Viernes 19.07.2019
Cordoba Hoy

FESTIVAL DE LA GUITARRA

José Mercé y Tomatito, magisterio para neófitos

Mercé y Tomatito desgranaron un concierto tan perfecto como falto de alma

José Mercé y Tomatito
José Mercé y Tomatito
José Mercé y Tomatito, magisterio para neófitos

Imaginemos que un neófito quisiera introducirse en los palos del flamenco. Todos le diríamos que "aquí" y "aquí", intentando llevarle hacia aquel instructor que con la perfección de su magisterio no amedrentase al novato. Hay conciertos de maestría y hay conciertos de enseñanza. El de José Mercé y Tomatito pertenece al último. Convertidos en profesores, su actuación es un ir tras el canon con toda la pericia de años de oficio y la intención de llevar al público, con sencillez, a los palos del flamenco desgranados uno a uno. No se puede pedir genialidad o sentimiento exacerbado ante lo que es una muestra didáctica y plena de profesionalidad.

Merce y Tomatito II

Quizá sea difícil reconocer el propósito de este trabajo conjunto llamado "De verdad", puesto que poco artistas reconocen con modestia su objetivo relacionado con el magisterio, pero quizá  fuese mejor para no defraudar expectativas. El concierto es un repaso de diversos palos del flamenco, de forma canónica, no fría, pero sí justa, más destinada a mostrar qué supone cada uno que a dar lo que estos músicos llevan dentro. Su sitio quizá esté en el conservatorio, no el un teatro o escenario. No hay fallos, no se detecta error alguno, pero el desarrollo pide más alumnos que espectadores.

Con unas sillas que se iban llenando de músicos dependiendo del tema, lo cierto es que no se echaba de menos a músicos antiguos. Eran ellos en ese momento. En un momento determinado casi se podía esperar que, erigidos ya en profesores, pasasen la lista de la clase. Nada se puede reprochar a un concierto bienintencionado e impecable. Sólo el anuncio de su intención. El repaso a cada palo fue a su vez la evaluación del talento innegable de Mercé y Tomatito, que en el plano de la enseñanza lo dieron todo, quedándose para ellos y otra ocasión el duende del que hablan los maestros.

Comentarios