PEQUECÓRDOBA; COSAS QUE HACER CON MIS HIJOS

Dormir entre fieras o mimarlas en el Zoo

La Ecoescuela de verano o Una noche en el Zoo pueden ser una excelente opción para conocer en familia las interioridades del parque municipal

Participantes en el Ecoescuela de verano en el Zoo de Córdoba
Participantes en el Ecoescuela de verano en el Zoo de Córdoba

La llegada del verano abre la puerta a una serie de actividades en el Parque Zoológico Municipal de Córdoba para pasar un buen rato en familia aprendiendo de los animales. Entre ellas están la Ecoescuela de veranopara el disfrute de todos los niños y niñas con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, y Una noche en el Zoo, para los más aventureros.

La Ecoescuela cuenta con un programa destinado a proporcionar el mayor bienestar posible a los animales de la colección, con la elaboración de juguetes, dietas o plataformas, así como talleres medioambientales y actividades de granja y huertos ecológicos, con las que se busca que los participantes se diviertan y disfruten al mismo tiempo que adquieren hábitos de conducta responsable y comportamientos saludables.

En este sentido, los menores tendrán la oportunidad de conocer los diferentes aspectos de la biodiversidad existente, resaltando la biología, ecología y conservación de las especies, especialmente de la fauna autóctona. Para ello, los niños, con edades comprendidas entre los 6 y los 12 los, aprenden a preparar la comida de los animales y, entran dentro de sus recintos y los dejan preparados para una jornada más de visitas.

ecoescuela verano zoo

La Ecoescuela se va a celebrar en la semana del 26 al 30 de junio, es decir cuando los escolares están ya de vacaciones, y cuenta con un doble horario: El normal, de 09.00 a 14.00 horas, y el complementario, de 08.00 a 09.00 horas y de 14.00 a 15.00 horas. Cada caso tiene un precio, y, así, ara el bloque semanal de horario normal el coste sería de 75 euros por participante, mientras que para el bloque semanal de horario complementario se quedaría en 20 euros.

Una semana antes

Las familias interesadas pueden inscribirse hasta una semana antes a la fecha de inicio, es decir que el último día para hacer la inscripción (en la taquilla del Zoo, de martes a domingo, de 09.00 a 15.00 horas) sería el próximo día 19, con el objetivo de poder avisar si no se completa el cupo.

¿Y qué tiene que llegar los participantes? Pues una mochila con su desayuno y almuerzo correspondiente si procede, ropa cómoda, una muda, calzado apropiado y muchas ganas de divertirse y aprender.

Ecoescuela zoo verano

En cuanto a la noche en el zoo, el programa no pinta nada mal. Tal y como se apunta en la web del Zoo, se va a disfrutar de la noche "en un ambiente de ruidos salvajes y misteriosos en el que nos transformaremos en un grupo de exploradores que convivirán con los animales, identificándolos de noche y de día, conociendo sus características morfológicas, hábitos, alimentación, así como sus sonidos, restos y comportamientos".

Se trata, por tanto, de una buena experiencia, en un ambiente lúdico y apasionante, pero con una alta carga educativa en el que los exploradores de la 'vida secreta' del Parque Zoológico, hábitat de especies procedentes de tierras y continentes muy lejanos con respecto a Córdoba, conviven entre los animales y experimentan una visión diferente del zoo. Duermen en tiendas de campaña acompañados por los ruidos que habitualmente se escuchan en la selva o en la sabana, con los reflejos de la luna y las estrellas, lo que puede hacer volar la imaginación bien lejos de la ciudad califal para imaginarse en otro mundo totalmente distinto.

Una noche en el Zoo

Para las noches en el Zoo se han establecido dos días, el 30 de junio y el 21 de julio, en ambos casos de 22.00 a 09.00 horas, con un precio de 20 euros por explorador, un aforo mínimo de 20 personas y una máximo de 30. La actividad va dirigida a niños y niñas de edades comprendidas entre los 4 y más años. En el caso de menores hasta 8 años tendrán que ir acompañados de un adulto. Al igual que la actividad anterior, hay que hacer las reservas con una semana de antelación en la taquilla.

En este caso, loa clientes tienen que llevar saco y ropa de dormir, material de higiene personal y comida para la cena, mientras que el Zoo aporta las tiendas de campaña, material para las diferentes actividades y un desayuno molinero.

Por cierto, que los grupos de entre 20 y 30 personas pueden disfrutar de esta actividad cualquier viernes de junio y julio, al margen de los ya programados.