Martes 10.12.2019

CÓRDOBA CF

Un día especial

Los blanquiverdes cierran el año goleando al CF Reus con 'hat trick' de Guardiola y doblete de Aguza

Felicidad del Córdoba CF
Felicidad del Córdoba CF

Fue un día especial desde el mismo instante que saltó la alarma de la compra de la S.A.D. Que había nuevo dueño. Que los González eran historia, por más que Alejandro presidiera en el palco la que a la postre fue la victoria ansiada del Córdoba CF. Las miradas al césped y a los calientes asientos incómodos de la zona noble, encontraban a Jesús León, el comprador, nada desapercibido, contemplando el estadio casi vacío, la nada, al equipo destruido ante otro ejercicio de salvación. Jugando con la navaja del desconsuelo clasificatorio y la ilusión llamando a la masa social. Sonrisas y alivio. La solución que muchos sentían, la ansiada venta. Y todo parecía remar. Tras once tropiezos, los tres puntos ante el CF Reus eclipsaron las gestiones, las cifras de las firmas. Lo del césped abre y olvida los despachos. Importa ganar. Y sí, el mismo Córdoba CF lo hizo. Con una manita. Fue un día especial.

Jovanovic fue la novedad en el once. El serbio, activo y rapidísimo, provocó la primera falta que puso Javi Lara y en la que cerca, estuvo el gol. Pasaban solo cinco minutos. Los blanquiverdes con un objetivo claro de iniciativa y toque del gusto de Romero, recién confirmado como alternativa fija a Merino. El serbio, decíamos, llevó peligro. Es eléctrico, tiene adorno en plena navidad; luces. Parece distinto. Conectó con Caballero con un pase exterior, pero llegó manso a Edgar. De inicio, fue quien propuso gozar a los pocos que acudieron a El Arcángel.

Mordieron. Estaban bien situados. Manejaron. Encontraron a unos rojinegros entregados a la presión y avisados por López Garai del juego interior califa. Lo que no pudieron contrarrestar fue el centro aritmético que, entre líneas, filtró Jovanovic desde la derecha. Pasó el balón y mirándolo quedó la defensa, dudosa. Guardiola no perdonó. El máximo goleador califa acudió a su cita, que sería especial, muy tranquilo, poniendo la bota de interior para que el cuero despegara y se olvidara de las manos de Edgar, que no pudo hacer nada. El Córdoba CF ganaba a los veinte y tres minutos.

Guardiola marcó el segundo. Así, seguido. Dos minutos después de alborotar al Arcángel, recogió la golosina que Edgar, a disparo de zurda de Galán, dejó en el área pequeña. Sergi estuvo atento. Vive del gol. Es un nueve. Hizo de su posición, de su astucia, una ventaja en el marcador de dos goles. Puso el diez en su cuenta particular como goleador de un equipo que lucha por ponerse de pie, y que él, con su esfuerzo y calidad, lo sostiene. Lo poco que queda. Es impagable.

Con la lección aprendida

De repente, la memoria empezó a correr hacia atrás. Un dos a cero brillaba en el marcador ante la Cultural. Un dos a cero lucía en el luminoso ante el Rayo. Ambos se empataron. En ambos, el Córdoba CF en la primera parte fue superior. En este también. Muy solvente. Dominador. Muy metido. Le hizo dos a un equipo que no es fácil marcarle, que defiende muy bien. Y eso vino a hacer a Córdoba. Sin embargo, su plan, se desbarató. Adelantaron; pero los de Romero siguieron con su amenaza.

Hubo más. Cómo le pegó Aguza, desde la frontal, al saltar a disputar la segunda. Raso y potente. Lamiendo la fría hierba hasta pegar con violencia en las redes. Con rabia. El que hizo de 'ya no se escapa'. El tercero para abrir la goleada y asentar las bases hasta el final. Resguardar con balón, y disfrutar. Que este equipo, el de Romero, hacía muchas noches, muchos días, que no disfrutaba. Olvidar tensiones. Brindar por otro comienzo, por otro camino al volver del viejo año. Aire tras la asfixia. Y las ocasiones siguieron llegando. El Córdoba CF gustando aprovechando el momento. El CF Reus desarmado. Y desalmado, que es peor. El colista le goleó a placer. Fue mejor.

Quién le iba a decir a los de Romero, antes de empezar, de que iban a gozar de más de cuarenta y cinco minutos de calma. Pero inconformistas, el Córdoba CF preso de la emoción, dejados llevar, mantuvo la tensión competitiva. Siguió repitiendo lo que le estaba funcionando y no dio un paso atrás, ni una tregua a su rival en la lona. Quiso más, como el que se pone una venda y sigue golpeando una piñata de la que caen caramelos sin cesar. Pasándoselo bien. Reafirmados y firmes. Con ganas de regalar; pues navidad. Bajo control; le salió todo. Lástima de Fernández, cuyo riesgo le costó salir cojeando. Pero felices de debutar Loureiro y un chaval del B, Aguado. La manopla habitual de Kieszek. Un maravilloso toque de Guardiola para hacer el cuarto. Galán al palo. 'Sí, se puede' en la bufanda cordobesa. El quinto, a la escuadra, de Aguza; doblete. Para cerrar un año desastroso con una fiesta. Con 'olés'. Colgarle el farolillo al Lorca FC. Circunstancias bajo un cinco a cero de frotarse los ojos en la insana costumbre, pero agradecida, de largos minutos de tranquilidad. 

DATOS DEL PARTIDO

CÓRDOBA CF: Kieszek; Caro, Joao, Fernández (min. 63, Loureiro), Aguza, Edu Ramos, Javi Lara, Javi Galán, Caballero (min. 75, Aguado), Jovanovic (min. 80, Alfaro) y Sergi Guardiola.

CF REUS: Edgar; Campins, Olmo, Atienza, Miguel García, Juan Domínguez, Carbonell, Borja (min. 53, Yoda), David Haro (min. 63, Lekic), Gus Ledes (min. 53, Vitor Silva) y Mayor.

GOLES: 1-0 (min. 23). Sergi Guardiola. 2-0 (min. 25) Sergi Guardiola. 3-0 (min. 49) Aguza. 4-0 (min. 78) Sergi Guardiola. 5-0 (min. 84) Aguza.

ÁRBITRO: Valdés Aller. Colegio Leonés. Amonestó parte del equipo visitante a Miguel García, Olmo, Vitor Silva y Juan Domínguez.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 20 del Campeonato Nacional de Liga 1|2|3 disputado en El Arcángel ante 4.781 espectadores.