Miércoles 14.11.2018
Cordoba Hoy

PRESIDENTE DE REPORTEROS SIN FRONTERAS

Alfonso Armadas: "El derecho a molestar también forma parte de la democracia"

Armada ha inaugurado en Córdoba la exposición "Un grito de libertad" con obras de humor gráfico, viñetas, de 70 ilustradores sobre la libertar de prensa y ha reflexionado sobre la libertad en tiempos de democracia

Armada2
Armada2
Alfonso Armadas: "El derecho a molestar también forma parte de la democracia"

En los primeros nueve meses de 2017 se han asesinado a más periodistas que en todo el año pasado. La oenegé Reporteros Sin Fronteras (RSF) tiene por objetivo la defensa de la libertad y seguridad en el ejercicio, constitucional en España, de informar y destapa las atrocidades que se siguen cometiendo en países de los cinco continentes contra periodistas, fotógrafos y cámaras.

Su presidente, Alfonso Armada (Vigo, 1958), no le teme a nada ni a nadie. Ha informado para medios nacionales en terreno sobre la Guerra de Bosnia y el genocidio en Ruanda donde, preguntado por la censura de los editores por los intereses políticos o económicos del momento, se limita a decir que sí que se le quedaron algunas historias por contar en la libreta.

Armada ha inaugurado en Córdoba la exposición "Un grito de libertad" con obras de humor gráfico, viñetas, de 70 ilustradores sobre la libertar de prensa y ha reflexionado sobre la libertad en tiempos de democracia, los coletazos de censura que permanecen en la sociedad y Código Penal español fruto quizá, de un pasado demasiado reciente donde el contar lo que estaba pasando significaba cárcel si era contrario al poder establecido.

Del "tú pon las fotos que yo pondré la guerra" de Hearst a la censura hay un abismo que solo quien conoce la profesión, porque se formó en ella y la ha ejercido en todas sus variantes adaptándose también a las nuevas tecnologías de la información, puede afirmar postulados como "el derecho a molestar también forma parte de la democracia".

Distingue el periodismo "de tertulianos" del que se hace en una redacción con fuentes y documentos sacados fidedignos obtenidos en la calle, que es donde ocurren los hechos, con tiempo para investigar el porqué, y para consultar con expertos las consecuencias.

Armada

La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ha manifestado su intención de "capar" más si cabe el acceso a la información. Podría endurecerse la "ley mordaza" que ya se ha saldado con condenas de cárcel como la del rapero Valtonyc.

Reporteros Sin Fronteras (RPS) ha criticado desde el primer momento la "Ley Mordaza" como algo que no favorece la libertad de información ni la seguridad ciudadana. Es un arma utilizada por el Gobierno para amordazar la crítica, sobre todo de manifestaciones en la calle, con actos policiales.

La vicepresidenta Carmen Calvo ha amenazado con nuevas leyes para evitar que la desinformación o las falsas noticias se conviertan en el pan de cada día.

¿Eso no fue solo una excusa?

Sí, fue una excusa. La vicepresidenta mezcló de forma interesada la crítica legítima a la acción de gobierno con informaciones que dejan en entredicho el rigor académico del presidente del gobierno a raíz de su famosa tesis. Que ante la crítica, un Gobierno esgrima más leyes es algo que desde RSF rechazamos pero esperamos que sea solo un "calentón verbal" porque sería innecesario como también lo es la "Ley Mordaza" que debe ser derogada.

Pero el problema es que se aplique el Código Penal para llevar a la cárcel delitos de opinión

En el ámbito de la libertad de expresión, de un lado nuestro sistema constitucional y democrático la garantiza pero, de otro, el propio Código Penal español recoge los "delitos de opinión", bastante de moda en los últimos tiempos.

Se incluyen hasta delitos de cárcel. Nos parece son desmesurados. Puede haber pseudoartistas, sin evaluar  su arte, que desde el punto de vista artístico conceptual, personalmente no me entusiasman porque no demuestran una gran altura estética. Pero el problema es que se aplique el Código Penal para llevar a la cárcel delitos de opinión. Nos parece algo completamente desmesurado.

Armada1

Los insultos están despenalizados desde la última reforma del Código Penal sin embargo, el derecho al honor sí trae consigo la tipificación de burlas, como hemos visto con condenas por insultar a la Corona por ejemplo en redes sociales.

El derecho a insultar forma parte de la democracia. Creo que es necesario aceptar la ofensa. También hay que distinguir cuando se ofenden ideas, que todas son susceptibles a ser ofendidas, por ejemplo, a través del humor gráfico como en la exposición que me ha traído a Córdoba, o a través de burla en canciones y otra cosa es la ofensa personal o cuando se utiliza la libertad de expresión para denigrar a minorías o para exaltar el crimen, en esos casos la ley sí que debe actuar. Pero castigar delitos de opinión con prisión me parece desmesurado.

Porque al final se produce una autocensura, se limita la libertad de crítica y todo el mundo se siente ofendido

Armada2

Internet ha revolucionado las formas y canales de expresión y de transmisión de información. Son dos derechos constitucionales pero distintos, ¿tendemos a confundirlos en demasiadas ocasiones?

Se confunden siempre. En RSF nos ocupamos de la libertad de información. El derecho de libertad de expresión está íntimamente ligado al derecho al honor, con lo cual, están establecido los límites que, sin embargo, en extremos como la pena de cárcel me siguen pareciendo desmesurados. La libertad de expresión es una de las garantías que diferencia una democracia de un régimen donde no se tolera la disensión y la crítica. El derecho a molestar, a ofender forma parte de la democracia, aunque cuesta entenderla. Creo que no sabemos encajar las críticas, las burlas cuando deberíamos aprender de ellas.

Porque al final se produce una autocensura, se limita la libertad de crítica y todo el mundo se siente ofendido. Hay que encajar mejor las críticas. Esta exposición de humoristas gráficos es un ejemplo de la necesidad de molestar al poder que ven la risa como algo que deja en entredicho la pompa en la que viven y sus circunstancias.

Armada3

Porque sin la crítica y la burla, el poder se convierte en algo que tiene que ser respetado y adulado, como ocurre en las dictaduras o regímenes oligárquicos sean de derechas o de izquierdas.

Desde RSF defendemos la necesidad de proteger a los periodistas porque son indispensables para que una democracia funcione como tal

En su ejercicio de reportero en zonas de conflicto, ¿qué diría que coarta más la libertad la censura, el control por parte de las administraciones?

Eso depende de cada país, aunque es cierto que hay una creciente ola de autoritarismo en todo el mundo donde se restringe la libertad de crítica y se está asesinando a periodistas, una de las formas más eficaces de difundir el terror matando al mensajero.

Desde RSF defendemos la necesidad de proteger a los periodistas porque son indispensables para que una democracia funcione como tal. Y esto en regímenes dictatoriales repito, de derechas o de izquierdas, la libertad de información está en entredicho porque no hay medios independientes y cualquier crítica al gobierno o al régimen es entendida como traición y vulneración de secretos de estado u oficiales.

Armada4

¿Y qué podemos hacer ante eso?

Lo que no podemos hacer es quedarnos callados. En Méjico matan a periodistas que informan sobre el narcotráfico, la corrupción o la connivencia entre jueces y policías. Hay que defender el derecho de la sociedad de estar informada, a la defensa del libre ejercicio del periodismo, que las fiscalías cumplan su cometido, que los crímenes no queden impunes. Arabia Saudí, Iraq, China y Rusia son países donde se vulnera sistemáticamente la libertad de información.

Desde RSF demandamos a NNUU y a la UE que intervengan y actúen pero nuestra capacidad de persuasión es limitada.

Pero las organizaciones internacionales, de facto, ¿no son un constructo?

Vamos a ver, eso es una opinión de tertuliano. Despachar de un plumazo a la ONU o a la UE es una aberración. La ONU tiene problemas y defectos porque es hija de una situación geopolítica de la II Guerra Mundial por lo que el reparto de poder no se corresponde con el mundo contemporáneo.

Lo que sí es cierto que el derecho de veto de 5 países superpotencias sea lo que determine las decisiones del Consejo de Seguridad no tiene sentido. La Asamblea General, que sí es paritaria, no toma decisiones operativas porque no tiene capacidad ejecutoria.

Algunos de los principales miembros de NNUU son los principales países vendedores de armas, ¿cómo los encargados de velar por la paz mundial son los que alimentan la maquinaria bélica.

La UE ha conseguido que países como Francia y Alemania que han pasado siglos matándose ahora cooperen y colaboren políticamente con un corpus jurídico que maneja la vida de todos los ciudadanos. ¿Que es mejorable, por supuesto?

En Europa se garantizan más libertades y derechos que en ningún otro lugar del mundo y además, cuenta con un legado jurídico, de derechos humanos y cultural admirable. ¿Que vivimos una deriva autoritaria? Sí, hay mucho que corregir.

La verdad es que no soy muy consciente de haber recibido presiones de los regímenes

Con lo cual...

Me acojo a las palabras de Inocencio Arias: "La ONU está llena de defectos pero si no existiera había que inventarla", aunque sí es cierto que habría que reformarla.

Armada5

Ha mencionado en varias ocasiones que los regímenes autoritarios, de izquierdas o de derechas, son igual de peligrosos sean de derechas o de izquierdas. Me es difícil comparar un revolucionario cubano con un ultra derechista alemán.

Pues el atentado a la democracia y a la libertad de expresión que hacen es el mismo. Los regímenes autoritarios sean de derechas o de izquierdas hacen lo mismo, limitar la crítica. Intentan imponer un discurso único y preservador de la verdad. Ambos acallan las voces críticas.

En su trabajo en Sarajevo y en Ruanda, ¿recibió más presiones de las autoridades locales o de sus editores españoles? Se lo pregunto porque en la única experiencia en terreno de un conflicto europeo recuerdo que el editor, sentado en su oficina, cuestionaba lo que le estaba contando y viendo hasta que logré tener cobertura y enviarle las imágenes.

La verdad es que no soy muy consciente de haber recibido presiones de los regímenes. También en las guerras el acceso a la información "oficial" es muy limitada porque ambos bandos mentían, así es que, por lo que en general, mi trabajo era más bien de contar lo que estaba viendo a través de crónicas.

Y sobre los editores, es verdad que algunos se fían más de la CNN que del reportero que tienes sobre el terreno. Pero también te digo que en las redacciones evitan que cometas errores porque ellos tienen más perspectiva, pueden manejar más datos que tu no controlas, comprobar determinadas informaciones.

También los medios tienen mucho que ver. Le hice una entrevista a Noam Chomsky cuando estaba de corresponsal en ABC en Nueva York que nunca se publicó. Pero no por ser ABC, en El País también hubo una vez que propuse una entrevista de alguien con opinión contraria a la del periódico durante la Guerra de Iraq y se me dijo que no era conveniente en ese momento.

Armada6

¿La libertad de expresión ciudadana en redes sociales puede distorsionar la información?

Internet tiene virtudes y beneficios. En regímenes dictatoriales es la forma que tenemos de saber qué ocurre, a través de lo que pueden filtrar los ciudadanos en redes sociales burlando los censores y la policía.

Pero también las nuevas tecnologías permiten un control más férreo por parte de las autoridades como las chinas, donde están desarrollando sistemas que permiten identificar y localizar a cualquier persona por la calle mediante la detección de sus rasgos.

Armada7

Con respecto a la libertad de información, con la institucionalización de la comunicación institucional por medio de los gabinetes, ¿se dificulta aún más el acceso a la información fidedigna, original, a las fuentes?

La lucha entre el poder, político, económico y religioso, y el periodismo es eterno porque son muy celosos de sus secretos y no les gusta que se hurgue en la trastienda. Los periodistas siempre quieren levantar las alfombras y qué hay detrás de las decisiones políticas y económicos.

Los gabinetes intentan contar la verdad de la institución y la labor del periodista es sortearlos. Antes también había más control policial sobre las instituciones. Pero sí que reconozco que hay gabinetes de prensa más poderosos que algunas redacciones.

Pero siempre hay grietas. Los casos del empleado del banco HSBC que sustrajo información valiosa sobre prácticas fraudulentas o Snowden de Wikileaks han hecho un gran trabajo sobre la transparencia . Siempre hay fórmula de sortear a los gabinetes.

El problema lo veo más en la precarización de los medios que obliga seguir la agenda institucional e incluso a cubrirla con notas de prensa sin ir más allá, sin preguntarse por qué justo ahora presentan esta medida, estos datos, creo que es otra cortapisa a la libertad de información.

Los periodistas son vulnerables y no pueden decir que no a sus redactores jefes y por eso muchas veces no se sabe dónde está el límite de la redacción de hechos noticiables y de la publicidad que sustenta el propio medio.

Armada11

Comentarios