Miércoles 20.03.2019
Cordoba Hoy

CARMEN "LA TALEGONA". BAILAORA CORDOBESA

"Es el momento de la mujer en el flamenco"

Podría haber sido una musa del pinto Julio Romero de Torres, pero por muchas horquillas que se pusiera en un pulido moño bajo, la fuerza escénica de Carmen "La Talegona" hace que sus poses y sus retratos los protagonice su bella melena ondeando al viento.

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN "LA TALEGONA" EN LA POSADA DEL POTRO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.
CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN "LA TALEGONA" EN LA POSADA DEL POTRO. FOTO: ROLDAN SERRANO. CORDOBA HOY.
"Es el momento de la mujer en el flamenco"

En plena madrugada, la plaza del Compás de San Francisco, "Soleados" ilumina la plaza del Compás de San Francisco con unos jaleos flamencos que encienden el alma de Córdoba. El maestro Antonio Canales taconea acompañado de la elegante y enérgica cordobesa Carmen Rivas "La Talegona", esencia pura del arte de una saga de la tierra que ha llevado por todo el mundo la ciudad de La Mezquita.

Una estirpe que comienza con la tatarabuela de Carmen, que ponía a los vendedores de La Corredera patas arriba con el tintineo de las "moneas" del bolsillo de su talega del mandil. Una mujer en tiempos complicados para el triunfo de ellas que representaba la "flamencura" de la mujer cordobesa que hoy representa la elegancia de Carmen en el movimiento expresivo de su cuerpo, sus manos, sus pies.

Podría haber sido una musa del pinto Julio Romero de Torres, pero por muchas horquillas que se pusiera en un pulido moño bajo, la fuerza escénica de Carmen hace que sus poses, sus retratos los protagonice su bella melena ondeando al viento.

Desde los 5 años taconeando y a partir de los 18 con Rafael Amargo, Javier Latorre, Cristóbal Reyes, Antonio Canales, con los que ha recorrido los cinco continentes con el quejío de tener que coger carretera y manta porque en su Córdoba natal aunque el talento rebosa, las oportunidades para el arte escasean.

Cree que al flamenco le ha llegado la hora de la mujer, que nunca faltó aunque no fuese tan reconocida como el hombre, pero que ahora el arte de Lola Flores tiene más que nunca nombre de mujer. Una mujer que baila en fiestas con figuras en veladas interminables cuando acaba su formación, sus estudios y sus ensayos. La disciplina de su tío, Manuel Aranda "El Talegón" la tiene grabada a fuego.

Carmen Rivas tiene y quiere el talento y el carisma para que Córdoba sea su escenario y el mundo entero, su público.

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

¿Cuándo empieza su carrera en el baile flamenco?

Con 5 años mis padres me apuntaron a una academia de baile de barrio, Salud Millán, y con 11 empecé en el Conservatorio de Música en paralelo con mis clases con Javier Latorre, un maestro con el que además he tenido la suerte de poder trabajar. Él fue el primero que apostó por mí.

Además, a usted el flamenco le viene de cuna, sobrina de Manuel Aranda, "El Talegón de Córdoba", cantaor que ha compartido tablao con Rocío Jurado, Chano Lobato, Lola Flores, entre otras figuras.

Claro, el ambiente en el que vives de niña, cala. Pero es que a mí, además, me ha gustado. Yo lo que quería era ser cantaora lo que pasa que no he tenido facultad para eso. Soy una enamorada del cante.

Yo cuando era chica, en cualquier boda, me ponía los tacones y a bailar. Todas las poses de las fotos eran flamencas, con las manos arriba. En casa, ni telediario ni nada, yo me ponía vídeos de Camarón, de Antonio Canales, Manuela Carrasco, Lola Flores, Farruco. Me salía al patio en pleno verano y me ponía mis tacones y a bailar, así recuerdo mi infancia.

Y luego, he tenido la suerte de estar en fiestas flamencas con mi tío y he conocido a todos los grandes, los he escuchado, he vivido el flamenco más puro, más natural.

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

Pero claro que nacer en una familia de artistas, influye. Pero la saga no la comienza mi tío, fue mi tatarabuela con quien empezó todo. La madre de María "La Talegona" -su tía abuela, una conocida saetera cordobesa- tenía un puesto en la Plaza Grande y estaba todo el día canturreando y de aquí para allá. Y por el sonido de las monedas en la talega de su mandil, empezaron a llamarla "La Talega".

Y mi tío, Manuel "El Talegón", es una figura del cante, con él debuté en Madrid y con él hice el espectáculo "Talegoneando" hace unos años.

Pero es que mis primos, Rafael Aranda "Taleguilla" tiene una voz brillante con la que está triunfando en el Carnaval de Cádiz y su hermano, José Manuel, toca la guitarra de una forma muy especial, muy bonita.

En casa, ni telediario ni nada, yo me ponía vídeos de Camarón, de Antonio Canales, Manuela Carrasco, Lola Flores, Farruco.

¿Qué le ha inculcado la familia?

Mi tía abuela María "La Talegona" me dejó la herencia del nombre, que es ya algo muy importante.

Mi tío Manuel me enseñó disciplina, ¡es el teniente O'Neill! Con él debuté en Madrid y me ha dado muchísimo, formación, consejos, apoyo. Además, él fue quién me dijo que lo mío no era el cante, porque yo de pequeña lo que quería era cantar y él pronto me dijo "niña, lo tuyo no es el cante porque no sacas la voz que hay que sacar". Le debo muchísimo.

Jamás olvidaré mi primer día en Madrid con él. Coincidió con el cumpleaños de Antonio Canales y estaban todas las figuras en el tablao El Candela; Remedios  Amaya, el Tomate, Sara Baras. Yo estaba alucinado, jamás olvidaré ese día.

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

Antes de Mirotterráneo, un espectáculo homenaje a Joan Miró, dijo que bailar con Antonio Canales era un sueño.

(Su padre, que la acompaña, y ella se ríen ) Mi admiración hacia Antonio viene desde siempre, estaba obsesionada con sus vídeos. Poder trabajar con él en Miroterráneo fue una experiencia en mi vida que nunca olvidaré. Y la oportunidad de La Noche Blanca, donde repasamos un poquito todos los palos, también es maravillosa.

Es muy fácil trabajar con él, te lo pone muy fácil porque sabe muchísimo. Trabajar con él es un gusto y un placer para el alma y para el corazón. Es muy grande, muy humilde y yo he trabajado con todos los grandes. Es muy complicado ser tan admirado y tan cercano y tan humilde al mismo tiempo.

Sin embargo el talento de Córdoba no falta; desde Joaquín Cortés o Blanca del Rey a Fosforito, El Pele, El Merengue, Vicente Amigo

Hay tanto talento en Córdoba que se tiene que ir a Madrid o a Barcelona a triunfar. Si viene gente de fuera y se queda impresionada con el talento que hay aquí. Bueno, yo por todos los rincones del mundo me he encontrado a personas enamoradas del flamenco que se hace en Córdoba.

Pero es que además, ese talento se desarrolla porque aquí tenemos tierra, tenemos cultura, tenemos alegría, tenemos una gente maravillosa, estamos rodeados de cultura.

Por todos los rincones del mundo me he encontrado a personas enamoradas del flamenco que se hace en Córdoba.

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

¿Cómo describiría ese flamenco, salvando la genuinidad de cada artista?

El flamenco no tiene fronteras pero sí tengo que definir el flamenco hecho en Córdoba destacaría la sobriedad, la elegancia, la templanza. Los bailaores de Córdoba tienen muchísimo nivel, hablamos de Paul Vaquero, Dani Navarro, María del Mar es una pedazo de bailaora increíble, Yolanda Osuna.

Blanca del Rey, El Pele, Fosforito, Vicente Amigo... ¡estaríamos días mencionando a todos los artistas de la tierra!

El flamenco de Córdoba se reconoce por todo el mundo, esa elegancia se nota, también la disciplina. En Sevilla, son más "pastueños", más señores y aquí tenemos ese toque elegante que nos define.

Del flamenco hecho en Córdoba destacaría la sobriedad, la elegancia, la templanza.

Sin embargo, en guitarra y cante sí que Córdoba suena más pero en baile, ¿falta más apuesta por bailaores?

Con el corazón y sin ofender a nadie, creo que por ejemplo, Sevilla promociona y valora muchísimo a sus artistas con iniciativas de todo tipo. Aquí nos cuesta tirar para lo nuestro mientras que el mundo entero reconoce a nuestro talento. Es muy triste esa sensación.

Aquí nos cuesta tirar para lo nuestro mientras que el mundo entero reconoce a nuestro talento.

En su caso se cumple la leyenda no ser profeta en su tierra.

A mí me entristece muchísimo no poder bailar aquí. Soy cordobesa y amo a mi tierra. En toda mi carrera sólo he bailado dos veces: hace tres años en un Festival de Patios y en la Noche Blanca de este año. Me fui con 18 años y voy a cumplir 42 y no hay manera de poder venirme aquí.

Me fui a Madrid con 18 años, sin terminar el Conservatorio, y ha sido allí donde me he formado, me ha permitido realizarme y recorrer el mundo con los mejores maestros. Madrid me ha abierto todas las puertas.

A mí me entristece muchísimo no poder bailar aquí. Soy cordobesa y amo a mi tierra. En toda mi carrera sólo he bailado dos veces.

También Joaquín Cortés cuando triunfó fue cuando salió de Córdoba.

Sí, y me duele muchísimo porque también es un pedazo de artista. Su éxito fue internacional.

¿Habría cartel para hacer una Noche Blanca del Flamenco sólo con cordobeses?

Y de sobra. En Córdoba no nos faltan figuras, artistas internacionales. Y mucha gente joven como "El Niño Ángel" que está en Nueva York trabajando con los mejores.

Paco Peña coge a su gente de Córdoba o Sevilla porque es una ciudad donde rebosa el talento. Yo lo adoro, lo admiro y fue un placer participar con él en "Flamencura".

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

Además, en cuanto a formación Córdoba cuenta con Conservatorio de Música profesional y superior, con todas las disciplinas flamencas cubiertas, el grado de Flamencología, el Concurso Nacional de Flamenco, gran variedad de certámenes flamencos en la provincia de reconocido prestigio. Sin embargo, Córdoba no es Sevilla ni Jerez.

A nivel formativo Córdoba ofrece muchas oportunidades. Personalmente, la docencia me apasiona, seguir estudiando y poder aprender cada día una cosa nueva, me encantaría poder dar clase en un conservatorio.

Yo llevo estudiando desde los 5 años que empecé en la academia y ahora compagino la docencia en Amor de Dios en Madrid con el trabajo en tablaos y compañías. Y es que aún cuando soy yo la que imparte un curso, como esté Alfonso Losa o Merche Esmeralda, aprendo muchísimo de ellos, me actualizo porque el flamenco que se pare y se quede anclado, muere.

Hasta el maestro Antonio Canales me dice que con su edad tiene la misma ilusión y las ganas de trabajar que al principio.

En un tablao o en algún espectáculo, ¿con qué palo del flamenco se siente más cómoda?

La soleá. Porque la sobriedad, la elegancia, la madurez representan a Córdoba. Esa templanza es muy nuestra.

¿Podría vivir sin bailar?

El baile es mi forma de hablar. Es mi vocabulario. Estoy tres días sin bailar y no puedo. Por la mañana doy clase de Lenguaje Musical en La Corrala de la Danza con Juan Parrillo y Emilio Chando.

Los tablaos, por la noche y cuando tengo que viajar, Emilio Chando trabaja a mi lado y nos rotamos y sustituimos.

¿Es tiempo de flamenco?

El flamenco es un arte vivo, evoluciona como la vida, está más vivo que nunca; cada vez se estudia más a nivel académico, hay una explosión de gente joven que está experimentando mucho y muchos otros que se mantienen en la esencia, todo es respetable y todo hace que el arte no se muera nunca.

Y además es que es un arte que enamora por todo el mundo. Hace tres años tuve la oportunidad de ir a Japón con Farruquito, Juan de Juan y otros artistas y en los tablaos es increíble cómo bailan las japonesas, cómo disfrutan y cómo viven el flamenco.

A pesar de la evolución académica y científica del flamenco, el misticismo del "duende", ¿se aprende en un aula?

La formación es primordial y tienes que ser disciplinada. Ya en un espectáculos llevas un argumento, unos cimientos, no se deja todo a la improvisación. Pero es cierto que después de las clases, se aprende mucho escuchando a los grandes, en una fiesta hasta el amanecer, viendo y sintiendo el arte.

Luego, quien aprende flamenco fuera Andalucía, sobre todo los extranjeros, pagan muchísimo por estar un mes en la casa de un artista y que le enseñe hasta a respirar. Eso es una realidad, por tanto, algo debe de haber más allá de la formación.ç

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

Quizá su baile sea un ejemplo de esa combinación de  academia, pero también sentimiento; comenzar perfectamente ataviada con un peinado pulido pero acabar bailando con tu pelo como un elemento más.

La verdad es que acabo destrozada. No es algo que yo haga a propósito. En los giros mi cabeza lleva mucha fuerza y eso no hay horquilla que lo aguante. No es porque yo lo quiera. Y te digo que de pequeña me reñían, me decían que no se me moviera un ganchillo.

Pero es que nunca he podido evitar mi personalidad, Antonio Canales me dice que soy pura dinamita y lleva razón. Bailando mi cuerpo se fusiona con el cante y el baile.

Rafael Amargo la llamó, junto a "La Lupi", la "princesa del flameco".

Eso fue muy bonito pero demasiado. Somos una generación muy formada y quizá muy completa con estudios y experiencia.

¿Es el momento de la mujer en el flamenco?

Siempre lo ha sido. El ambiente flamenco, como los tiempos, ha podido ser machista, pero la mujer ha representado desde siempre el arte, el sentimiento y la pasión sobre todo en el cante y en el baile. Aunque quien se subiera al tablao fuera el hombre.

Preguntando a flamencólogos, algunos valoran algunas líneas académicas donde el cante, el baile y la guitarra se estudian independientes.

El cante es lo primero. Yo tengo que bailar con la música que estoy escuchando pero los tres, junto a la guitarra, las palmas o los jaleos, hacen del flamenco un todo donde ninguna pieza podría estar por separado. Así lo entiendo yo en un tablao. Distinto es una coreografía de una compañía.

El cante es lo primero. Yo tengo que bailar con la música que estoy escuchando.

¿Un flamenco se nace o se hace?

Todo influye. Pero te tiene que gustar, apasionar la música. Lo primero que hago al levantarme es ponerme música porque sin música no soy nadie. Escucho desde el flamenco más ortodoxo al actual, también escucho música clásica y todos los estilos más modernos.

Luego, el flamenco como arte es un lenguaje universal que tiene la capacidad de romper fronteras, traspasar. Muchas batallas de todo tipo se arreglarían si fuésemos capaces de compartir sentimientos como se hace en el flamenco, que no entiende de países, de naciones, es universal.

CORDOBA. 15/06/2018. ENTREVISTA A LA BAILAORA CARMEN

Comentarios