Domingo 22.09.2019

CÓRDOBA CF

El cerrojo perdido

La fragilidad blanquiverde persiste al comienzo del nuevo año en la derrota en El Molinón

Fernández e Inma López en un lance del partido entre el Sporting de Gijón y el Córdoba CF. FOTO: LA LIGA
Fernández e Inma López en un lance del partido entre el Sporting de Gijón y el Córdoba CF. FOTO: LA LIGA
El cerrojo perdido

Murió por banda, el Gijón aprovechó el portento veloz de sus alas para amansar a un Córdoba CF cuya bravura duró veinte minutos y dos sustos tempranos como dos golpes. Se secó la esperanza con el primero madrugador y, la fortaleza, para alguien tan débil como el Córdoba CF, cedió con el castigo desproporcionado del segundo. La renta de dos al descanso fue insalvable. El cerrojo sigue perdido, sin saber cómo enfrascar la solidez. Los califas saludaron con derrota el nuevo año con todo lo que arrastra del viejo. Sin soltar la mochila pesada, le duró el parón la felicidad. Volvió la duda, lo difícil. La realidad, una vez pasó la esperanza embutida en fiestas y el tronar falso de cantos felices. Lo intentó, se quedó en una orilla sucia ya visitada donde le llegó el carácter y las maneras, siempre de aplaudir; pocas veces suficiente. Mereció más. Hizo dos goles en El Molinón. A remolque tres veces mostró entereza. Y no le valió para festejar ni un punto.

Volvieron los once que ganaron al CF Reus, los mismos; al enfrentamiento contra el 4-4-2 de Baraja y el protagonismo. En un escenario rojo fiesta, imponente, a amarrar el balón y a tratarlo con papel charol, el Córdoba CF enlazando y presionando muy arriba. Son las características, lo propio de Romero. Lo reconocible. También la valentía y la disposición a regalar, que se agradece. El nuevo aire de fútbol; la rutinaria debilidad.

Y Kiesezk tapó a Rubén García uno cantado. El gol casi aparece en una internada astur por banda que hizo temblar los cimientos y la soberanía blanquiverde. Su seguridad despareció por completo en el gol cuando llegó. A los diez minutos. Dos veces la espalda ganada por los rojiblancos y la alegría de Castro.

La incertidumbre califa. El reojo al nuevo año. La rabia de Guardiola a la siguiente. La estrategia como respuesta y Caro, de sorpresa, que no la esperaba. Caballero, de segunda línea, el paradón de Mariño. Tocó remontar aunque parecía encontrar el camino. Solo pareció.

La contra, arma mortal asturiana

El segundo fue crudo. Mariño la puso en banda con la misma viveza con la que salvó el empate, y por la mismo lugar, Isma López la puso en bandeja para la llegada de Santos. En tres toques, el Sporting puso clara la victoria; le bastó llegar dos veces con una marcha directa, acertada y efectiva. Así se fraguó la décimo tercera derrota califa en ventiún jornadas. Un paso atrás.

Lo siguió con herramientas, el Córdoba CF, buscándolo. Asumió el riesgo y la misma disposición contestona. Sin arrugas, Joao sacó un sombrero y un disparo de la frontal descarado. Jovanovic estrelló en la defensa otro balón; y a la contra, el Sporting, tuvo el tercero en otra en la que no se señaló penalty. Alternativas y respuestas, una media hora entretenida con los Reyes de vuelta y el Córdoba CF lejos de los mejores regalos. Los califas, de lo único de lo que gozaron es del cuero. Y el Gijón encantado entre el recelo y la amenaza.

Opción blanquiverde

La opción califa pasaba por marcar. Cuanto antes. Los asturianos salieron a sentenciar. Cuanto antes. En la prisa, el Córdoba CF, Jovanovic, que llevó peligro todo el choque, aplicó la medicina astur en el cuarenta y nueve. Formó la contra y con tranquilidad sirvió a Aguza, aún más calmado, para hacer el empate. Se podía. Y entró Alfaro por el autor de la asistencia, un Jovanovic enfadado con sus molestias, lesionado en el gol.

Rubén García la mandó a la base del poste, desguarnecido Kieszek, mascado el tercero nada más recortar distancias el Córdoba CF. Sin tregua. El Sporting volvió a subir la distancia a dos goles con el testarazo rarísimo de Santos, que hizo doblete y estatua a Kiesezk. Fracturó la ilusión, la moral blanquiverde en pleno vuelo y acercamiento. El segundo del delantero sportinguista le vino a decir a los de Romero que debían de volver a empezar.

Pero no se rindió. Tozudo, Sergi Guardiola hizo su gol número doce cinco minutos después del palo que asestó el Sporting. Si hubo que volver a empezar, el Córdoba CF empezó y volvió a situar a tiro el empate. A un gol. Fé y convencimiento. Rezar a las fuerzas. Romero presentó en Segunda, de nuevo, a Aguado. Con Jona a la batalla final y tres defensas hasta el final. Guardiola y Aguza tuvieron en sus botas la recompensa a tantos minutos de perseguir la recompensa. Y cayó de pie, que no quita el desconsuelo. El choque se fugó a los veinte minutos de estrenar el año. 

DATOS DEL PARTIDO

SPORTING DE GIJÓN: Mariño, Jordi Calavera, Álex Pérez, Barba, Isma López, Carmona, Bergantiños, Sergio Álvarez, Rubén García (min. 75, Pablo Pérez), Santos (min. 83, Nacho Méndez) y Carlos Castro (min. 57, Moi Gómez).

CÓRDOBA CF: Kieszek; Caro, Joao (min. 80, Jona), Fernández, Aguza, Edu Ramos, Javi Lara, Javi Galán, Caballero (min. 74, Aguado), Jovanovic (min. 50, Alfaro) y Sergi Guardiola.

ÁRBITRO: Varón Aceitón. Comité Balear. Amonestó por parte del equipo local a Santos. Y por parte del equipo visitante a Fernández y Alfaro. 

GOLES: 1-0 (min. 10) Carlos Castro. 2-0 (min. 18) Santos. 2-1 (min. 49) Aguza. 3-1 (min. 58) Santos. 3-2 (min. 62) Sergi Guardiola. 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada veintiuno del Campeonato Nacional de Liga 1|2|3 disputado en El Molinón ante 16.120 espectadores.

Comentarios