 'la Masonería hizo tal otra'. No. Lo hizo un señor con nombres y apellidos, con unos intereses muy particulares y ya está. Y se daba la casualidad de que era masón. Nada más.

Entrevista 9

¿Y esa frase hecha de 'contubernio judeo-masónico', a qué viene?

(Se ríe). Bueno, sí eso... Yo recuerdo en la Plaza de Oriente un discurso del general Franco en el que dijo que tuvimos la culpa de que no lloviera en España.

¿Va en serio?

Absolutamente en serio, sí. El 'contubernio judeo-masónico-comunista'.

Eso es mezclar ya demasiadas cosas en el mismo término, ¿no?

Era su 'contubernio'. Él escribió varios libros al respecto, incluso. Y firmaba como Jakim Boor, y ponía a la Masonería a caer de un burro, pero por lo mismo. Porque generalizaba de personas en concreto al resto y totalidad de los masones. Hay que tener en cuenta que durante la Guerra Civil, por ejemplo, se masacraron, se embargaron y se destrozaron vidas de más de 11.000 personas tenidas como masones, cuando solamente estaban censados como tales 4.000. Solamente la acusación de serlo ya le hacía reo de cualquier pena.

"En la Guerra Civil se masacraron a 11.000 personas tenidas como masones cuando en realidad habían cansados 4.000"

Es decir, que su pecado era supuestamente ser masón. Y se fue a por ellos por ese motivo.

Correcto. Sí, sí. Luego ya se empezó a diferenciar si tenía tal grado u otro, si pasaba al 18, si no lo pasaba, o el cuarto grado. Depende de cómo se le terciara, se los llevaba por delante, y hay que tener en cuenta que en esa época había muchos militares que eran masones. Tanto en el bando republicano como en el nacional.

¿Y ahora es lo contrario? ¿Es la izquierda radical la que no les traga?

Hay una cosa muy importante a tener en cuenta. La Masonería no es ni de izquierdas ni de derechas. Está claro que cuando se está en el medio, es cuando uno se lleva bofetones de todas las partes (sonríe).

Entrevista 1

Vale. Una vez que se sabe por qué el dictador odiaba el tema, me falta por saber qué tiene la izquierda contra la Masonería. ¿Qué problema hay?

No es un problema de la izquierda. Es un problema de una persona de izquierdas. Volvemos a lo de antes. No es lo mismo la opinión de una persona de izquierdas o derechas, que la opinión de la derecha o la opinión de la izquierda.

¿Cómo está la Masonería en Córdoba?

Yo diría que fenomenal. Hoy por hoy, creo que somos la logia más numerosa de España, con 42 miembros. Había una en Canarias, pero al dividirse en dos nos hemos quedado nosotros en la cabeza.

¿Y son gente de la capital?

No. Tenemos hermanos que son de Granada, Sevilla, Málaga, Córdoba y de pueblos bastante lejanos de la capital.

¿Y por qué hay miembros de otras ciudades?

Porque de alguna forma han venido de visita y les ha gustado la forma que tenemos de trabajar y han decidido venir con nosotros.

¿Y ellos no tienen sus propias logias en sus ciudades?

Unos sí y otros no. Los que han elegido Córdoba es porque se encuentran a gusto y se sienten bien acogidos aquí.

Entrevista 6

¿Y hay alguien famoso o destacado socialmente entre ustedes?

Tenemos de todo.

Cuarenta y dos miembros. ¿Eso es mucho?

Entendemos que ni es mucho ni es poco. Entiendo que está bien. Es una logia perfectamente hermanada, perfectamente vinculada a trabajar por la sociedad. Hemos ya colocado firmemente la pata de la beneficencia, que es una de las patas fundamentales en la masonería. Para entrar hay que ayudar a la sociedad y a los hermanos y en este momento tenemos un proyecto firmado con Autismo Córdoba por el cual ayudamos a familias necesitadas que no tienen medios para solventar y financiar el mantenimiento de chicos autistas. Considerando, además, que un chico con espectro autista a partir de los 18 años lo dejan fuera de cualquier tipo de cuestión y nosotros lo que hacemos es darle continuidad a ese mantenimiento.

"Hemos firmado un acuerdo de colaboración y ayuda con Autismo Córdoba y estamos preparando otro con Acali"

Tenemos ahora otro proyecto previsto y estamos pendientes de perfilar cuestiones, porque queremos que sea algo personal, que ayude a alguien y no a una organización, algo preciso con nombres y apellidos. Queremos ayudar a personas que lo necesiten, porque entendemos que es lo más eficaz.

¿Ayudar qué implica? ¿Buscar a un educador o es una cuestión económica?

Por lo pronto, hay dos cuestiones. La que tenemos pendiente de ejecutar ahora es con la Asociación Cordobesa de Alcohólicos Liberados (Acali), que ha pasado por una crisis importante y está en un momento de penuria intentando levantar cabeza otra vez, y estamos justamente para hablar con ellos y buscar esas personas que necesitasen ayuda. ¿Cuál? De tipo variado. Desde el personal y voluntarios, como es en el caso del autista, ayudar a sacarlos a pasear, no a dar clases porque no sabemos ni tenemos capacidad ni cualificación para eso, pero en lo que podamos humanamente ayudamos.

Si hay algún problemita, tal vez nosotros tenemos áreas de influencia donde podemos facilitarle ciertas cosillas. Y luego evidentemente también hablamos a nivel económico, porque es fundamental. En el caso, por ejemplo, de Acali dándole conferencias. Eso sí que podemos, porque tenemos hermanos que están capacitados para ello. O sea, que es una ayuda de amplio espectro.

Bien. Ya tenemos una pata tocada. ¿En qué otras áreas actúan o pueden influir socialmente para que vaya a mejor?

Aparte de que podamos dar conferencias, sobre todo somos hombres de acción. Y es en la acción donde realmente nos mostramos más fuertes. Más que fuertes, digamos, y lo digo con toda la humildad del mundo, ejemplarizantes. Porque las palabras se las lleva el viento y los actos quedan. Somos en ese sentido muy pragmáticos. Vamos a los hechos y no a las palabras.

Entrevista 90

¿Sería el mundo mejor si hubiera más masones?

Se dice que si el mundo fuera realmente bueno ya o tuviera capacidad de serlo sobrarían los masones (se ríe).

Y si alguien considera que nació con ese don y, por tanto, quiere dar el paso...

No es un don; es una inquietud.

De acuerdo, con esa inquietud. ¿Qué tiene que hacer para ser masón? ¿Con quién tiene que hablar o contactar?

Tenemos páginas web donde se puede entrar perfectamente. Hay una nacional y otra provincial, y está la propia de la logia. Uno se dirige a ella; eso pasa a manos directas del secretario y éste toma nota y se pone en contacto con la persona en cuestión y establecen en una reunión un intercambio de opiniones para considerar su posible entrada o no en la Masonería.

"Se dice que si el mundo fuera realmente bueno ya o tuviera capacidad de serlo sobrarían los masones"

Eso se tendrá, por tanto, que decidir si tiene méritos para ello.

No es por méritos. Hay varios hermanos que  se reúnen con esa persona, tienen una entrevista larga donde se habla de todos los temas, de las inquietudes que se tiene, de qué es lo que le atrae, de qué es lo que busca realmente, y depende de sus respuestas, lógicamente, que luego ya con todo el taller reunido se entienda que es una persona apta o no.

Jesús Ojeda Ramírez, masón

¿Taller ha dicho?

Sí, le llamamos taller a la logia también. Siguiendo en el ámbito operativo de las herramientas.

Esa persona, aparte de la inquietud y de la posibilidad de mejorar, ¿necesita alguna otra facultad, por ejemplo ser culturalmente destacado, tener determinados estudios o capacidad económica? ¿O cualquiera puede serlo?

Vamos a poner las cosas justas. Antiguamente, en los siglos XVIII y XIX, e incluso a comienzos del XX, las personas que tenían esa inquietud eran normalmente las élites culturales y económicas y de estatus social. Luego ya la Masonería no digo que bajara el listón en ese sentido, pero se abrió muchísimo más a la sociedad en el sentido de incorporaciones. Había un concepto de erudición muy selectivo y realmente la Masonería no busca ni hay que ser en ella un erudito. Erudito se es fuera, en tu vida social, en tu profesión, en tus cosas para las que te preparas y te esfuerzas estudiando más para ser mejor cada vez y dar mejor servicio. Pero en la logia, dentro de la Masonería, hagas lo que hagas tienen que hacerse las cosas con sencillez. Con el corazón. Y, entonces, con esos parámetros, ya nos da igual, como es el caso en cualquier logia, como la nuestra, igual tenemos a una persona que realiza un oficio, que tenemos a una persona profesional, un catedrático, o lo que sea, y allí somos todos absolutamente iguales.

"Del XVIII a principios del XX las personas con inquietudes eran las élites culturales y económicas y de estatus social. Luego la Masonería se abrió muchísimo más a la sociedad en el sentido de incorporaciones"

Pero como mínimo tiene que tener las ideas claras, ¿no?

Si no es así, se le hace ver.

Lo digo porque muchas veces hay gente que tiene sensaciones que no sabe plasmar luego. Y quizá cuando se le pregunte en esa entrevista de ingreso tenga que explicar por qué quiere entrar, qué puede aportar y que puede ofrecer. ¿Y si el problema es que por ser pura sensación no sabe plasmarlo en palabras?

Es que precisamente ése es el diamante. El diamante es lo que sientes, no cómo lo expresas. Si tú eres esa buena persona que desea y quiere ayudar, muchas veces no te hacen falta palabras para entender esa inquietud. Porque es el corazón quien tiene que hablar. Y siempre he dicho que no hay nadie más inteligente que una madre inculta, porque es capaz de hacer las mejores y más inteligentes cuestiones sin apenas saber leer y escribir.

Jesús Ojeda, masón

¿Por qué la Masonería dio ese paso de abrirse a la sociedad?

Las circunstancias políticas, económicas, sociales influyeron. Ya todo se iba repartiendo. Ya toda esa élite de la que hablábamos, de alguna forma casi empieza a desacreditarse. Y, mientras, se iban acreditando las otras. Nosotros estamos en el mundo, estamos en la calle, vemos las cosas, entendemos las cosas y se vio claramente que todos podemos aportar. En una construcción del Medioevo no hay ninguna piedra que sobre. Y todas son necesarias, desde la más humilde a la mejor tallada. Unas servirán para una cosa y otras servirán para otra.

¿Hay diferencias entre un masón cordobés y un masón inglés, por ejemplo?

Como persona, las que puedan haber. Como masón, si se atiene a su ritual, a su logia y sus directrices, que casualmente las directrices de la Gran Logia de España están absolutamente vinculadas a las directrices de la Gran Logia de Inglaterra, por eso decimos que es una logia regular, que son aquéllas que tienen como referencia y dependencia la Gran Logia de Inglaterra. Entonces, ¿diferencias? Sí, ritualísticas. Tengo un ejemplo muy curioso que me ocurrió en Washington con un rito de York. Supongamos que durante los trabajos de la tenida había cinco personas que intervenían oralmente en un tema y todos los que estábamos allí lo entendimos perfectamente y lo seguimos a la perfección y el único que hablaba ingles era el venerable maestro. Los demás, el que estaba de primer vigilante hablaba cantonés, el segundo vigilante era polaco... Cada uno hablaba en su propio idioma, pero como el ritual es el mismo todos entendimos perfectamente lo que estaba sucediendo y cómo estaba sucediendo.

"En una construcción del Medioevo no hay ninguna piedra que sobre; todas son necesarias, desde la más humilde a la mejor tallada"

¿Es importante el ritual?

Es la segunda pata de la Masonería.

¿Por qué adquiere esa importancia?

El ritual marca una pauta de conducta, de respeto y de conocimiento. Son rituales de cientos de años. No se ha cambiado ni una palabra.

Los profanos no entendemos eso del ritual. Lo poco que sabemos es por películas o literatura y no sabemos exactamente a que se refiere. ¿Son gestos? ¿Son palabras? ¿Actitudes? ¿Qué es?

Es un compendio de todo eso. Palabras, actitud, de respuestas. Y tiene un carácter eminentemente simbólico. No van los tiros en decir 'juran no sé qué y no sé cuánto'. No. Son textos simbólicos absolutamente.

"El ritual es la segunda pata de la Masonería; es un compendio de palabras, actitud y respuestas de cientos de años que no ha cambiado ni una palabra"

Se supone, según lo que ha estado explicando en esta conversación, que la palabra 'juramento' tiene un peso importante.

Claro. Porque uno realmente jura su propia actitud. Es una forma de que la persona que lo hace sea consciente de la obligación que toma de servir a los demás. No es una simple palabra. Es una actitud que tú adoptas ante ti mismo. Es un contrato consigo mismo. Y se te dan opciones. Durante la ceremonia, se te dan tres opciones a pararla y decir me voy si ves que no eras capaz. Es una cuestión voluntaria el seguir o no.

Jesús Ojeda, masón

Pero una vez que das tu palabra, ya tienes que ir hasta el final.

Sí, pero insisto. Se te dan tres opciones, con un tiempo entre ellas.

Bueno. Miremos a Córdoba. ¿Qué tenemos aquí?

Una logia. La Respetable Logia Simbólica Maimónides número 173. Hay también un taller de ritos, del Supremo Consejo del Grado 33 y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España (la sublime logia capitular de perfección Patricia Córduba nº 416). En la Logia Maimónides se establece la formación de los grados del I al III, es decir aprendiz, compañero y maestro. A partir de ahí, hay otro camino, que es una continuidad, desde el IV hasta el XXXIII, que realmente es hasta el XXX, que es el punto máximo, pero los grados 31, 32 y 33 pasan a ser grados administrativos y de control.

¿Por qué hay un camino corto del I al III y el otro parece tan largo?

El primero es un camino absolutamente iniciático, donde se incorpora a la Masonería, y se le da una formación o se intenta que los hermanos obtengan una formación que les despierte (o no) la inquietud de continuar en el camino. Hay quien se queda en el III hasta que se muera.

Pero también por voluntad propia.

Por voluntad propia. Y el que desee seguir y continuarlo tiene la puerta abierta.

Para este proceso, ¿de cuánto tiempo estaríamos hablando?

Realmente, tiempo, tiempo no hay. Digamos que es la inquietud y el esfuerzo de cada uno el que le lleve a que los hermanos consideren que está apto para continuar el camino. Ocurre lo mismo en ambos procesos. Por lógica, el camino que va del IV al XXXIII es bastante más tiempo.

"No hace falta ser de ninguna religión para ser masón; en la Gran Logia de España creemos en un Ser Superior y la Biblia preside nuestros actos en el taller"

¿Hace falta ser de alguna religión o no tener religión alguna para entrar?

En absoluto. Es más, nosotros en la Gran Logia de España, y por supuesto regular, tenemos un parámetro inviolable, que es la creencia en Dios. La creencia en un Ser Superior. Es más, preside nuestros actos en el taller la Biblia y sobre ella prometemos que lo el ritual establece. Y en cuanto a la apertura, puedo dar como ejemplo en nuestra logia, casi como un hito de la propia Córdoba, tenemos católicos y otros cristianos, musulmanes y judíos.

Jesús Ojeda, masón

¿Las tres culturas?

Eso es.

Entonces, un cura católico podría ser masón.

Es que realmente también los hay.

Insisto en que eso choca con lo que se nos ha vendido a través de películas y novelas.

La verdad es que nosotros no pretendemos vender nada. Nunca lo hemos hecho, pero sí lo hemos sufrido. Hemos sufrido la incomprensión, la intolerancia, la vejación, incluso. Y ante eso seguimos respondiendo con generosidad, con altruismo y con tolerancia.

¿Temen que vuelva a haber tiempos oscuros como en el franquismo?

La vida, además de imprevisible, tiene lo que tiene. No sabemos lo que puede pasar mañana. Pero lo que sí hay que tener claro es la actitud a las duras y a las maduras. Y ahí estaremos.