CÓRDOBA CF

Liberados

Tres goles al inicio de la segunda parte otorgan confianza al equipo blanquiverde

Markovic celebra su gol ante el Alcorcón
Markovic celebra su gol ante el Alcorcón

Nada mejor que una goleada para aliviar tensiones. La tarde, la encrucijada del equipo, incluso la semana desde aquella intempestiva primera parte en el José Zorrilla, fue dura. Pero la respuesta, fue de igual modo, contundente. Como se pretendía. Valiente. Luis Carrión arriesgó. Los jugadores lo siguieron. Todo salió. En siete minutos de auténtica alegría. Despojo de nervios, calma. Un Arcángel celebrando y celebrando y celebrando, como querían todos.

Tres a cero a la AD Alcorcón, que pagó muy caro dos errores muy puntuales; pero fatídicos y dos goles prácticamente seguidos a los que no pudo responder. Necesitaba el Córdoba CF una victoria así. La tercera en Liga tras dos pinchazos y tres derrotas (incluida la Copa). De genio y contundencia. La de la confianza. Un golpetazo. La que detiene el torrente de los goles en contra (desde la jornada 5 sin portería a cero) para sentirse, por fín, liberados.

Córdoba CF-Alcorcón

Relajen, que funcionó. Llamó Luis Miguel Carrión a la sublevación. Desde un once plagado de recursos ofensivos, dos pivotes creativos (Lara y Caballero) y los dos serbios arriba (Jovanovic y Markovic). Propuso siete cambios respecto a Pucela como un gesto, una señal, a la ruptura; a la espera de la catarsis. De la calma tras ser avalado. Como un intento a la desesperada; o un morir `con las botas puestas´, que se dice. Pensó en el cambio masivo para remover la reacción, un toque de atención grupal del que se salvaron Kieszek, Fernández, Joao y Sergi Guardiola: los únicos a los que mantuvo la confianza. Llamó Luis Miguel Carrión a la obediencia, a la respuesta. A continuar luchando, queda mucho. Respiren.

Igualdad en la antesala de siete minutos de desahogo

Fue buena la presión blanquiverde en los primeros compases. También la actitud, a pesar de los cambios, mantener el estilo, las buenas costumbres de salir jugado, inventar y hacer daño, a través del balón ante un equipo que llegó al Arcángel con rótulo de duro, difícil de hace goles. Y se desquebrajó en errores infantiles. El Córdoba CF no mostró, en principio, ansiedad; y eso también, es digno de elogio. Aunque aparecieran los nervios al paso de los minutos en la primera parte. No obstante, ante la dificultad añadida de urgencia, la petición urgente de resultados, los de Carrión afrontaron bien el inicio. Todo el choque. La tesitura en la espiral de locos, escasa paciencia y desmedida exigencia. Se mostró activo en las zonas de peligro y actuó como bloque. Los dos Sasas hicieron trabajar a Casto y animaron a la grada a confiar, en que hoy, pudiera ser.

Córdoba CF-Alcorcón 10

Los califas, cómodos con balón, y los alfareros, cómodos con que lo tuvieran los blanquiverdes; obligados, ambos, a romper la previsibilidad. Retándose con recelo. Sin querer descuidar, ni arriesgar. Los dos protegiendo, más que incidiendo. Preocupados en no cometer ni un solo error, que tanto penalizan a los cordobeses. Que no suelen facilitar los madrileños. Pero, precisamente, en uno de ellos, pudo llegar el gol blanquiverde. Un balón de Jovanovic no encontró rematador en su paseo por el área pequeña. La replica de Laure, calcada, en el área de Kieszek. Máxima igualdad. Máximo riesgo que implicaba máxima concentración. La sensación de estallido, para bien o para mal.

Guardiola alarga su idilio con el gol

Lara llevó peligro en el córner, su parcela, antes de enfilar al descanso. En la segunda, que parecía idéntica, hablábamos de errores. Pues bien, un desacierto de David Navarro la dejó franca a Markovic cuando solo se llevaban siete minutos jugados de la vuelta de la caseta. Hizo gol, por debajo de Casto, vendido. Muy celebrado. El más pillo. Puso de cara la victoria y del todo clara con el desborde y la velocidad de Jovanovic (tres asistencias consecutivas; dos hoy) buscando a Sergi Guardiola, preparado para engatillar, con la fortuna, de que el rebote pegó en Hugo Álvarez y subió el dos a cero. Seguido. Respondiendo a la confianza del técnico califa con cuatro goles en las cuatro últimas jornadas. De nuevo, el catorce blanquiverde, con espacio, batió a Casto en carrera por el palo corto. Tres goles en siete minutos. Aluvión y todo hecho.

Córdoba CF-Alcorcón 1

Otro partido. Kieszek sacó por dos veces a Lázaro el que podría haber sido el gol que metiera a los alfareros en la lucha por los tres puntos; pero el polaco estuvo sólido. Como su equipo. Que hizo frente a los tres cambios urgentes que propuso Velázquez lanzando a los suyos arriba. Luis Miguel Carrión dio descanso a Jovanovic, con pocos minutos después de sus lesiones, y contuvo con Aguza por Jaime Romero, pues la renta daba para ello. La tarea ya estaba ejecutada. Y dejó en anécdota la expulsión de Casto y los cinco minutos de Toribio en la portería. O los necesarios minutos que disputó Álex Vallejo. Aunque lo más necesario fuera la victoria. Y el partido que todos soñaban.

 

DATOS DEL PARTIDO

CÓRDOBA CF: Kieszek; Fernández, Joao, Caro, Víctor Mena; Caballero, (min. 80, Álex Vallejo)  Javi Lara; Jovanovic (min. 62, Javi Galán), Markovic, Jaime Romero (min. 68, Aguza) y Sergi Guardiola.

AD ALCORCÓN: Castro; Laure, David Navarro (min. 60, Sangalli), Errasti, Dorca (min. 60, Lázaro), Jonathan Pereira, Álvaro, Bellvis, Peña (min. 66, Toribio), David Fernández y Hugo Álvarez.

ÁRBITRO: Vicandi Garrido. Colegio Vasco. Amonestó por el equipo local a Joao. Y por el equipo visitante a Errasti y Dorca. Expulsó con roja directa a Casto. (min. 84).

GOLES: 1-0 (min. 52) Markovic. 2-0 (min. 56) Hugo Álvarez (p.p.). 3-0 (min. 58) Sergi Guardiola. 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 8 de La Liga 1|2|3 disputado en El Arcángel ante 9.514 espectadores.

Córdoba CF-Alcorcón 3

Córdoba CF-Alcorcón 8

Córdoba CF-Alcorcón 11

Córdoba CF-Alcorcón 4

Córdoba CF-Alcorcón

Córdoba CF-Alcorcón 2