• Sábado, 25 de Marzo de 2017

ENTREVISTA A HISAE YANASE. CERAMISTA Y PINTORA

"Cuando me bajé del tren y llegué a Córdoba por primera vez parecía un pueblecito desierto"

La ceramista y pintora japonesa Hisae Yanase en uno de los rincones de su casa
La ceramista y pintora japonesa Hisae Yanase en uno de los rincones de su casa

Hisae Yanase (Tokio,1943) llegó a Córdoba, atraída por el estudio de los cordobanes, en el año 1968, cuando contaba con solo 23 años de edad. De sus comienzos en la ciudad recuerda especialmente su dificultad con el idioma y esa primera impresión al bajarse del tren. Tras cursar estudios en Manises (Valencia) de cerámica mural, comenzó a exponer en Córdoba en distintas galerías, siendo fichada poco tiempo después por Dionisio Ortiz como profesora de su escuela. Después de 35 años como docente, Hisae se encuentra jubilada desde hace cinco años. Ahora dedica su tiempo a lo que más le gusta hacer, disfrutar del arte en su tranquila casa de San Agustín, donde vive junto a Antonio, su marido.

Yo había estudiado Diseño y me había especializado en el cuero, y mi amiga me dijo: "¿Por qué no te vienes a Córdoba con nosotros que allí hay mucha tradición de cordobanes?"

Usted llego a Córdoba en los años 70. ¿Cómo se encontró la ciudad en aquel entonces?

Sí, yo llegue a Córdoba en la época de Franco, así que imagínate cómo ha cambiado todo. Cuando bajé en la estación de tren pensé "esto parece como un pueblecito desierto". Pero es que encima llegué en verano y no había gente y me recordó a una ciudad de África. 

¿Y cómo una japonesa abandona la vida en Tokio para venir a vivir a Córdoba?

Tenía una amiga japonesa que se casó con un veterinario de Córdoba. Este señor estaba estudiando con una beca en la Universidad de Tokio, y allí la conoció. Y en ese entonces coincidió que yo había estudiado Diseño y que me había especializado en el cuero, y mi amiga me dijo: "¿por qué no te vienes a Córdoba con nosotros que allí hay mucha tradición de cordobanes?", y eso fue lo que me hizo dar el paso. Además, mi amiga estaba embarazada y me pidió que la ayudase con el bebé, porque en Córdoba iba a estar sola, y, bueno, dije que sí, y me vine a la aventura. También la decisión la tomé porque en Japón no me gustaba el ambiente que había, ya que las mujeres son educadas para casarse, aunque tengan estudios, pero su futuro es no profesional. Y a mi alrededor había muchas mujeres con inquietudes con ganas de marchar a Canadá o Francia a estudiar, y yo era una de ellas. 

 

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.

¿Y cómo fue este viaje de Tokio a Córdoba en el año 1968?

¡Uy! Larguísimo. De Japón crucé por mar a un puerto de la Unión Soviética, y después cogí el Transiberiano hasta Moscú, y de ahí un tren internacional que pasó por Alemania y Polonia hasta llegar a París, donde estaba mi amiga. Allí estuve cuatro días con ella, que no me dio ni tiempo a conocer la ciudad, y después ya vine para Córdoba. ¡Vamos! Lo que viene siendo un viaje de verdad. Nada tiene que ver con ahora, que hago 'pum' y estoy en nada en Tokio en avión. En esa época sentí el mundo como muy grande.

Además llegó a Córdoba con 23 años, muy joven.

Sí, sí, nada más terminar mis estudios.Y es que necesitaba dinero y no quería pedírselo a mi familia, porque yo solita había decidido embarcarme en este proyecto. Así que, como había estado trabajando en una industria petroquímica, tenía mi dinero ahorrado y, al menos, durante dos años podría vivir sin problema. Y con este dinero presenté el proyecto a mis padres que me apoyaron en todo momento. Jamás me dijeron que no. 

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.

Y una vez que llega a Córdoba se encuentra, además del cambio cultural, la dificultad del idioma. ¿Cómo superó esta barrera?

Esto fue lo peor. Para los japoneses el español es como pensar al revés, ya que el modo de expresar es totalmente diferente. En japonés el verbo viene lo último, y la gente escucha hasta el final de la frase, pero aquí no es así. En España la gente con el verbo ya sabe lo que le van a decir y lanzan la pregunta antes de que terminen la anterior y yo es que no me enteraba de nada con tanta velocidad. Aquí la gente no escucha. 

El idioma fue lo peor. No me enteraba de nada con tanta velocidad. Aquí la gente no escucha

¿Y dónde aprendió a hablar español? ¿Fue a clase?

¡No, que va! En la calle (risas). Además, una vez que vine ya conocí a gente de Córdoba, sobre todo a artistas que estaban interesados en la cerámica mural, como los de Picasso, Dalí o Miró. Este mundo yo no lo conocía, porque aunque en Japón hay mucha tradición de cerámica utilitaria, el mundo de la cerámica decorativa allí no existía. Así que me interesé por este medio y quise aprender. Conocí a Alfonso Ariza y yo iba a su taller, donde también estaba su mujer, Anita. Me acuerdo que nunca quería enseñar cuando está trabajando, porque quería estar solo. Pues Alfonso me dijo que si quería aprender bien, me recomendó que fuera a Manises, a la Escuela Nacional de Cerámica. Fue una experiencia que me encantó y al final de los años de estudio acabe con mi título. 

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.

Y después regresó a Córdoba….

Sí. Mi amiga seguía en Córdoba, y su marido estaba trabajando en la Colecor, de veterinario, pero al poco tiempo le salió un trabajo mejor y se marcharon a vivir a Madrid, y me quedé sola. Y entonces tuve mucha suerte, porque empecé a hacer exposiciones en las Galerías Jiménez. Fue entonces cuando conocí a Dionisio Ruiz, que estaba buscando un profesor sustituto para clases de cerámica en su escuela, y como vio mi exposición y le gustó mucho, pensó en mí para ocupar el puesto. A día de hoy estoy muy orgullosa cuando pienso en eso, porque yo no iba detrás de nadie, sino que se fijaron en mí, por mi propio mérito. 

Dionisio Ruiz buscaba un profesor sustituto en su escuela, y pensó en mí. Estoy muy orgullosa porque se fijaron en mí, por mi propio mérito

Comienza a trabajar de profesora muy jovencita, tendría usted 25 años.

Sí, y he estado así hasta hace poco. Al final he estado la friolera de treinta y cinco años dando clase y ahora hace sólo tres que me he jubilado. 

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.

¿Cómo recuerda su etapa de profesora?

A mí esa etapa me ha encantado, porque como no tengo niños, mis alumnos han sido para mí como mis hijos. Aunque muchas veces ellos eran mayores que yo. El ambiente era muy familiar y encima yo tengo mucho humor, así que cuando venían preguntando por la profesora, como yo era tan jovencita, tan poca cosa y muy bajita, pues se creían que el profesor eran las personas mayores que había en clase y nos reíamos mucho. Además, tengo que decir que también hice de 'Celestina', hubo muchos alumnos que se casaban entre ellos, y después tuvieron sus hijos y venían a clase con los carritos y cuando los niños se ponían a llorar, si sus madres estaban pintando yo cogía los bebes en brazos. Fue una etapa maravillosa. Tengo muy buen recuerdo.

Mi  etapa de profesora me ha encantado porque como no tengo niños, mis alumnos han sido para mi como mis hijos, aunque muchas veces ellos eran mayores que yo

¿Y no tuvo nostalgia de volver a Japón?

Pues la verdad, como siempre tenía la cabeza ocupada con mil cosas, no tenía ni tiempo de pensar en Japón ni de tener nostalgia. Y así un día tras otro y al final cincuenta años (risas).

Pero en todo este tiempo sí habrá vuelto a visitar a la familia, ¿no?

Sí, en vacaciones. Mi madre tiene 94 años y está un poco torpe y ahora suelo ir cada invierno unos quince días a estar con ella.

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.

¿Cómo ha cambiado Tokio en este tiempo?

Bueno, lo mejor es que ahora hay vuelos directos desde Madrid, nada tiene que ver con el viaje que hice cuando vine por primera vez. Hay uno de Iberia que en 13 horas y media estás allí. Es increíble porque allí sigo teniendo a una amiga desde la infancia, y cuando voy allí no paramos de hablar y de hablar, y me encanta porque parece que no ha pasado el tiempo entre nosotras. Y la ciudad sí que ha cambiado. Allí todo es capitalismo, y las últimas veces me he sentido que no estoy cómoda allí y echaba de menos Córdoba. Tokio es carísimo, hay que llevar muchísimo dinero. Por ejemplo, para ver una exposición en unos grandes almacenes también hay que pagar. Los japoneses son demasiado consumistas, si sales y no compras no te sientes realizado, y tienen que comprar y comprar. Las casas de Japón eran muy austeras y simples y ahora ya no; ahora están invadidas por un montón de cosas, y cada vez hay más inventos. La cocina tradicional japonesa es un cuchillo y una tabla y la mujer japonesa tiene que aprender muchas técnicas de corte para cocinar y al final todo esto se ha perdido porque hay muchos aparatos nuevos.

Es un gran honor exponer en ARCO con Jacinto y con Javier que son grandes amigos míos; estoy muy contenta

Este año es la primera vez que expone en ARCO, ¿Qué supone para usted?

Un gran honor y estoy muy contenta. Además, con Jacinto (Lara) y con Javier (Flores) que son grandes amigos míos. Cuando yo expongo y voy con grupos de los que aprecio su obra pues disfruto más, porque hay buena sintonía y armonía, y esto me anima.

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.Si tuviera un

¿Sueña con exponer en algún sitio? ¿Dónde le gustaría?

No, qué va, no sueño con eso; soy más realista. Me gusta un sitio, no una sala de exposiciones. El año pasado fui a Nápoles y después estuve visitando unas ruinas, y vi que allí había una exposición, y esta idea me encantó. A mí me gustaría una cosa no metida dentro de una sala, sino al aire libre, en plena naturaleza: Unas ruinas por ejemplo, porque parece que somos una continuación de una civilización pasada, pero tengo que hacer algo nuevo, no una copia de lo que se ha creado en un pasado. También ARCO me parece una buena oportunidad para promocionar 'Periféricos', de Miguel Moreno, que es muy amigo mío. Miguel y mi marido son amigos, porque estudiaron el mismo curso de Bellas Artes, y él quería empezar a hacer Scarpia. Esa idea me gustó mucho, porque hay que empezar, hay que dejarse de dar vueltas. Hay que empezar de cero siempre y Miguel empezó con esta iniciativa y nosotros lo apoyamos mucho. En 2003 él quiso que colaborara en el proyecto, y me ofrecieron dar una charla al aire libre en plena naturaleza, y lo hice, porque aquello parecía un cine de verano en mitad de una ermita. Después paseamos con gente por el campo y me llamó la atención ver a un chico de unos 10 años que estaba grabando toda impresión, y pensé que sería alguien importante en un futuro. De hecho, ahora ha terminado Bellas Artes y está haciendo un grado importante. Así que en este caso me sentí como si fuera una semilla que después la gente desarrolla. Al año siguiente me nombraron madrina de Scarpia. 

Hay gente que entendió el cartel de Feria y otra gente que no, pero a mí me da igual, porque yo sé que a los niños les ha gustado mucho

El año pasado tuvo el honor de ser la autora del cartel de las Fiestas de Mayo de Córdoba. ¿Qué supuso esto para usted?

Yo quería comunicar con los niños y hacer algo básico, hecho con collage. Así que disfruté mucho recortando jazmín a jazmín y montando uno encima de otro. Hay gente que entendió el cartel y otra gente que no, eso siempre pasa, pero a mí me da igual, porque yo sé que a los niños les ha gustado mucho. También quería introducir algo nuevo, porque normalmente los carteles son siempre iguales, una gitana bailando y todo eso, y quería algo diferente y con simbología, como los jardines. Y se me criticó, porque los jardines no representan a Córdoba, y yo he visto a muchas mujeres aquí con moños con jazmines y muchas familias que tienen jazmines en sus casas. 

¿Le dolieron a usted estas críticas?

El problema es que antes no había redes sociales, y lo peor es cuando no se saben utilizar, porque hacen daño al convertirse en cotilleos. Algunos de estos comentarios me hicieron daño, porque eran muy desagradables.

CORDOBA. 17/02/2017. ENTREVISTA A HISAE YANASE EN SU ESTUDIO ARTISTICO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.