RAFAEL ARANDA, 'TALEGUILLA', DOS VECES MEJOR VOZ DEL CARNAVAL DE CÁDIZ

"Córdoba tiene balcones y plazas para cantarle, pero el Carnaval tiene que ofrecer al público calidad"

Rafael Aranda, 'Taleguilla' , posa en la Plaza de Cañero para Córdoba Hoy
Rafael Aranda, 'Taleguilla' , posa en la Plaza de Cañero para Córdoba Hoy

A caballo entre Córdoba y Cádiz. Así vive Rafael Aranda conocido en el Carnaval como 'Taleguilla', en diminutivo porque es el último heredero de una saga de gargantas prodigiosas; María 'La Talegona', Manuel Aranda 'El Talegón' de Córdoba. Saetera mítica del pasado siglo, ella; y cantaor flamenco de Chano Lobato o Rocío Jurado, él. Rafael brilla con luz propia en el tres por cuatro, donde ya es un famoso comparsista. Tan genuina es su voz, que en el receloso concurso del Teatro Falla le han otorgado dos veces ya el premio 'Lo Mejó de lo Mejón'. 

No sólo ha sido tentado por los autores más reputados del Carnaval de Cádiz, sino también por artistas de talla internacional pero "¡todo esto off the record!", ha advertido a este periódico una gélida mañana en la que se prestó hasta a una sesión de fotos donde ni frío tenía de la vergüenza que le daba. Hasta en la señera Plaza de Cañero, se paraban vecinos al reconocerlo para saludarlo. Y para todos, su eterna sonrisa. Ésa que no desaparece ni con cientos de kilómetros a la espalda, ni con tripletes con la comparsa, ni siquiera antes de acercarse al ambulatorio, porque llevaba semanas arrastrando un pequeño achaque, que fue cuando logramos "pillarlo" a pocas horas de coger de nuevo la maleta para Cádiz.

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 10

Es carnavalero de cuna pero 'jartible' por motu propio. Con una patata pinchada a la antena de una radio escuchaba "de chico" el concurso del Falla desde su azotea y aunque empezó en chirigota con Antonio Cobos 'El Comisario', él tenía claro que "quería ser comparsista". Y no sólo lo logró, sino que entró con el mejor autor cordobés de esta modalidad, Miguel Amate, "mi maestro, mi amigo", con quién durante una veintena de años fue a Cádiz a cantar, pero por ser de Córdoba, los premios nunca llegaron. Sí el reconocimiento de la afición, donde "La comparsa de Córdoba" era sinónimo de elegancia, un grupo compacto con música y letra de dulce. Por eso, cuando el grupo se rompe, es fichado por un grande de Cádiz, el director Ángel Subiela.

'La Comparsa de Córdoba' tenía el reconocimiento del público de Cádiz, porque era sinónimo de elegancia

Pero Rafael nunca va solo. Él es un tridente que completa "un genio", su hermano José Aranda (guitarrista y compositor de parte de música y letra de la agrupación) y Manuel Ruiz, guitarra también. Tal es así, que Rafael contesta a las preguntas en primera persona del plural; "yo no voy a ningún lado sin ellos".

¿Cordobés y de profesión comparsista?

Ahora mismo sí, pero soy comparsita por vocación; de formación soy fotógrafo. Pero soy monitor interino en un centro de menores, también echo una mano en el negocio familiar, Pinturas Aranda, y me encargo de llevar y traer a mis dos hijas al colegio los días que no canto; echo mucho de menos a mi familia, porque yo salgo de Córdoba un jueves y no vuelvo hasta el domingo de madrugada.

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 9

Si le quita el Carnaval a su vida...

Ahora mismo es complicado, porque además de ser una pasión, me estoy dedicando profesionalmente a ello. Todo el tiempo es Carnaval. Sólo desconecto cuando hago un viaje con la familia

¿Cuándo llega el Carnaval a su vida?

Nazco con el Carnaval. Mi padre cantaba repertorios de Cádiz cuando aquí no había concurso, en los setenta (del siglo pasado); Los Jumeras, Los Ecos Morunos... Así es que yo nazco escuchando Carnaval. Yo empecé con Antonio Cobos y Miguel Amate en chirigotas con seis años, pero yo quería salir con esas ropas y cantando como cantaba mi padre.  En 1989 salí en comparsa por primera vez. El año pasado se cumplieron 30 años. Recuerdo subirme a la azotea con mi patata y mi tenedor a coger por la radio el Falla, comprar en el centro un periódico donde venía un recuadrito con las crónicas del día anterior. Estaba todo el día con el Carnaval. Si llego a tener las posibilidades que ofrece ahora Internet, yo tengo una enfermedad. Y lo que te entra por los sentidos de chico, eso queda ahí.

Me pidieron ir a cantar al hijo de una mujer que estaba en la UCI y al día siguiente salió del coma

En las redes sociales, se ve que son muy generosos con los seguidores, pasan casi más tiempo haciéndose fotos que cantando. ¿Algún momento especial?

A mí no poder atender a los niños, me mata. Pero es que hay veces que no llegamos a la siguiente actuación, es imposible. O cuando vamos de pasacalles para el Falla, los angelitos te miran con una cara que lo que te dan ganas es de cogerlos y pararte con ellos, pero no podemos. Pero de lo más impactante que me ha pasado fue el año pasado aquí en Córdoba, cuando se puso en contacto conmigo una madre y me contó que su hijo tenía tatuada mi cara en el brazo; estaba en coma por un accidente y los médicos le habían dicho que mi voz sería un estímulo importante. Fui y le canté, estuve en la UCI con él. Y a la mañana siguiente me llama de nuevo la madre diciéndome que había salido del coma.

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 18

¿El Carnaval de Córdoba fue el trampolín para lograr estar con uno de los mejores grupos de Cádiz?

No lo veo así exactamente. Por supuesto, empiezo cantando en el Carnaval de Córdoba, pero cuando Miguel Amate decide concursar en Cádiz, nuestra comparsa ya es 'la comparsa de Córdoba', en el concurso del Falla, adonde llegamos echándonos a Córdoba encima. Pero, contra viento y marea, en el año 2000 fuimos con 'Los últimos bandoleros'.

De todas formas, 'La comparsa de Córdoba' gustaba.

¡Porque nuestra disciplina no la tienen ni algunos de los grupos de allí! Íbamos siempre afinados, las guitarras sonaban como ninguna. Cuidábamos el acento para que al vocalizar se nos entendiese, esto no es renegar de la ciudad, sino cuidar al detalle porque al Falla hay que ir preparado. Pero es que cuidábamos todo; ¿beber agua de frente al público? Jamás, de lado y discretos. Discretos en todo, ante los medios, ante el público, en el concurso. Además, de que éramos muy puros, a la gente le entraba hasta el tuétano, porque no llevaba nada.

En Cádiz todo el mundo tiene el veneno metido; el Carnaval es su fiesta

El Carnaval de Córdoba no es Cádiz a pesar de los 36 años de concurso que llevemos.

Allí tiene todo el mundo el veneno metido. Es su fiesta. Pero, aparte, ¿aquí hay repertorios y personas que sepan llevarlos y dirigir un grupo? Y luego que cada lugar tiene sus costumbres; en Huelva también son muy particulares con su Carnaval, cuidan mucho su concurso. Con 'Los tontos de la tinta' quedamos los terceros, cuando habíamos sido sextos en Cádiz y nos ganó un grupo de allí que quedó el 60 en el Falla. Pero también allí hay un montón de calidad.

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 11

Un defecto endogámico del público del concurso del Carnaval de Córdoba es que cuando cantan los suyos, levantada y las butacas vacías. Tampoco la calle tiene una afluencia de público como para tirar cohetes. 

Eso también pasa en Cádiz: Después de un cabeza de serie, la gente se levanta del teatro. Y aquí sí que hay afición. Nosotros hemos estado con 'la comparsa de Córdoba' cantando aquí en la calle y se ha llenado, y han disfrutado. No creo que el problema del Carnaval de Córdoba sea la gente, sino lo que le estamos dando a la gente. Si le damos calidad, la gente responde. No se puede cantar con una guitarra desafinada, sin un repertorio con un mínimo de calidad y un grupo ensayado, trabajado en música y letra.

Si alguien destaca en algo en Córdoba, en vez de aprender de él, lo echamos por tierra y lo criticamos

Pero responde con grupos de Cádiz...

En Córdoba hay muchísima afición al Carnaval. Nosotros lo notamos cuando venimos con la comparsa. Es un sitio donde especialmente se sigue mucho el Carnaval de Cádiz. Pero todos los aficionados que siguen a nuestra comparsa no los he visto nunca en el Gran Teatro también porque en el caso de que quieran darle una oportunidad al Carnaval de aquí, ¿si van la primera sesión de semifinales, qué pasa?. (Hubo no más de 100 personas en el Teatro Góngora). Pero es que creo que los cordobeses, en general, si alguien de aquí destaca en algo, no me refiero sólo al Carnaval, en vez que querer aprender de él, incluso pedirle ayuda, que en mi caso, estaría encantado, lo echamos por tierra y lo criticamos.

¿Algo positivo del Carnaval de Córdoba?

Sí. Lo que me gusta es que quedan muchas cosas por hacer: Hay muchísimas cosas a las que cantarle, ideas para comparsas, para chirigotas, se puede explotar la escenografía, tenemos barrios, puentes, plazas, torres, balcones. En Cádiz se le canta a Cádiz, a sus plazas, al balcón tal.

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 14

Luego está el tema del arte, que, al menos en las últimas ediciones, cuesta hacer reír al público.

Aquí ha habido gente con mucho arte: 'Los Bebés', 'El Pelos'... Yo me he reído con chirigotas de aquí. Lo que pasa es que volvemos a lo mismo, hay que coger a un autor, con un repertorio, con una música y con una dirección en condiciones.

El Carnaval es un palo del flamenco; Vicente Amigo viene a mi comparsa y no puntea como 'Pacoli'

Otro aspecto a valorar, es que la mayoría de los músicos de Carnaval son autodidactas, no se dedican a eso. Y los autores tampoco son escritores o poetas.

Pero en Cádiz tampoco. Cantaban trabajadores de astilleros. Ahora, también te digo, el Carnaval es un palo del flamenco; Vicente Amigo se viene a mi comparsa y no puntea como 'Pacoli' (Francisco Sánchez Galán). Guillermo Cano es cantaor de flamenco de primer orden, pero en Carnaval lo tiene más complicado.

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 4

¿Cómo se encuentra en un grupo con autores con tanto peso como Miguel Ángel Argüez, Francisco, Manuel Sánchez Alba 'El Noly', Francisco Sánchez 'Pacoli'.

Evidentemente, no tengo el peso que tenía en 'la comparsa de Córdoba', que dirigía -desde que tenía 18 años- y afinaba. Y tanto los componentes, el autor y los autores son de primera división. Pero si la escuchas bien, vas a reconocer a 'la comparsa de Córdoba'; mi hermano Manolo y yo hemos tenemos las mismas raíces, hay muchas reminiscencias que nos identifican. Con un grupo de Cádiz. Pero la impronta de mi hermano ahí está.

No me critican ni en las redes sociales y yo estaría encantado de escuchar en qué tengo que mejorar

Entonces en Cádiz, hay Taleguilla para rato...

Depende. De mi situación laboral. Soy interino. También de los ánimos que tenga. Sinceramente, me encuentro agotado, muy cansado. Me hace falta ilusión, la estoy echando en falta últimamente. Quizá me haga falta algún cambio porque fíjate... ¡no me critican! Ni en las crónicas, ni en las redes. Siempre me tratan bien. Pero no lo hago todo bien, seguro que tengo que mejorar cosas. Por eso, cuando alguien me dice un 'pero' y la gente se le echa encima, yo encantado de escuchar en qué tengo que mejorar. ¿Y cuando esto desaparezca? Esto son modas, se pasará y, ¿entonces qué?...

Rafael Aranda, 'Taleguilla' 17