Miércoles 17.07.2019

CÓRDOBA CF

El globo desinflado

Un doblete de Nahuel en el último minuto remonta el impulso califa

Reyes en una jugada del partido entre el Córdoba CF y el Barcelona B
Reyes en una jugada del partido entre el Córdoba CF y el Barcelona B
El globo desinflado

La ilusión de recién terminar Agosto y un hielo endurecido de cuatro meses de charco en charco. La calamidad de verse obligado a enlucir una ruina que no tiene belleza. El Córdoba CF, un globo inflado después de una semana de ensueño con fichajes, remodelaciones, cambios. Perdiendo aire hasta el minuto noventa y tres. Pateado, ya en el suelo, por Nahuel. Otro aire era posible, otro viento que no. Se dio cuenta de lo éfimero de los vuelos, de soñar, si los dientes castañetean de incertidumbre. Si los califas estrenaron ante el FC Barcelona B una nueva temporada con diecisiete partidos objetivo salvarse, empezaron exactamente igual que inauguraron oficialmente la Liga en Septiembre. Perdiendo (1-2) con el agravante de ir ganando a un rival directo, en el último minuto, de mejor material. Menudo pinchazo.

Nahuel, la más grata de todas las numerosas sorpresas puestas de largo, tuvo el primero sin quitarse aún el frío, los de la grada, repleta, ni los del campo. La plenitud de los que jugaban era la de sentir un Arcángel de diecisite mil almas que comprobó, al minuto, que la gloria tenía su altura. Así, el argentino recién incorporado a las filas blaugranas cogió el cuero que le regaló Caro, hizo el slalom en busca de Kieszek, y el meta, con la puntera, salvó el remate cruzado de un partido que empezó santiguándose al polaco. Con cuatro novedades respecto a La Romareda, tres de ellos se enfundaban la blanquiverde por primera vez: nueva defensa con los dos centrales Aythami y Valentín. Y un colombiano afortunado, incisivo, acompañando a Guardiola, Narváez. Aguza volvió a la medular recuperado de su lesión.

Hubo ruido. Y mucho, completamente en sintonía con la intensidad. Apretó la grada y el Córdoba CF con mucha pierna, sin una arruga hasta tener el balón. Sabían, los de Romero, que la posesión iba a ser la disputa. Enfriar un empiece caliente era el principio para construir, crear. Y llegar con peligro. A Narváez, en su primera aparición como cordobesista, no lo dejaron rematar cuando se gritaba el gol. Aguza, poco después, pecó de egoísmo en el contorno del área pequeña. Era un Córdoba creyente ante un Barça B grande. También remodelado y perfectamente colocado, sin sufrir ante el ímpetu blanquiverde. De mucha calidad en tres cuartos. Nahuel, de nuevo, hizo enmudecer a los califas. Armó un obús desde la frontal que hizo temblar la madera helada de Kieszek. Como la presencia y solvencia de Rivera. Fue tremendo, igual, el toque de interior de Aguza buscando la escuadra de Varo. 

Narváez debutó con gol

En un intercambio de golpes creciente, el colombiano Narvaéz asestó certero. Convirtió un rechace en riqueza al hacer el uno a cero. Enloquecer las gargantas. Dar fuerza a la fé. Debutar con gol. Alas a las palmas. Se puso delante el Córdoba CF a los treinta y seis. Y Kieszek siguió salvando con otra mano milagrosa a Aleñá seis minutos después. Respondiendo los clulés con fútbol a la pasión califa desbordada.

Córdoba-Barcelona B 5

Sólo le dio para mantener la emoción en la segunda el partir con ventaja al descanso. El Córdoba CF juega con más emoción que fútbol y lo viene haciendo desde mucho. Los fichajes no dieron ese plus y más si vienen en bandada. Y necesitan tiempo para compactar, y hay muy poco. Para la posteridad, Reyes saltó de blanquiverde en el minuto cincuenta y ocho. Presenciar y desvelar cuánto jugaría el ex internacional de Utrera era otro de los alicientes. Sustituyó a un oscuro Javi Lara, ahogado en el pase como toda su zona media, y se postuló de interior, cuando ya los blanquiverdes se quedaron sin balón de manera acechante.

Al mando el FC Barcelona B, a lo que sabe. Con piezas pulidas para hacerlo. La clandestinidad cordobesista derivó en un aguante que le vino largo antes del cansancio. Lo mismo le paso ante el Albacete, cuando fueron ganando. Esta vez no salió. Da igual, por tanto, si el penalty fuera o no, o dudoso, pues Aleñá hizo el empate ejerciendo sobre los califas un sometimiento que se alargó hasta el alargue. Un dominio que terminó en tragedia en la última jugada del partido. Nahuel asestó el segundo definitivo a la contra, directo al alma blanquiverde. Lo que, precisamente, había mantenido a los califas con algo de esperanza. Lo que no cambia ninguno de los fichajes.

DATOS DEL PARTIDO

CÓRDOBA CF: Kieszek; Caro, Aythami, Valentín, Javi Galán; Javi Lara (min. 58, Reyes), Edu Ramos (min. 83, Aguado), Aguza, Jovanovic; Narváez (min. 71, Quim Araujo) y Guardiola. 

FC BARCELONA B: Varo, Palencia, Martínez, David Costas, Cucurella, Busquets (min. 73, Mcguane), Rivera, Aleñá, Carles Pérez (min. 84, Hongla), Abel Ruíz (min. 60, Marc) y Nahuel.

GOLES: 1-0 (min. 36) Narváez. 1-1 (min. 77) Aleñá (p). 1-2 (min. 93) Nahuel.

ÁRBITRO: Moreno Aragón. Comité Andaluz. Amonestó por parte del equipo local a Narváez, Edu Ramos,  Jovanovic y Aguado. Y por parte del equipo visitante a Martínez y Hongla. 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada veinticinco del Campeonato Nacional de Liga 1|2|3 disputado en El Arcángel ante 17.547 espectadores.