ENTREVISTA A JOSÉ ROJAS, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN PARA LA MEMORIA HISTÓRICA

"Ahora es el momento de tratar la memoria histórica"

José Rojas asegura que la memoria histórica ha sido "un temá tabú hasta ahora"

José Rojas, en el Alcázar. Foto: Roldán Serrano.
José Rojas, en el Alcázar. Foto: Roldán Serrano.

José Rojas, procedente del movimiento ciudadano, ha logrado algo poco frecuente: el consenso de todos los partidos en torno a su persona para presidir la Comisión para la Memoria Histórica. Es un tema delicado, en el que cuesta conciliar posturas, pero Rojas lo ha logrado. Ahora aspira a mantener el acuerdo para ir formulando propuestas que ayuden a cerrar las heridas.

-Usted ha conseguido la unanimidad de todos los partidos en torno a su nombramiento, algo extraño cuando se trata de la memoria histórica.

-Es es la primera vez que se pone en valor parte de la recuperación de la memoria histórica y nos encontramos con que el consenso es posible. Están las asocaiciones memorialistas, el Ayuntamiento y el Consejo de Movimiento Ciudadano. Queremos poner en marcha actuaciones de forma unánime, igual que he salido yo por unanimidad. La Comisión nos hará llegar hasta donde los acuerdos sean comunes y que se puedan ejecutar ya.

-¿A qué se debe ese consenso en torno a usted?

-Salió una propuesta con mi incorporación en una reunión. Fue un acto interno de los partidos, se planteó a través de ellos y prácticamente estuvieron de acuerdo. Todos querían que la persona elegida lo fuera por consenso, y así se llegó a mí.

-O sea, el consenso es posible...

-Éste ha sido un tema tabú hasta ahora. Mi trabajo era coordinar la participación y recoger el trabajo que ya haya hecho por parte de las asociaciones sectoriales más centradas. Se trata de ver qué cosas nos unen. Es un hito de la Corporación. El trabajo es difícil, pero no me asusta este trabajo de coordinación. Hasta dónde podamos llegar con el consenso, el tiempo lo dirá.

jose rojas 2

-¿Por qué es importante para una sociedad recuperar la memoria histórica?

-Yo creo que ahora es el momento. Es hora de reconstruir y curar heridas, de dignificar a algunas familias. Y hacerlo de forma civilizada. La sociedad ha madurado lo suficiente. En Córdoba, por ejemplo, hay fosas comunes, y no sólo de personas de izquierdas, sino de todas las tendencias. Así, esto es una demanda de las familias, en primer lugar, pero también de la democracia.

-¿Es la hora de reparar las heridas?

-Creo que sí, porque ya ha pasado demasiado tiempo. Ahora es el momento de ponerse a trabajar, sin alarmismos y con madurez, que nos ha dado la democracia.

-Hablar de memoria histórica es hablar de historia. ¿Dónde se pone el punto de partida y por qué?

-Yo me iría a los conceptos más claros del estudio. Cuando se consigue darle transparencia, estamos haciendo visible una realidad qu ocurrió y que no debería reproducirse. Debe imperar el diálogo y el respeto. Esta sociedad va incorporando poco a poco este tema tabú y difícil. Tenemos que priorizar las actuaciones en las que estamos de acuerdo.

-¿Pero por qué el punto de partida de la memoria histórica es la Guerra Civil? En la República también hubo represión...

-Hay una gran ruptura ahí, que marca la historia de este país. En el 36 se abre la gran herida y prácticamente la exhumación de las fosas es una demanda mayoritaria. Hay un consenso claro de dignificar a estas personas. Tenemos que ir cerrando esa demanda histórica, que también debe ir acompañada de una Ley andaluza. Se deben establecer las líneas de trabajo claras. La Ley de Memoria Histórica de Zapatero se quedó en algo simbólico y hay que desarrollarla también. Debemos impedir que esto colapse de nuevo y que las actuaciones sean civilizadas y por consenso, con la implicación de la sociedad en su conjunto, sin partidismo.

-La Ley de Memoria Histórica se aprobó en 2007, hace ahora 10 años. ¿No ha transcurrido demasiado tiempo para crear esta comisión?

-Las leyes y las actuaciones están impulsadas por los ciudadanos, pero deben dotarse de recursos de las administraciones. Esta ley llegó con poca fortuna porque se paró debido a la crisis y los pocos recursos económicos. Hay que ponerla en valor. Además, esta Ley no trasciende más allá de nuestras fronteras, pero en mi opinión necesita más reconocimiento y desarrollo.

jose rojas 1

-Según la Ley, la memoria histórica llega hasta la Transición. En los últimos años, desde la izquierda se ha criticado ampliamente la Transición. Julio Anguita llegó a decir que era "una estafa". ¿Comparte esas posiciones o las considera erróneas?

-No los tacharía de erróneos. Responden a una situación de rebeldía y de protesta por la falta de respuesta de las leyes a las familias y a las asociaciones. Hay colectivos luchadores que han sufrido más su combate para restaurar la dignidad de las familias. Han pasado 40 años ya y hay que empezar a dar pasos, pero no abrir más heridas. Se quedarán flecos sin terminar, pero algnas acciones que pide el conjunto de la ciudadanía sí se pueden acometer ya. Pero no podemos seguir bloqueados. Lo que ya está en común debe ponerse en marcha ya para reparar el dolor de las familias.

-¿Cree que la juventud le queda un poco lejos la memoria histórica?

-En España hay una gran laguna en este tema, no se forma a la gente hasta la Universidad. No se ha hecho un debate a fondo. ¿Cuándo alcanzaremos madurez? Lo han hecho otros países, ¿por qué no España?

-¿Cómo Alemania?

-Alemania tiene ejemplos de cómo no hay que hacer las cosas. Cuenta con misiles forjados en las plazas. O el Campo de Marte. Hay permanentemente expuestos símbolos que alimentaron la tragedia. No se debe de mantener abierto el espíritu para culpar a nadie, sino para evitar los grandes errores.