• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

RAFAEL BARÓN. PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN 'CLAVELES Y GITANILLAS'

"Las colas van a seguir existiendo en las zonas donde las ha habido toda la vida"

Rafael Barón, en su Patio de Pastora, 2
Rafael Barón, en su Patio de Pastora, 2

Rafael Barón descubrió su pasión por Los Patios siendo sólo un chaval. Junto a su mujer, con la que comparte afición, compró aún cuando eran novios, un solar en la calle Pastora con la intención de construir su propia casa-patio. Hace ya dieciséis años que abrió sus puertas por primera vez al Concurso de Patios, y desde entonces ha sido fiel a su cita año tras año. Tras numerosos premios y reconocimientos, este cordobés, que además es presidente de la Asociación 'Claveles y Gitanillas', reconoce que seguirá participando siempre que su salud (y su mujer) se lo permita, ya que como él mismo dice, Los Patios son su pasión, y la pasión no tiene límites. 

Se cumplen cinco años desde que la Fiesta de Los Patios fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. ¿Cómo se ha notado en la celebración del Concurso? 

La verdad es que bastante. Sobre todo en el aumento del número de visitantes. La fiesta ha sido mucho más conocida a raíz de la declaración de la Unesco, ha traído muchos medios de comunicación extranjeros y eso ha hecho que se conozca fuera. Lo que hemos notado es, sobre todo, mucha gente, mucho interés por conocer esta fiesta tan singular. Aunque esto ha traído también algunas aglomeraciones, que no nos gustan, pero que son casi imposibles de eliminar, porque el atractivo del Patio es precisamente su tamaño y no queremos que se llenen de gente y que al final los visitantes no lo puedan disfrutar. Así que diríamos que la declaración tiene muchísimas ventanas, pero también algunos inconvenientes.

Rafael Barón 1

¿Estas aglomeraciones se producen especialmente los fines de semana?

Eso era antes, porque últimamente se producen todos los días, aunque también depende de los barrios. Hay zonas que por su cercanía con los principales monumentos turísticos de la ciudad generan un tipo de turismo de masas, de autocar, que de momento te llegan 50 personas juntas. Pero aquí, en mi barrio, San Lorenzo, es distinto. Aquí vienen sobre todo grupitos de personas, parejas sueltas, lo que hace que sea más fluido el paso. Los fines de semana, es verdad que incluso en nuestra zona se forman colas, porque si te llegan dos autobuses juntos, pues claro tienen que esperar en la puerta, pero en general la gente lo sabe y lo llevan bien, no suele haber problema. 

¿Cree que funcionan los sistemas puestos en marcha, como por ejemplo, el semáforo de este año que indica por colores las zonas más saturadas?

La verdad es que no lo sé, porque ese tipo de tecnología suele utilizarla sobre todo la gente joven, y la gente joven no tiene costumbre de venir a ver Patios. No sé yo si esto será una medida efectiva para que disminuyan las colas, porque las zonas en las que ha habido colas de toda la vida las va a seguir habiendo siempre, a no ser que dejen de abrir esos Patios. Tampoco hay que llevarse las manos a la cabeza. Lo que sí tenemos que controlar los cuidadores es que el disfrute dentro del recinto sea bueno, porque, aunque tú esperes una cola, si después entras y estás cómodo y te puedes echar fotos, pues la cola no te sabe tan mal, pero si encima de estar esperando un buen rato entras y no te puedes ni mover, pues imagínate, la gente se lleva una mala experiencia. Y hoy en día tenemos también que tener presentes a las redes sociales, como el Facebook y el Twitter, y en cuestión de segundos una mala experiencia ha llegado a medio mundo.

Rafael Barón 10

Las zonas en las que ha habido colas de toda la vida las va a seguir habiendo siempre, a no ser que dejen de abrir esos Patios

¿Cómo suelen ser los visitantes? ¿Es la gente respetuosa con las flores y el entorno del Patio?

En general, la gente suele ser muy educada. Suele tener consideración, entienden que las plantas son seres vivos y no se les puede maltratar. Muchas personas es más por despiste o descuido que por intencionalidad, que ojo, también los hay, que dentro de las miles de personas que vienen siempre hay un garbanzo negro. Y hay que estar vigilante y si al final la gente toca y toca y toca, es que se cargan las plantas, porque se les caen las flores. En mi caso, es que han llegado a matarlas, de tanto tocarlas y por ello pues con educación se lo decimos, aunque hay veces que te tienes que enojar. Pero en general, la verdad, salvo algunos descuidos con esas mochilas que llevan los turistas que parecen jorobas o los niños chicos, que no tienen conocimiento, pues tenemos que estar más pendientes.

Y hay que estar vigilante y si al final la gente toca y toca y toca, es que se cargan las plantas porque se les caen las flores

Y después de las lluvias del pasado fin de semana que tanto deslucieron las Cruces, en su patio no hay ni rastro de destrozos…

Hombre, la verdad es que hemos trabajado mucho durante estos días. Se ha tenido que reponer mucha planta. Algunas han tenido que ser tapadas con toldos para que no se mojaran y nos hemos tirado unos días moviendo plantas para un lado y plantas para otro.

Rafael Barón 7

Porque Los Patios.... ¿Lucen así de bonitos todo el año? 

Yo en mi caso siempre lo tengo cuidado, no descuelgo las macetas. Obviamente, hay plantas que se mueren y hay que cambiarlas. Las gitanillas, los geranios, los claveles son plantas que crías de años en años. Yo, por ejemplo, tengo geranios que tiene seis años ya. Y ahora, con el problema de las plagas de la mariposa africana, se está muriendo mucha gitanilla, pero bueno, vamos reponiendo y ya está. 

¿Cuántas horas le dedica diariamente al cuidado de su patio?

¡Uy! Mejor ni lo cuento (risas). Yo sé que ahora en verano, a partir de esta fecha, le tengo que echar hora y media sólo para el tema del riego, pero luego siempre son muchas más horas y depende de la temporada, porque hay fechas, como la del trasplante, que puedo echar perfectamente unas siete y ocho horas diarias. 

¿Y qué pasa con las plantas cuando se va de vacaciones?

Pues tengo que engañar a algún familiar, amigos… Y no te puedes ir más de cuatro o cinco días, porque aunque dejes instrucciones de todo, siempre cuando llego hay alguna planta fallecida. Es que las flores son muy personales, yo conozco perfectamente el agua que necesita cada una o el cuidado que requiere, y eso es muy complicado de explicar a una persona que se queda unos días al cuidado de mis macetas.

Rafael Barón 2

¿Merece la pena tanto sacrificio?

A mí es que me da igual. Para mí es mi pasión y a las pasiones no se les pone límite. Hay gente que pensará que estamos locos, que si el gasto que esto conlleva, que si el cuidado con las calores que tenemos en verano… Pero a mí no me importa, yo creo que me merece la pena, aunque no me presentara al Concurso. A ver, si no me presentara, pues obviamente tendría menos macetas, pero vaya, que tendría.

¿Y cómo es que un día decide presentarse al Concurso con este patio de calle Pastora? ¿Siempre ha vivido en él?

No, no. ¡Qué va! Esta casa la construimos nosotros nueva. Yo me enamoré de Los Patios cuando era un chaval, cuando aún salía en pandilla con mis amigos hace ya unos treinta años. Y fíjate que aunque mi abuela había sido casera en un Patio de vecinos, nunca lo presentó a un concurso, pero a mí esto me llamaba mucho la atención. Mis abuelas eran amantes de las plantas y me inculcaron el amor y el cuidado por ellas. Por eso, cuando mi mujer y yo, que por aquel entonces aún éramos novios, estuvimos buscando para irnos a vivir, vimos este solar, que fue lo que nosotros compramos. Sólo teníamos un edificio al fondo, en el que en la planta alta hicimos un apartamento y la planta baja mi taller, porque yo soy restaurador, pero lo demás era una explanada que yo llené de macetas e imagínate, que ya había gente que hasta nos decía que nos presentáramos al Concurso. De hecho, los últimos años de la Cruz del Huerto Hundido se montaba con macetas de mi Patio, porque a las mujeres les encantaba cómo las tenía y me pedían que se las dejara para la Cruz.

Rafael Barón 5

Lo que tenemos que lograr es que haya un relevo generacional, porque si la gente descubriera este tipo de vida, les encantaría

 

Fue entonces cuando construyó la casa.

Cuando tuvimos un poquito más de dinero ya construimos la casa-patio, que tardamos un año en levantarla y acabamos las obras en febrero de 2002 y en ese mismo año pues ya estábamos participando. Así que este año son ya 16 las veces que nos presentamos al Concurso y mientras mi salud me lo permita y mi mujer me deje yo seguiré montando mi Patio. Lo que tenemos que lograr es que haya un relevo generacional, porque si la gente descubriera este tipo de vida, les encantaría. Tenemos que luchar por que la gente se enamore de Los Patios y quieran contribuir a la tradición. Además no sólo nosotros, sino también las administraciones, porque nosotros llevamos años luchando para que se nos rebaje el IBI, porque somos una casa que aporta mucho a la ciudad y qué menos que tengamos un descuento o privilegio. Que es verdad que se recibe una subvención o si ganas un premio, pero eso es porque primero te lo has currado. Así que tenemos que fomentar que a la gente le atraiga este tipo de vida y si no hay ayudas pues complicado estará.

Rafael Barón 6

Este año son tres Los Patios que no se presentan a Concurso. ¿Cuáles son los motivos?

Bueno eso cada año va cambiando, y son distintas circunstancias. Cuidadores mayores con hijos que no quieren hacerse cargo del patio, una señora que hace poco se ha quedado viuda y sabe que si lo abre va a significar que vaya mucha gente a darle el pésame o una persona que está chunguilla de salud y este año no tiene fuerza para hacerse cargo. Son circunstancias que se van presentando, aunque cada año son distintas. También hay gente que se cansa de atender a la gente. Es que abrir un Patio no es fácil, hay que pensárselo muy bien, organizarte muy bien… Lo que pasa que uno hace el esfuerzo. Por ejemplo hay cuidadores que se piden vacaciones en el trabajo durante estas dos semanas y no es que se vayan a Matalascañas o Fuengirola, es que se quedan aquí trabajando por la ciudad, porque quiero hacer hincapié en eso: Los Patios hacen mucho por la ciudad en imagen, en negocio, en experiencia, en naturaleza. Piensa que esto son cientos de paraísos verdes que están dentro de las casa y que ayudan a limpiar el aire y la atmósfera. Y es que da igual que monten el Patio dos meses antes, que no estoy a favor, pero hay personas que es verdad que son muchos vecinos y cuidar el patio todo el año tiene mucho sacrificio, y que al final deciden montarlo, y eso tiene que valorarlo mucho la ciudad. 

Hay cuidadores que se piden vacaciones en el trabajo durante estas dos semanas y no es que se vayan a Matalascañas o Fuengirola, es que se quedan aquí trabajando por la ciudad

¿Cómo es la relación entre cuidadores de Patios? 

En general, somos compañeros. Sí es verdad que hay competitividad y eso no se debe de perder, porque ahí es donde está la gracia del Concurso, de ahí es precisamente de donde surge la fiesta. La fiesta no se la inventa el Ayuntamiento; el Consistorio lo que hace es copiar una cosa que ya hacían los vecinos que era pelearse por ver quién tenía el recinto más bonito. Y eso no se debe perder. Ese espíritu de intentar ganar, de tirarte todo el año pensando en cómo lo vas a poner, ir a comprar la planta, sembrarla, criarla, cuidarla... Pero luego durante todo el resto del año nosotros tenemos una amistad, sobre todo los que estamos asociados, nos ayudamos si hace falta. El otro día vino una mujer a traerme una flor suya que a mí me había gustado el año pasado y así entre todos. Esa relación de amistad, esos consejos sí funcionan muy bien entre nosotros. Y lo bueno es que nosotros ya nos quitamos del medio del tema de los premios y al no tener relación, pues no se puede achacar favoritismo ni nada. Pero a ver, que todo el mundo, cuando dan los premios siempre hay quien se enfada y yo lo entiendo, porque a nadie le parecen sus hijos feos, pero también es verdad que si no habéis visto el resto de Patios pues no se puede opinar. Yo procuro dar siempre una vuelta y visitar el resto, sobre todo en mi calidad de presidente, pero lo que pasa es que en ese momento en el que dan los premios pues siempre uno piensa que podían haber quedado mejor, y la gente se enfada, pero pasados dos días está todo más que olvidado.

Rafael Barón