LAS KETCHUP TIENE NUEVO PROYECTO

15 años después... ¡El Aserejé sigue sonando hasta en el Polo Norte!

Lola Muñoz de Las Ketchup en la entrevista concedida a Córdoba Hoy
Lola Muñoz de Las Ketchup en la entrevista concedida a Córdoba Hoy

"Mis hermanos y yo hemos crecido viendo por casa a Vicente Amigo, El Pele, Manuel Silveria, José Manuel Hierro, Juan Fernández "El Panky" cuenta Lola Muñoz (1973, Córdoba) en un "atraco a mano armada" de un sábado de agosto a las 14.00 de la tarde en El Tapitas, un bar de barrio donde quedamos con ella recién llegada de un merecido descanso familiar después de su gira por el mismísimo Polo Norte el pasado mes de julio y unos días antes de hacer las maletas otra vez para otro tour por los Países Bajos. "No paramos, todo el día con la maleta a cuestas, por eso, los ratos que puedo son para mi hija, Violeta, y para mi familia" cuenta mientras se deja, con la cara lavada y el pelo suelto después de quitarse el moño, fotografiar con la mejor de sus sonrisas, simplemente diciendo "te voy a matar, cuando me vea mi Pilar me va a matar a mi sin los labios pintaos ni la rayita en el ojo". A ella y a Lucía y a Rocío, el resto de Las Ketchup, es a las únicas que hace caso Lola; "no llevaría 15 años en la industria musical si no fuera porque trabajo con mis hermanas, todo es muy complicado en el mundo de los artistas".

Pero es que a ellas, además, el arte le viene de cuna. De cuna o de mata tomatera de, al menos, cinco generaciones por parte de su padre; su bisabuelo mismamente era el acompañante a la guitarra del cantaor Manuel Vallejo. Por eso no le gusta nada que cuando se googlea el nombre de su padre en internet, aparezca solo eso,que es el padre de Las Ketchup; "si Las Ketchup han llegado hasta donde hemos llegado, ha sido porque somos hijas del guitarrista más flamenco de todos los tiempos, Juan Muñoz "El Tomate", un camionero que ha sacado adelante a 7 hijos y del que el mismísimo Enrique Morente se prendó y le ofreció conquistar el mundo con su guitarra, algo a lo que él se negó por no separarse de su mujer y sus hijos". Sin embargo, no porque no lo alumbraran los focos de escenarios de renombre,  su arte ha permanecido en el cajón; ha sido maestro de Vicente Amigo, , Manuel Silveria, José Manuel Hierro, El Panky artistas entre los que se han criado Las Ketchup en el barrio de Las Margaritas y en La Fuensanta, cuna del cordobesismo más castizo del que se sienten orgullosísimas.

Por eso, a Lola, que no puede tener un nombre más flamenco, le sale el arte por todos los poros de su piel. Además, ella y todos los "tomates" y allegados están bendecidos por una luz especial que los guía y protege desde arriba; un ángel de la guarda que vino a este mundo para hacerlos a todos un poquito mejores, ese fue y sigue siendo el compás más flamenco de sus corazones.

Es licenciada en Relaciones Laborales, maestra Reiki, trabaja con flores de Bach y tratamientos metamórficos, terapias alternativas en las que se ha formado en cursos por toda España. Ahora está con el Trabajo Fin de Grado (TFG) de la licenciatura de Flamencología. Para quien crea que vive de las rentas de un hit del que este año se cumple 15 del gran pelotazo que ha estado llevando Córdoba por todo el mundo. Paradojas de la vida, en su ciudad, "solo hemos actuado una vez, en la Feria, con la ilusión que nos haría salir a cantar en ese Teatro de la Axerquía, rodeados de nuestra familia y de mis amigos que trabajan en la barra porque yo también en currado con una bandeja, que no se me caen los anillos por trabajar en lo que haga falta" cuenta con una sinceridad abrumadora con la que abrió su corazón y eso que "no me gustan las entrevistas, no nos verás en medios hablando de esto y de lo otro porque de una hora de charla, luego sacan una frasecita que hasta hace daño". Esperemos que no le pase lo mismo con este periódico y lo mismo, con un poquito de suerte, las incluyen en las muchísimas actividades culturales de la ciudad. Gracias a ellas, el nombre de Córdoba suena en el mismísimo Polo Norte, un lugar donde es complicado que llegue la política turística municipal.

lola muñoz las ketchup 3

¿Quién es Lola Muñoz?

Ya una cuarentona...bromea. Lola Muñoz es muy poquita cosa, que aquí está por el mundo aportando su granito de arena.

Alguien que lleva currando desde los 13 años no puede ser muy poquita cosa.

Eso es verdad, desde que tengo memoria llevo trabajando. En casa éramos un montón y nos hemos tenido que buscar la vida, he trabajado en muchas cosas, también de camarera, no se me caen los anillos. He estudiando la diplomatura de Relaciones laborales entre aviones a Japón y Nueva York con toda la movida de Las Ketchup y luego me licencié. He estudiado muchísimo reiki, las flores de Bach, terapias metamórficas, me interesan y me he empeñado en formarme en terapias alternativas a la medicina tradicional; todo lo a mi me iba haciendo bien, lo he estudiado para que a mi gente pudiera servirle porque cuando acabó el boom de Las Ketchup -de su primer álbum, Las hijas del Tomate, vendieron 12 millones de discos y fueron 12 veces disco Platino, teníamos parones que yo aprovechaba para seguir formándome

¿Cuándo empiezas a cantar?

Yo llevaba toda mi vida cantando interiormente, no había abierto la boca; a los 9 años fue cuando yo abrí la boca pero no fue hasta los 11 cuando mi padre me enseñó a cantar todos los palos del flamenco porque aunque él es guitarrista, conoce perfectamente el cante. Él siempre dice que ojalá supiera de guitarra la mitad de lo que sabe de cante.

Y profesionalmente, hasta Las Ketchup, yo no me subí a un escenario porque me daba muchísima verguenza; he sido siempre muy tímida y canté porque me sentía respaldada por mis hermanas, si no, en la vida se me habría ocurrido.

¿Cómo recuerdas la etapa del Aserejé, que fue un pelotazo como la Macarena, por todo el mundo?

Fue un cambio radical que salió de una broma. Un día, mi hermana Pilar dijo: "nosotras tenemos que hacer un grupo, estamos muy sembrás y podemos dar alegría a la parte dramática del flamenco; molaría hacer algo divertido, para reírnos nosotras, con rumbas, bulerías". Como ella estudiaba Arte Dramático en Madrid, Lucía y yo íbamos mucho a verla y en una de estas empezamos a escribir canciones; la primera que nos salió fue Kusha las payas -single número 2 en los puestos de canciones más populares en España en 2002. Lo escribimos en una servilleta tomando unas cañas en una terraza.

La primera canción que escribimos fue  Kusha las payas , single número 2 en los puestos de canciones más populares en España en 2002; lo escribimos en una servilleta tomando unas cañas en una terraza.

Pero vosotras sois payas, ¿no?

Mira, yo un día le pregunté a mi abuelo Manuel Muñoz Méndez "Tomate", "papa -que no papá-, ¿somos gitanos?" porque nos hemos criado entre gitanos; con sus mismas costumbres. Mis hermanas, incluso Pilar que es la mayor, antes de que anocheciese tenía que estar en casa mientras que mis hermanos, más pequeños, hacían lo que querían. Sin embargo, la respuesta de mi abuelo no pudo ser más flamenca; "niña, yo que sé pero ¿qué más da?"

Pero luego, siempre le he dicho tito a El Pele, para quien yo soy su sobrina. Entre los guitarristas y cantaores no hay distinción entre payos y gitanos.

lola muñoz las ketchup 5

Fuera de polémicas de derechos de autor y movidas que sé que no quieres entrar, ¿cómo surge el mítico Aserejé?

Nosotras hemos sido siempre amigas de Lin y Nani Cortés, El Panky que trabajaban con el productor Manuel Ruiz "Queco", hijo de un íntimo amigo de mi padre. Al principio, Queco se partía de risa con nuestro cuaderno de canciones "El neceser de mi Paco", "Se me escapó el maromo", que eran cosas cotidianas que nos pasaban a nosotras o a gente de nuestro entorno que nosotras veíamos en nuestra cabeza por tangos, por bulerías o por alegrías.

En esto, que a Queco le estaba rondando en la cabeza una canción "Aserejé" y llegó al estudio con la primera estrofa y el estribillo y la segunda estrofa ya la escribimos entre todos. Luego nos cogió Sony Music, la productora de Bob Dylan y de los más grandes de la música internacional.

Y de repente, se convirtió en un fenómeno mundial y ahora, 15 años después, ya sea en Méjico, en Japón, en Nueva York, ¡y hasta en el Polo Norte! nos la siguen pidiendo en los bises y la gente se la sabe. En todos los escenarios del mundo se siguen sabiendo el Aserejé y todas las canciones de los dos discos, pero en sitios remotos cantan las Sevillanas Pink con muchísimo arte.

De repente, Aserejé se convirtió en un fenómeno mundial y ahora, 15 años después, ya sea en Méjico, en Japón, en Nueva York, ¡y hasta en el Polo Norte! nos la siguen pidiendo en los bises y la gente se la sabe.

 

No me puedo creer que 15 años después de Aserejé todavía cantéis en El Polo Norte

Pues mira, para el cumpleaños de mi hija Violeta estaba yo cantando en el Polo Norte. A ver, es que lo que ocurre en España es que para estar en la palestra tienes que tener novedades pero en el resto del mundo están esperando a Las Ketchup. Aquí participamos como representantes de España en Eurovisión con Bloody Mary en 2006 .

Pues en Córdoba habéis actuado más bien poco. 

Bueno, aquí solo una vez en la feria, ¡con la ilusión que nos haría cantar en un teatro tan maravilloso como es La Axerquía! Pero vamos a ver, entendemos que esta ciudad es así; ¡si no meten a Vicente Amigo ni a mi padre en el Festival de la Guitarra por Dios de mi vida! No lo digo con enfado, de verdad, sino con pena porque me encantaría que toda mi familia, que somos muchísimos, nos pudieran ver en nuestra ciudad, con nuestros amigos de toda la vida, nuestra gente. Además que cada vez que actuamos son horas y horas de vuelos, aeropuertos, que no pasa nada, nosotras muy agradecidas porque además fuera nos tratan genial; ruedas de prensa promocionales, gente esperándonos para sus fotos, recibimos muchísimo cariño que es lo que nos hace permanecer, pero tenemos esa espinita, qué le vamos a hacer.

¿Qué proyectos tenéis de cara a septiembre?

Pues de la oficina de management nos han cerrado en unos días para Dinamarca y luego para Perú. Y además tenemos ahí entre manos un futuro proyecto que puede resurgir Las Ketchup de nuevo.

Cuéntamelo todo.

No puedo adelantarte, al menos no puedes escribirlo, demasiado. Pero andamos en contactos con artistas latinos para un posible pero nada cerrado aún proyecto musical. A ver qué pasa.

Bueno, habrá que seguiros de cerca. Por último, otra pregunta fácil como la del comienzo. ¿Quién es tu referente en la música?

Por supuesto, mi padre. En su época, Merengue y él eran los acompañaores de guitarra más grandes. Y ahora lo buscas en Google y solo pone que es el padre de Las Ketchup. Es muy triste porque Juan Muñoz nos dio la vida y todo lo que sabemos es gracias a él. Mi padre toca muy flamenco y todavía, aunque guardó la guitarra, todavía lo escucho dar unos guitarrazos que me lo como. Es un guitarrista muy potente, autodidacta; tuvo su primera guitarra a los 25 años porque mi abuelo no lo dejaba.

Y fíjate luego, las grandes figuras si mi padre no estaba en el cartel no actuaban, que me lo han dicho de su boca Juanito Villar y Arrancapinos porque "era el tío más flamenco y con más soniquete del mundo" . Mira, La Paquera de Jerez, cuando se iba para Japón vino a Córdoba a llevárselo y el no quiso porque mis hermanos eran muy pequeños.

Otra anécdota preciosa es la de el maestro Enrique Morente que en paz descanse; cuando escuchó a mi padre tocar, se prendó de su música y el padre de Queco, Manuel Ruiz, íntimo de mi familia le dijo: "pues que te enseñe las manos". Cuando Morente vio las manos destrozadas de mi madre del camión le dijo: "vente conmigo que no te va a faltar el trabajo y deja el camión ya". Pero a mi padre la familia le ha tirado siempre más que la guitarra.

lola muñoz las ketchup 4