Jueves 19.07.2018

TEMPORADA 2018

La temporada de caracoles guisados 2018 se adelantará al 23 de febrero

El Ayuntamiento ha señalado que el plazo para presentar las solicitudes permanecerá abierto hasta el próximo 15 de enero

La temporada de caracoles guisados 2018 se adelantará al 23 de febrero

El Ayuntamiento de Córdoba, mediante decreto del teniente de alcalde de Presidencia, Seguridad Ciudadana y Vía Pública, Emilio Aumente (PSOE), ha puesto en marcha la convocatoria para el otorgamiento de autorizaciones para la ocupación de la vía pública con 'Puestos de Caracoles Guisados', cuya temporada se ha adelantado al 23 de febrero.

Según ha indicado el Consistorio cordobés, el plazo para presentar las solicitudes permanece abierto hasta el próximo 15 de enero. Aumente ha indicado que se ha estudiado con la Asociación de Comerciantes Caracoleros Cordobeses el modo más conveniente de organizar la solicitud de las autorizaciones para instalar los puestos de caracoles guisados, una oferta "singular" de la ciudad que "genera decenas de empleos" y se ha consolidado como una actividad que "es el sustento de muchas familias" y que posee "interés turístico".

La convocatoria recoge que "caso de que los diferentes informes solicitados sean favorables y los interesados aporten la documentación reglamentaria y abonen las tasas municipales correspondientes, se otorgaría la autorización del uso del espacio público para 'Puestos de Caracoles Guisados' por un máximo de cuatro meses, en el periodo comprendido entre el 15 de febrero al 14 de junio de 2018, incluido los periodos de montaje y desmontaje (si no se especifica se entenderá que solicita el periodo completo).

Así, la temporada de caracoles guisados de 2018 dará comienzo el 23 de febrero, previamente al Día de Andalucía, y antes, por tanto, que otros años, si bien se trata de una actividad que, como viene siendo habitual, se prologa más allá de un trimestre.

La convocatoria en su conjunto se rige por la "prioridad del uso común" y el establecimiento de los "criterios-guías" que permitan "conciliar y ordenar" la actividad de instalación de Puestos de Caracoles, "velando por que las actividades autorizadas se realicen en las condiciones óptimas de seguridad, salubridad y ornato público, y con respecto a las condiciones exigibles de movilidad y accesibilidad, con la debida garantía de uso de los bienes de uso público, evitando el daño a los mismos, así como a las personas y sus bienes".

Entre otros requisitos para el ejercicio de la actividad, la convocatoria establece utilizar el puesto para la venta exclusiva de caracoles guisados, cervezas, refrescos, vino y agua, quedando prohibida la venta de otros productos alimenticios, así como bebidas alcohólicas de más de 15º. Dispondrán de toma de agua potable de la red general de abastecimiento (debidamente contratada con la empresa suministradora) y eliminación de aguas residuales a la red de alcantarillado público, por conducciones soterradas.

En lugar visible se colocará cartel indicativo de los horarios de apertura y cierre de la actividad, así como la indicación de la prohibición de la venta de bebidas alcohólica a menores. Todos los puestos deberán contar con WC, a disponibilidad de los consumidores, colocando en lugar visible cartel indicativo de su ubicación.

Asimismo, deberán disponer también de un recipiente adecuado para almacenar en el mismo todos los residuos que se produzcan. Estos desechos serán almacenados fuera de la vista del público y será retirada, en su momento, a los puntos establecidos de recogida por los servicios municipales de limpieza.

Junto a ello, se subraya que las personas manipuladoras de alimentos deberán poseer una formación adecuada en materia de higiene alimentaria, de acuerdo con la actividad laboral que se desarrolla. Se deberá cumplir estrictamente las leyes protectoras del trabajo, debiendo encontrarse en situación de alta en Seguridad Social el personal contratado en la instalación o servicios de que se trate.

Igualmente, en las instalaciones de los puestos para venta de Caracoles Guisados, queda prohibida la celebración de actividades lúdicas, como peroles o fiestas tradicionales, organizadas por los concesionarios de su gestión. En las inmediaciones de la actividad autorizada se prohíbe cualquier tipo de venta diferente a la expresamente autorizada, el montaje de cualquier tipo de atracciones recreativas o infantiles y la fijación de carteles publicitarios.

Por último, antes de la apertura deberán aportar certificados de las instalaciones eléctricas, de aguas y de gas, expedidos por instalador autorizado o técnico competente, y certificado final de montaje, donde se garantice que la instalación se ha realizado conforme a proyecto y acreditando que cumple con los requisitos de seguridad, solidez, higiene, accesibilidad y protección contra incendios.