Jueves 09.04.2020
Cordoba Hoy

DEPORTES

¿Luchas post-apocalípticas junto al avión cultural? Se trata de un deporte: el jugger

El Parque de Miraflores acoge a los practicantes cordobeses de jugger, un curioso y divertido deporte en el que pueden participar personas de todas las edades y sexos 
¿Luchas post-apocalípticas junto al avión cultural? Se trata de un deporte: el jugger

Mezcla peculiar de rugby y esgrima, con reglas que evitan la violencia y promocionan el respeto al rival, no hace falta estar en un gran estado de forma y se compite en equipos mixtos. Todo se asemeja en cierto modo a una guerra medieval trasladada a otro contexto. Mitad juego, mitad deporte, todo diversión y al aire libre. ¿Qué más se puede pedir? Se trata del jugger, deporte creado en Alemania y que la asociación Córdoba Kombat (Sociedad cordobesa de jugger y soft-combat) practica en el Parque de Miraflores, con el avión cultural como parte de un decorado post-apocalíptico, pues precisamente se inspira en una película del género, 'La sangre de los héroes' (1989) protagonizada por el ya fallecido Rutger Hauer y Joan Chen, que sería posteriormente muy conocida por la serie 'Twin Peaks'.

Jugger III

Se enfrentan dos equipos, cinco contra cinco. Cuatro jugadores de cada formación llevan armas acolchadas, "aunque preferimos llamarlas sticks", nos cuenta el presidente de Córdoba Kombat, Ezequiel Torres. Luego están los corredores, los únicos que pueden portar la bola con la que se marcan los tantos en las porterías rivales. "El resto del equipo se dedica fundamentalmente a defender a su corredor y abrirle paso" [para consultar el reglamento del jugger pinchar aquí]. "Sólo los corredores pueden llega a tener contacto entre ellos, en el resto de los jugadores un contacto se considera falta", continúa Torres. 

Jugger IV

Al no ser un deporte profesionalizado de verdad, las armas se las fabrican los jugadores. Está por ejemplo un recuerdo de cachiporra llamado kette, al que definen como "un balón del Decathlon con una cadena del Leroy Merlin". Todo debidamente acolchado, como los palos que usan o remedos de lanzas. Cada arma cuesta como mucho diez euros.
El jugger parte del combate, pero se dirige sobre todo a ser un divertimento sin violencia, por lo que las reglas conducen a que lo importante sea marcar, es decir, tocar con el arma con velocidad. A este deporte sí se le puede aplicar el conocido dicho "más vale maña que fuerza". Y desde luego rapidez y tino. De esta forma se consigue su propósito básico, que sea una disciplina en la que se puedan enfrentar gente de todos lo sexos y edades. El jugger resalta lo lúdico para llegar realmente a un público familiar y muy amplio. Están perseguidas incluso las mínimas faltas de respeto. "Esto no es el fútbol", añade el presidente de la asociación.

Jugger II 

Actualmente la asociación cuenta con unos 30 miembros, aunque hay unos 50 practicantes de jugger relacionados con ella. Córdoba cuenta con tres equipos de jugger que compiten en ligas nacionales. En ocasiones los domingos se juntan muchos de ellos en Miraflores. Recomiendan fervorosamente el siguiente documental, 'I am jugger', donde se entrevista a algunos de los artífices de la película que inspiró el deporte, también a jugadores y se explica cómo funciona cada arma.

La Asociación Córdoba Kombat también se dedica al soft-combat, un tipo de combate con almas acolchadas de época, aunque cuenta con menos organización de ligas que el jugger, por lo que también lo practican algo menos. 

Comentarios