Martes 31.03.2020
Cordoba Hoy

SARA RODRÍGUEZ, PTA. DE FEPAMIC Y REY GASPAR

"El año que viene buscaremos financiación para el proyecto de carroza inclusiva en la cabalgata"

Sara Rodríguez, presidenta de Fepamic
Sara Rodríguez, presidenta de Fepamic
"El año que viene buscaremos financiación para el proyecto de carroza inclusiva en la cabalgata"

En la cabalgata de Reyes Magos de esta tarde se producirá un momento especial por primera vez. Personas con discapacidad se añadirán al cortejo en parte del recorrido. Es fruto del trabajo de la Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Córdoba, que cuenta además con su presidente, Sara Rodríguez, como Rey Gaspar. Aprovechamos el momento para hablar de los proyectos de esta asociación para el nuevo año y de algunos asuntos de actualidad.

Cómo surge todo esto de convertirse en Rey Gaspar, ¿se apuntó en algún sitio?

No me he presentado a nada ni me he apuntado a nada [ríe]

Cuéntenos cómo pasó.

Hace tiempo me llamaron y me dijeron que como reconocimiento iba a salir en la cabalgata. Dije que sí. Pero pensé que sería de paje. Las conversaciones siguieron y pensé...pero a que he dicho yo que sí, que no me estoy enterando [ríe]. Y era reina maga.

Sara Rodríguez como Rey Gaspar 2

Precisamente este año en parte del recorrido se incorporan personas discapacitadas por primera vez.

Los usuarios de Fepamic nos dijeron que querían salir en la cabalgata. Me puse en contacto con el concejal de Inclusión y le planteé que me estaban pidiendo montar una cabalgata inclusiva. Quedaba poco tiempo y teníamos nosotros que encargarnos de la carroza, pero no tenemos dinero para ello. Finalmente el concejal nos propuso hacer una prueba y empezar este año como cortejo. Y ya el año que viene buscaremos financiación para el proyecto de carroza inclusiva en la cabalgata. 

Sara Rodríguez como Rey Gaspar

En algunos sitios y en cabalgatas anteriores hubo cierta controversia por el hecho de que hubiera reinas magas, por si los niños se daban cuenta.

Voy a ir caracterizada totalmente de rey, o sea, que no se tiene que notar que soy mujer ni que soy nada. El protagonismo lo tiene que tener Gaspar, no Sara Rodríguez ni Fepamic ni la discapacidad. Pero ¿y el Rey Baltasar no se va a notar que está pintado? Creo que eso se notará más.

¿Cómo se vive este momento no sólo de Rey Mago, sino la incorporación de las personas discapacitadas a la cabalgata?

Nos han dado esta oportunidad de normalizar la cabalgata. Así que todas las organizaciones que forman parte de Fepamic van a estar ahí normalizando, no estigmatizando. Se podría decir para esta cabalgata un lema: todos tenemos un duende dentro, comparte el duende que hay en ti.

¿Se ha probado ya el traje? [Nota de la redacción: la entrevista se realiza el día 31 de diciembre por la mañana]

Todavía no, pero ya lo he visto. Hoy, como es Nochevieja, le he dicho a los trabajadores que para celebrarla salimos a las una, y me han respondido: ya está en modo rey, ya está regalando [ríe]

Sara Rodríguez 2

Tengo que preguntarle por unas declaraciones realizadas por el sindicato CTA esta misma semana. Este sindicato indicaba que en una adjudicación para limpiar zonas ajardinadas, adjudicación que recayó en Fepamic, no se dieron las horas de formación que exigía dicha adjudicación [Puede leer la noticia pinchando aquí]

En Fepamic tenemos la filosofía de no pronunciarnos en nada, porque entras en un juego que no tiene fin y que más que beneficiar, perjudica a un proyecto que se empezó hace 30 años. Lo único que te digo es que no se ajusta a la realidad. Si por algo nos caracterizamos es por formar.  Y lo podemos demostrar. Otra cosa es, ¿qué entienden ellos por formación? En cualquier caso es algo en lo que no queremos entrar...pero te dan ganas de entrar [ríe].

Sara Rodríguez 3

De camino a la sede de Fepamic me he encontrado con un grupo de trabajadores de la asociación que recogían naranjas. [Puede leer un reportaje sobre ellos pinchando aquí]

Son personas con discapacidad y en riesgo de exclusión social. Dos factores por tanto de exclusión. Tenemos una bolsa de empleo que forman más de 8.000 personas de Córdoba y provincia. Llevamos varias convocatorias. En la primera hubo sólo 300 personas demandantes de empleo. Aquel año trabajamos con 120 personas en esta recogida de la naranja. Al tener el servicio cada año cada vez más gente se apuntó para buscar esa oportunidad, porque son cuatro meses.  Hay que tener en cuenta que algunas de esas personas no sumaban un año de cotización en los últimos...quince años.  Son personas que no tienen ni el hábito de trabajar. Y se forma desde ahí, desde el inicio, se enseña a trabajar primero.  Algunos de ellos en tres años han llegado a ser jefes de equipo.

¿Qué más áreas laborales sirven para la inserción en Fepamic además de la recogida de naranjas?

Fepamic empezó siendo más bien un transmisor de las necesidades de las personas con discapacidad, pero no éramos ejecutores de planes, proyectos e iniciativas. Durante diez años tuvimos escuelas-taller, trabajadores sociales, resolvíamos dudas...éramos facilitadores. Pero nos dimos cuenta de que era insuficiente. Así que decidimos lanzarnos a fabricar soluciones. Empezamos entonces con el primer centro de empleo, con cinco trabajadores en limpieza. De cinco hemos llegado a 827 trabajadores colocados en el 2019. Son cinco centros especiales de empleo dedicados a distintas actividades. Primero fueron limpieza de comunidades y limpieza de coches. Luego dimos el salto a limpieza viaria en los pueblos. Más tarde a la atención a niños con necesidades especiales. Las personas que cuidan a esos niños son trabajadores de Fepamic. Ahí hemos estado en Granada, Sevilla o Málaga. Hemos llegado a tener a casi 400 de estos monitores. Poco a poco ha venido una profesionalización, y formación en cocina, cátering,  especialista en neuro-rehabilitación o destrucción de archivos.

Han ido sumando por tanto actividades muy distintas.

Primero era la propia bolsa de trabajo la que nos reflejaba las necesidades. Por ejemplo la limpieza es la forma más fácil de dar trabajo a personas sin formación. O bien se nos transmitían las necesidades de esos niños discapacitados. Luego hemos sido nosotros los que provocamos las sinergias con instituciones o entidades privadas.

Sara Rodríguez 4 

¿Qué proyectos tienen para el nuevo año?

Tenemos un centro de formación y nos gustaría descongestionar la bolsa  de trabajo. Hay que tener en cuenta que hasta un 60% de las personas que están en ella no tienen ni estudios básicos. Queremos seguir dando competencias básicas y luego ofrecer prácticas.También existe ahí una barrera familiar. La sobreprotección, con la mejor de las intenciones, ha hecho históricamente que se corte mucho las alas a los discapacitados. Se van sumando otros factores, como el ámbito rural. Al final se  transmite que el discapacitado es una carga para la empresa y para la sociedad. Y ahí tenemos a más de 6.000 demandantes de empleo todavía en nuestra bolsa.

También está pendiente la sede.

Tenemos ese otro gran proyecto, la nueva sede, porque afortunadamente hemos crecido. Tenemos ya los suelos cedidos, detrás justo de la residencia que está en la calle Victoria Kent. Algo más de 4.000 metros cuadrados. Junto a ello otro proyecto: poner en marcha un servicio de rehabilitación y recuperación de ictus. Pero 2020 se presenta con dificultades debido a un nuevo convenio colectivo con una subida superior a la que esperábamos, una media de un 15% más cuando los ingresos son los mismos. Entonces esto producirá desequilibrios. Nos gustaría que las administraciones se hicieran eco de esto, porque nosotros somos socios necesarios, pues estamos desempeñando servicios que debería tener la propia Administración. La Junta por ejemplo debería subir los precios del coste/plaza, parece ser que lo va a hacer en un 5% pero demandamos que se ajuste a las necesidades reales. Y es que tenemos cinco centros, una residencia y cuatro unidades de día. Tenemos una flota de 22 furgonetas y un equipo multidisciplinar, entre ellos asistentes personales que posibilitan que las personas discapacitadas tengan momentos de ocio. Junto a esto un área de rehabilitación que proporciona un paquete completo a quien la necesita, incluida residencia y fisioterapeutas, psicólogos o trabajadores sociales desde el minuto uno tras salir del hospital. Todo el conjunto es algo que sólo existe en organizaciones como ésta porque, al contar con los medios, hemos tenido que sacar al exterior para ofrecerlo, puesto que por ejemplo en la residencia había plazas concertadas y dejaron de estarlo. Si tenemos 30 plazas vacías...habrá que ocuparlas de alguna manera.

Como presidente de Fepamic, ¿cómo observa esa evolución lingüística de minusválidos a discapacitados o luego variados términos como diversidad funcional?

El único concepto que aceptamos es personas con discapacidad. También creo que la intención que se le pone a ese lenguaje. Minusválidos está claro que está superdesfasado. Diversidad funcional, capacidades diferentes...sinceramente a mí me preocupa por qué se dice. Si se dice para dar oportunidades o para mermarlas. Entendemos que según el Cermi, el comité para las personas con discapacidad, el término correcto es justo ese: personas con discapacidad.

Sara Rodríguez Fepamic

Comentarios